Viernes 27 de Mayo de 2022

Hoy es Viernes 27 de Mayo de 2022 y son las 19:17 - Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso. "El miedo sólo sirve para perderlo todo."

27 de marzo de 2022

«ESTOY SEGURA QUE MORIRE PRONTO »: LA CARTA DE UNA UCRANIANA DESDE MARIUPOL .

Por : ELENTIR .
Fuente : CONTANDESTRELAS.

         Desde Mariupol. El 90% de los edificios de esa ciudad han sido dañados o destruidos por los rusos 

Nadezhda Sukhorukova es una mujer ucraniana nacida en Mariupol y que reside en esa ciudad del este de Ucrania, que está asediada por los rusos.

Situada a orillas del Mar de Azov, Mariupol es una ciudad portuaria que al comienzo de la invasión rusa tenía más de 400.000 habitantes. 

El pasado viernes, la ONU calificó el estado de esa ciudad como “extremadamente grave”, pues sus vecinos se enfrentan a “una escasez crítica y potencialmente fatal de alimentos, agua y medicinas”

Ayer la BBC difundió estas imágenes de la ciudad, destrozada por los ataques rusos, que se han dirigido contra objetivos civiles reiteradamente: 

“Se estima que el 90% de los edificios de la ciudad han sido dañados o destruidos“, señala el medio británico.

El pasado sábado 19 de marzo, Nadezhda Sukhorukova escribió la siguiente carta en su perfil de Facebook (que está presidido por una foto del 24 de febrero, el día que comenzó la invasión, en la que aparece ella junto a una Bandera de Ucrania).

La carta se ha hecho viral, la han compartido más de 18.000 personas en dos días.       

El original de la carta está en ruso, la lengua materna de la mayor parte de los vecinos de Mariupol

«#Mariupol #Esperanza Salgo a la calle entre los bombardeos. Necesito pasear a la perra. Ella gime constantemente, tiembla y se esconde detrás de mis pies. Quiero dormir todo el tiempo. Mi patio, rodeado de edificios de gran altura, está tranquilo y muerto. Ya no tengo miedo de mirar alrededor.

Enfrente, se incendia la entrada a la casa ciento cinco. Las llamas devoraron cinco pisos y masticaron lentamente el sexto. El fuego de la habitación arde tan bien como en una chimenea. Las ventanas carbonizadas negras no tienen vidrio. Cortinas devoradas por las llamas caen de ellos como lenguas. Lo miro con calma y condenada.

Estoy segura de que moriré pronto.

Es cuestión de unos días.

En esta ciudad, todos esperan constantemente la muerte.

Sólo quiero que no sea demasiado aterradora. 

Hace tres días, un amigo de mi sobrino mayor vino a nosotros y nos dijo que hubo un ataque directo en el departamento de bomberos. Los chicos de rescate murieron.

 A una mujer le arrancaron un brazo, una pierna y la cabeza.

Sueño que las partes de mi cuerpo permanecerán en su lugar, incluso después del bombardeo.

No sé por qué, pero creo que es importante. Aunque, por otro lado, seguirán sin ser enterrados durante las hostilidades. Eso es lo que nos dijo la policía cuando los encontramos en la calle y les preguntamos qué hacer con la abuela muerta de nuestro amigo.

Aconsejaron ponerla en el balcón.

Me pregunto cuántos balcones son cadáveres.

Nuestra casa en la avenida Mira es la única sin impactos directos. 

Fue golpeada dos veces por tangentes, volaron proyectiles en algunos apartamentos, pero casi no sufrió daños y parece afortunada en comparación con otras casas.

Todo el patio está cubierto con varias capas de fragmentos de ceniza, vidrio, plástico y metal. 

Trato de no mirar al tonto de hierro que voló al patio de recreo. Creo que es un cohete, tal vez una mina. No me importa, es simplemente desagradable. En la ventana del tercer piso veo la cara de alguien y me crispa. Resulta que tengo miedo de la gente viva.

Mi perra está empezando a aullar y entiendo que ahora volverán a disparar. Me paro en la calle por la tarde, rodeado por el silencio del cementerio. No hay coches, ni voces, ni niños, ni abuelas en los banquillos. Incluso el viento murió. Todavía hay algunas personas aquí. Yacen al costado de la casa y en el estacionamiento, cubiertos con ropa de abrigo. No quiero mirarlos. Tengo miedo de ver a alguien que conozco.

Toda la vida en mi ciudad ahora está ardiendo en los sótanos. Parece una vela en nuestro compartimento. No hay nada para pagarlo. Cualquier vibración o brisa y oscuridad vendrán.Intento llorar, pero no puedo. Lo siento por mí, mi familia, mi esposo, vecinos, amigos. Vuelvo al sótano y escucho el vil hierro rechinar allí. Han pasado dos semanas y ya no creo que haya habido otra vida.

En Mariupol, la gente sigue sentada en el sótano. Cada día les resulta más difícil sobrevivir. No tienen agua, ni comida, ni luz, ni siquiera pueden salir por los constantes bombardeos. Los residentes de Mariupol deben vivir. Ayúdales. Cuéntalo. Que todos sepan que civiles siguen siendo asesinados.»

 

Si queréis leer más cosas que esta mujer está escribiendo desde Mariupol, podéis seguir su perfil de Facebook aquí.

Encabezando esta entrada he puesto una foto del Mar de Azov que Nadezhda publicó el 2 de marzo. Ese día, junto a la foto, esta mujer ucraniana escribió:

“No puedo entender con quién está peleando esta escoria.

¿Con niños, con mujeres, con recién nacidos, con médicos, con pacientes?

¿Por qué estos duendes atacan escuelas, jardines de infancia, hospitales, hospitales de maternidad? 

Se han convertido en asesinos de niños y terroristas“.

Avergüenza pensar que en Occidente hay gente que se cree decente y que sigue defendiendo a esa escoria, justificando sus atrocidades o equiparando a invasores e invadidos.



COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!