Miércoles 17 de Agosto de 2022

Hoy es Miércoles 17 de Agosto de 2022 y son las 07:20 - Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso. "El miedo sólo sirve para perderlo todo."

24 de julio de 2022

OLAS DE CALOR EN EUROPA Y DE FRIO EN EL SUR DE LA ARGENTINA .

Por : FLORENCIA BALLARINO .-
Fuente : CHEQUEADO.-

  • Europa atraviesa una de las olas de calor más extremas, con temperaturas récord. En el Reino Unido por primera vez la temperatura superó los 40°C.
  • Mientras tanto, en el hemisferio sur, la Argentina vivió el quinto otoño más frío de los últimos 62 años y en el sur de nuestro país varias localidades se vieron afectadas en julio por intensas olas de frío.
  • Los especialistas advierten un aumento de la frecuencia, duración e intensidad de estos eventos extremos de calor o de frío debido al cambio climático.

Europa vive una ola de calor histórica, tanto en términos de intensidad como de extensión espacial y duración. En el Reino Unido por primera vez desde que se tienen registros la temperatura superó los 40 grados centígrados. También en Portugal y España se registraron máximas de hasta 46°C provocando graves incendios forestales y muertos.

En contrapartida, en el hemisferio sur, la Argentina vivió el quinto otoño más frío de los últimos 62 años y el invierno transcurre por ahora con temperaturas más bajas que lo habitual.    Incluso, en el sur de nuestro país varias localidades -como Río Gallegos, Puerto Santa Cruz o El Calafate- se vieron afectadas en julio por intensas olas de frío, según informó el Servicio Meteorológico Nacional (SMN). 

¿A qué se deben estos fenómenos extremos, tanto de frío como de calor? ¿Es más probable que ocurran como consecuencia del cambio climático?

¿El próximo verano será tan caluroso como el que vive Europa? Te lo contamos en esta nota.

Temperaturas récord

En Europa están viviendo una de las olas de calor más extremas de las que hay registro en varios sentidos: está durando mucho, está alcanzado valores de temperaturas muy altas y también se están viviendo en zonas donde las olas de calor no eran tan extremas. En Reino Unido, por ejemplo, se alcanzaron por primera vez los 40°C. Además, no es la primera ola de calor de esta temporada: la anterior ocurrió en junio, afectando a Francia, España y Portugal”, explicó a Chequeado Cindy Fernández, meteoróloga del SMN.

Además de Europa, las olas de calor azotan el norte de África, el Medio Oriente y Asia, avivando incendios forestales (el calor provoca gran material combustible en el suelo, vegetación y pastos secos que se incendian fácilmente). En Portugal, las temperaturas alcanzaron los 45°C el 13 de julio último en la ciudad de Leiria, donde más de 3 mil hectáreas fueron quemadas. Las altas temperaturas tienen, además, un impacto directo en la salud humana, especialmente en las poblaciones más vulnerables. En España, se calcula que hubo al menos 670 muertes relacionadas con la ola de calor, según el Sistema de Monitorización de la Mortalidad Diaria (MoMo) del Instituto de Salud Carlos III, vinculado al Ministerio de Sanidad de ese país.

El mapa muestra las temperaturas del aire de la superficie el 13 de julio de 2022. El mapa fue producido combinando observaciones con una versión del modelo global del Sistema de Observación de la Tierra Goddard (GEOS, por sus siglas en inglés) de la NASA. Fuente: NASA Earth Observatory.

¿Se puede atribuir esta ola de calor al cambio climático? “Para saber si esto es o no a causa del cambio climático hay que esperar que el evento termine y se haga un estudio de atribución: qué tan probable era que ocurriera esta ola de calor en un contexto de cambio climático y sin cambio climático”, agregó Fernández. Por ejemplo, un estudio analizó la ola de calor que sufrieron India y Pakistán en marzo último y determinó que ese tipo de eventos era 30 veces más probable en el clima actual que en un clima natural no afectado por el hombre (por ende ese caso fue atribuido al cambio climático).

“Lo que sí sabemos es que este tipo de eventos están siendo más frecuentes e intensos por culpa del calentamiento que estamos experimentando a nivel global”, señaló a este medio Leandro Díaz, investigador del Conicet en el Centro de Investigaciones del Mar y la Atmósfera (CIMA), que depende del Conicet y la Universidad de Buenos Aires.

Y agregó: “En Europa, incluso, este calentamiento es mayor que el que tenemos en la Argentina. En estos países las temperaturas medias están elevándose, con posibilidad de que estos eventos ocurran con más frecuencia”.

En este sentido, la Organización Meteorológica Mundial (WMO, por sus siglas en inglés)- el portavoz autorizado de las Naciones Unidas sobre el tiempo, el clima y el agua- explicó en un comunicado que los episodios de calor extremo se producen dentro de la variación natural del clima debido a los cambios en los patrones meteorológicos globales. “Sin embargo, el aumento de la frecuencia, duración e intensidad de estos fenómenos en las últimas décadas está claramente relacionado con el calentamiento observado del planeta y puede atribuirse a la actividad humana”, advirtió.

El Quinto Informe de Evaluación del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) estableció que las emisiones antropogénicas (derivadas de la actividad humana) de gases de efecto invernadero representan la causa del calentamiento del planeta. Los escenarios de altas emisiones de gases de efecto invernadero derivados de la quema de combustibles fósiles y de la actividad humana, en los que no existen estrategias de mitigación, predicen un aumento promedio de la temperatura de la superficie de entre 2,6°C y 4,8°C para fines de este siglo. 

Qué pasa en la Argentina

Mientras tanto, en el hemisferio sur, la Argentina vivió el quinto otoño más frío de los últimos 62 años y el invierno transcurre por ahora con temperaturas más bajas que lo habitual. Incluso en el sur de nuestro país varias localidades -como Río Gallegos, Puerto Santa Cruz o El Calafate- se vieron afectadas en julio por intensas olas de frío, según informó el Servicio Meteorológico Nacional (SMN). También Australia vive uno de los inviernos más fríos en décadas, con varias localidades con temperaturas bajo cero.

Fuente: Servicio Meteorológico Nacional (SMN)

¿Cómo se explican estas bajas temperaturas en un contexto de calentamiento global? “Pueden suceder estos otoños más fríos y tiene que ver con que existe lo que llamamos variabilidad climática. Cuando decimos que las temperaturas aumentan, no estamos diciendo que todos los años la temperatura tiene que ser mayor que la anterior. Lo que vemos es una tendencia general a que cada vez sean más altas”, explicó Diaz. 

Y agregó: “Cuando uno mira el promedio de temperatura anual en la Argentina, los años más cálidos son el 2017, 2020, 2012, 2015, 2021, 2014, 2013; es decir, que los 7 años más cálidos ocurrieron en los últimos 10 años. Cuando consideramos el año entero y no una estación, vemos que se hace más evidente esa tendencia a que cada vez tenemos mayores temperaturas”.

Fuente: Servicio Meteorológico Nacional

El cambio climático si bien genera que haya olas de calor extremas también está asociado a olas de frío extremas. El cambio climático modifica los patrones de circulación de la atmósfera; es decir que la atmósfera se comporta de manera diferente. Así como en muchos lados favorece que haya olas de calor, en otros lados se favorece que haya olas de frío”, sostuvo, por su parte, Fernández. 

Según explicó la meteoróloga, hay estudios sobre el impacto del cambio climático que demostraron que uno de los efectos es el debilitamiento del jet polar del hemisferio norte. “El jet polar es una corriente de aire muy intensa que está en la atmósfera alta y está asociado a los movimientos de masas de aire cálido o frío. Al debilitarse este jet lo que se demostró es que favorece que en la zona de Europa haya cada vez más irrupciones de aire cálido desde la zona del Sahara, con lo cual es esperable que las olas de calor se intensifiquen. Pero también se demostró que en pleno invierno al debilitarse sobre Estados Unidos y Canadá favorece que haya mayor cantidad de olas de frío, que el aire polar llegue a latitudes más bajas”, puntualizó.

¿La ola de calor en Europa anticipa lo que puede pasar en la Argentina el próximo verano? “No, no está directamente vinculado lo que está ocurriendo ahora en Europa con lo que ocurra este verano en Sudamérica, eso va a tener mucho que ver con la variabilidad climática y eso no es predecible con tanta antelación”, sostuvo Diaz, aunque recordó que sí hay más probabilidad de que se repitan este tipo de eventos. 

De hecho, en enero último la Argentina registró una ola de calor con temperaturas extremas, destacándose este evento por su gran extensión territorial (69 localidades registraron el fenómeno), su duración (hasta 14 días) y su intensidad (decenas de récords históricos y varias jornadas agobiantes con más de 40°C), según el SMN. 

El informe de la WMO “El estado del clima en América Latina y el Caribe 2021”, presentado esta semana, muestra que la tendencia al calentamiento en América Latina y el Caribe continuó en 2021. La tasa media de aumento de las temperaturas fue de aproximadamente 0,2 °C por década entre 1991 y 2021, frente a los 0,1 °C por década registrados entre 1961 y  1990 .-#CHEQUEADOCIENCIA



COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!