Sábado 28 de Mayo de 2022

Hoy es Sábado 28 de Mayo de 2022 y son las 21:02 - Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso. "El miedo sólo sirve para perderlo todo."

24 de marzo de 2022

SENSACIONES DESDE EL FRENTE, UN MES DESPUES.-

Por : ÓSCAR GUTIÉRREZ .
Fuente : EL PAIS . Internacional .
jueves 24 de marzo de 2022 .-

Una mujer camina entre el destrozo ocasionado por un ataque contra una maternidad de Mariupol, el pasado 9 de marzo. / EVGENIY MALOLETKA .                                                                                                                                                                          Los periodistas que tenemos en el terreno informando de la invasión y avance de las tropas rusas en Ucrania estaban ya con los primeros bombardeos o llegaron cuando todavía humeaban los escombros iniciales de la guerra lanzada por Vladímir Putin el pasado 24 de febrero. Esta madrugada se cumplió un mes de la ofensiva. Hablamos con ellos a diario; nos dicen lo que ven; escriben y siguen viajando.          Me interesaba conocer sus impresiones un mes después de aterrizar en Ucrania o alrededores. Lo que sienten ante la cobertura, sus desafíos, miedos o frustraciones, es información.                                          No son los protagonistas, pero son testigos de la historia. Trataré de intercalar los mensajes que me mandaron en las últimas horas con una selección de lo que hemos publicado en los últimos 30 días.

"Estoy ante un conflicto que cada vez considero más imprevisible", me contó este miércoles Luis de Vega, compañero en la sección de Internacional, en un intercambio de wasaps.

"Llegué a Kiev en uno de los últimos vuelos que aterrizaron pocas horas antes de la madrugada del 24 de febrero. Nadie sabía que esa noche comenzaría la invasión. Un mes después, es mejor seguir sin hacer predicciones". No me suena mal esa suerte de imprevisibilidad. Mantiene al reportero en guardia, esencial tras tantos días en una zona de guerra.

La primera crónica. Luis estaba, en efecto, en la capital ucrania hace un mes. Antes de él, varias semanas antes, nuestra corresponsal en Moscú, María R. Sahuquillo, pateaba territorio ucranio con la previsión fatal de que Rusia se atreviera finalmente a atacar. Y así fue. Ella firmó desde Sloviansk, en la región oriental del Donbás, la primera pieza de la ofensiva, lanzada por tierra, mar y aire.           Unas horas después, Luis tomaba el pulso de Kiev. El pánico se abría paso. Así lo contó.

Putin agredió y Occidente reaccionó. Las oleadas de sanciones, en un ritmo creciente de dureza, estrategia básica de este tipo de castigos, fueron empapando en Rusia. El pasado 28 de febrero, nuestro compañero en Washington Iker Seisdedos y la periodista de la sección de Economía Cristina Galindo se metieron en profundidad en este intento de asfixia de la economía rusaDos niños miraban por la ventana de un tren en Kiev con dirección a Lviv, el pasado 3 de marzo. / VADIM GHIRDA (AP)                                                                                                                                                                                

Como muchas batallas, la trinchera parece esquiva. No es fácil ver quién agrede a quién, dónde están los tanques rusos, cómo contraataca la artillería ucrania. Es parte de la naturaleza misma de la guerra. Ni unos ni otros quieren quedar expuestos. Pero para saber dónde estábamos, al menos al inicio de la contienda –luego llegaría el envío de armas de la UE y EE UU–, el periodista Andrea Rizzi, con una larga experiencia en la información internacional, y nuestro compañero en Narrativas Visuales Nacho Catalán prepararon esta comparativa de fuerzas.

El éxodo. Enseguida vimos que la dura ofensiva militar de Rusia iba a desencadenar un éxodo de refugiados sin parangón en las últimas décadas. El periodista de la sección Internacional Antonio Pita aterrizó unos días después de iniciadas las hostilidades en Rumanía. Y no ha parado desde entonces de recorrer la frontera de Ucrania hacia territorio de la UE. "De los primeros días en la frontera rumana a estos últimos, ya en la polaca, hay dos cambios que me han llamado la atención", me decía Antonio este miércoles en un mensaje. "Uno, sobre los refugiados: la diferencia entre quienes salían al principio en coches, a veces de marca, con buen inglés y en ocasiones evacuados por las empresas en las que trabajaban (...) y los que salen ahora. Últimamente veo gente con menos recursos, de más edad y que viene de sitios más castigados. Se nota en la ropa, los gestos, las maletas..."

Antonio firmó el pasado día 3 junto a Raúl Sánchez Costa, nuestro colaborador en Bucarest, acompañados por los fotoperiodistas Alex Onciu y Saúl Ruiz, una pieza en la que ya se situaba la huida de ciudadanos de Ucrania a un ritmo no visto desde la Segunda Guerra Mundial. "La otra sensación que tengo", continúo ayer Antonio en nuestra conversación, "es que las poblaciones de los países vecinos han pasado del miedo a ser los siguientes a la sensación, tras lo visto en Ucrania, de que el oso ruso no es tan fiero como pensImagen satelital de un fuego en un tanque de combustible en Chernihiv, el pasado 21 de marzo. MAXAR TECHNOLOGIES (VIA REUTERS).                                                                                                                                             Podcast.                                                                                                                                                         Abro aquí un paréntesis para recordar a la que fue nuestra reportera en Moscú durante las últimas tres décadas: Pilar Bonet. Pilar estaba en Kiev el pasado 24 de febrero. Le emocionó ser testigo de algo que no esperaba, pese a tanta experiencia a sus espaldas. Así lo contó en un podcast dirigido por Ana Fuentes el pasado día 2. Escúchenlo aquí, merece la pena.                                                                              Otra de las novedades de esta contienda es el papel desempeñado por el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski. Su exposición ante la ofensiva rusa, sus esfuerzos diplomáticos, su buen hacer en las redes sociales le han convertido en un héroe inesperado.                                                                        Ya desde Dnipro, en el este del país, nos lo perfiló María a finales de febrero.

Uno de los objetivos de las bombas rusas ha sido sin duda Járkov, en la frontera oriental entre Ucrania y Rusia. Es posiblemente la ciudad más castigada junto a Mariupol, en el Donbás. María ha viajado antes y después de la ofensiva a Járkov. Ha visto cómo la violencia ha triturado las calles de la localidad. Esta es una de sus crónicas desde el infierno.

La capital occidental. Volvamos a la frontera. El periodista de la delegación de Barcelona Cristian Segura llegó muy pronto a la linde entre Polonia y Ucrania. Enseguida cruzó la frontera hasta la que es posiblemente la capital occidental del país tras la huida de decenas de miles de personas. Desde Lviv, Cristian nos ha contado cómo llegaban los desplazados de la guerra, pero también cómo regresaban los nacionales dispuestos a ayudar en la defensa del país. Esto me ha contado en un intercambio de wasaps: "A medida que pasan las semanas, el cuerpo y la mente se adaptan a la situación. Tener la base en Lviv es una ventaja respecto a los compañeros que están en el frente. En la capital de la retaguardia ucrania es más fácil trabajar. En cambio, salir de la ciudad es una carrera de obstáculos logísticos que requiere paciencia y diplomacia".El presidente ucranio, Volodímir Zelenski, se dirigía este miércoles al Parlamento francés. / DPA VÍA EUROPA PRESS

Otra novedad: el uso de la información captada por los satélites, hasta ahora herramientas exclusivas de los Estados. La guerra en Ucrania, incluso los preparativos previos desde el bando ruso, ha servido de escenario para la difusión para todos los públicos de decenas de imágenes satelitales distribuidas por empresas norteamericanas. Así lo contó el que aquí escribe con motivo del monitorio de un convoy ruso en el noroeste de Kiev.

La ofensiva diseñada por Putin no ha obtenido, a priori, los rápidos resultados que los analistas preveían a tenor del potencial militar ruso. Y según se dilata en el tiempo la invasión, han llegado las atrocidades contra la población civil, como la que golpeó el corredor de huida a las afueras de Kiev el pasado día 5.                                                                                                                                                      Nuestros compañeros de Narrativas Visuales y Datos se pusieron manos a la obra para registrar y verificar las principales agresiones contra civiles. El trabajo es muy bueno.                                              Por desgracia, toca actualizarlo con tantas otras muertes de ciudadanos no armados.

Propaganda. Igual que os decía más arriba que es difícil poner el ojo en la trinchera, también lo es cifrar las bajas de ambos bandos. La periodista de la sección de Internacional Patricia Rodríguez ha escrito sobre ello, sobre el número de muertos como propaganda bélica.

Si en algo han coincidido analistas de todo pelaje es en que las fuerzas rusas no han avanzado en gran medida en las últimas semanas. Kiev sigue perdiendo ciudadanos que huyen hacia la frontera o a zonas más seguras del país. Otros se quedan en casa. Quizá la historia de esta pareja mayor es una de las que más me han sacudido en el proceso de edición que seguimos a diario en la sección. El titular lo decía casi todo: "El mundo en un piso de Kiev". Nos la contó Luis de Vega.

Los frentes están claros. Rusia tiene en la diana Mariupol. Las imágenes del drama, de la catástrofe, recuerdan a las sufridas en lugares como Siria, Irak, los Balcanes... Esta es una de las últimas crónicas que logramos escribir sobre este asedio, desde la distancia, desde Odesa, dado el riesgo que supone adentrarse allí. Los periodistas no son bienvenidos por las tropas rusas. 

Donde sí lo son es en la franja occidental de Ucrania. Allí, nuestros reporteros han seguido el flujo de desplazados por la violencia, pero también han sentido las bombas que se acercaban a territorio de la UE y OTAN. Más de 3,7 millones de personas han atravesado la frontera, la mayoría por el cruce polaco. El país comunitario aún resiste bien este aluvión.

El petróleo y China. Y acabo sin dejar pasar dos puntos fundamentales en la cobertura más reciente. Primero, la repercusión del conflicto en nuestros bolsillos a partir del impacto en la industria del petróleo. Los recuerdos de tiempos negros no son esperanzadores. Así nos lo contaban el pasado día 13 Cristina Galindo y Alicia González en las páginas del suplemento Negocios.

Y por último, una de nuestras grandes obsesiones, la reacción china. Pekín y Moscú son aliados y cualquier movimiento del gigante asiático es interpretado en el contexto de una posible solución al conflicto. O todo lo contrario. Macarena Vidal Liy nos mantiene informados desde la capital china.      Muchas gracias de nuevo por seguir este boletín.                                                                                      El jueves que viene, un nuevo correo en tu buzón. Gracias por leernos.                                                 



COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!