Jueves 7 de Julio de 2022

Hoy es Jueves 7 de Julio de 2022 y son las 13:00 - Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso. "El miedo sólo sirve para perderlo todo."

18 de junio de 2022

COLONO, GANADERO, CRIOLLO, VALIENTE, PATRIOTA, MILITAR... JINETE... DE VERDAD . A su memoria.

Por : Rodolfo Atilio Griffa .

Dejo todo por la libertad . . . Tanto que dejo su propia vida en el Intento. Don Martin Miguel de Güemes, un hombre, un prócer, uno de tantos Hombres de Bien que dieron todo por legarnos una NACION, que aun no merecemos. No demostramos los Argentinos que somos dignos de su sacrificio, su empeño y su lucha . . .  Se crio en una familia acomodada. Su padre, Gabriel de Güemes Montero (Abionzo, Santander, en la región española de Cantabria; 21 de mayo de 1748), era un hombre ilustrado y cumplía funciones de tesorero de la Real Hacienda de la corona española. Su madre, María Magdalena de Goyechea y la Corte, era de origen jujeño y de ascendencia   española y portuguesa;​ descendiente del fundador de Jujuy, Francisco de Argañaraz y Murguía, de ascendencia vasca. A los catorce años de edad Martín Miguel de Güemes se enroló en el Regimiento Fijo de Infantería, cuyo cuartel central estaba en Buenos Aires pero tenía un batallón en Salta a raíz de la rebelión de Túpac Amaru II desde 1781. Durante la primera de las Invasiones Inglesas al Virreinato del Río de la Plata, en 1806, Güemes participó en la Reconquista de Buenos Aires, donde protagonizó una curiosa hazaña: al ver que el barco inglés Justine había encallado por una bajante repentina del río, dirigió una carga de caballería y lo abordó. Fue una de las muy pocas veces en que un buque de guerra fue capturado por una partida de caballería.
 
Al año siguiente, luchó también en la Defensa de la ciudad frente a la segunda invasión inglesa, en 1807.  Después del rechazo, Güemes cayó enfermo y en noviembre murió su padre. . Ambas circunstancias hicieron que pidiera licencia el 10 de marzo de 1808 para trasladarse a Salta.  Acostumbrado al clima de su ciudad natal, el otoño de Buenos Aires afectaba su aparato respiratorio.             La licencia le fue concedida en forma ilimitada.
El 5 de diciembre de 1808 figuró en Salta como cadete del Regimiento de Infantería y teniente del Cuerpo de Granaderos de Liniers, creado durante las Invasiones Inglesas.

Después del estallido de la Revolución de Mayo de 1810,la Primera Junta  surgida en Buenos Aires envió rápido la Primera expedición auxiliadora al Alto Perú.

Güemes, como integrante del Ejército del Norte, fue puesto al mando de un   escuadrón gaucho en la Quebrada de Humahuaca (en la actual Jujuy) y en los valles de Tarija y Lípez, impidiendo la comunicación entre los contrarrevolucionarios y los realistas  altoperuanos.                                                 

En la batalla de Suipacha, librada el 7 de noviembre de 1810 y que fue el único triunfo de las armas patriotas durante esta primera expedición, la participación del capitán Güemes fue decisiva.

Permaneció en la zona de la Quebrada hasta después de la derrota de los ejércitos de las provincias "de abajo" en la Batalla de Huaqui, el 19 de junio de 1811, y prestó su ayuda a los derrotados que huían; allí comenzó su famosa guerra de recursos, con la que tal vez retrasó el avance de partidas realistas antes de la llegada del ejército principal, que mandaba el general Pío Tristán.

Con su colaboración, el general Juan Martín de Pueyrredón atravesó la selva oranense y salvó los caudales de la Ceca de Potosí, en poder de los realistas.

Güemes, siguiendo órdenes de Eustoquio Díaz Vélez, el 18 de enero de 1812 recuperó Tarija.                                                             

La ciudad había caído en poder de los partidarios del virrey del PerúJosé Fernando de Abascal.                                                                                                    Por orden de Díaz Vélez, se reintegró al Ejército llevándose 300 hombres, 500 fusiles y dos cañones.                                                    

Los revolucionarios fueron obligados a retirarse a San Salvador de Jujuy debido al avance de las tropas realistas, superiores en número al que comandaba José Manuel de Goyeneche.  

En febrero de 1812, Manuel Belgrano fue nombrado por el Primer Triunvirato jefe del Ejército del Norte en reemplazo del general Juan Martín de Pueyrredón.

Cuando Belgrano asumió el mando del Ejército del Norte e inició la Segunda expedición auxiliadora al Alto Perú ordenó el traslado de Güemes a Buenos Aires, por indisciplina, causada por una discusión sobre mujeres entre oficiales bajo su mando.  Güemes permaneció en la capital, agregado al Estado Mayor  General.
Al conocerse en Buenos Aires el desastre patriota frente a los realistas en la batalla de Ayohuma, el general Belgrano fue cuestionado por el Segundo Triunvirato. 
En enero de 1814, debió dejar el mando del Ejército del Norte al coronel José de San Martín, quien había sido uno de los jefes de la Revolución del 8 de octubre de 1812 que había depuesto al Primer Triunvirato.  En la Posta de Yatasto, Belgrano entregó la jefatura del otra vez derrotado Ejército del Norte a San Martín y a los pocos días regresó a Buenos Aires. La continuacion de esta nota puede ser leida en buendianoticia1.blogspot.com 


COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!