Hoy es martes 10 de diciembre de 2019 y son las 20:03 hs. Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

9 de septiembre de 2015
Refugiados. Rahola: “Me recuerda cantidad de judíos que sobrevivieron al Holocausto y Europa no quiso”
Itongadol/AJN.- La situación de los refugiados sirios, iraquíes y africanos “me duele en el alma y me recuerda, en parte, a esa cantidad de judíos que sobrevivieron al Holocausto, a quienes Europa no quiso, que fueron pasando de país en país y los enviábamos en barcos; fue algo terrorífico”, comparó hoy, lunes, la periodista catalana Pilar Rahola (foto) en declaraciones radiales en la Argentina.

Itongadol

Itongadol/AJN.- La situación de los refugiados sirios, iraquíes y africanos “me duele en el alma y me recuerda, en parte, a esa cantidad de judíos que sobrevivieron al Holocausto, a quienes Europa no quiso, que fueron pasando de país en país y los enviábamos en barcos; fue algo terrorífico”, comparó hoy, lunes, la periodista catalana Pilar Rahola (foto) en declaraciones radiales en la Argentina.

 
Los europeos “no estamos a la altura de la crisis de gente que está viniendo desde las tierras atroces en las que hemos metido la patita y de las que tienen que huir no para vivir mejor, sino para vivir”, aseguró.
 
“La ciudadanía está reaccionando”, pero “aún no adecuadamente las cancillerías”, agregó en la entrevista con Marcelo Longobardi, en el programa Cada mañana de Radio Mitre, fragmentos de la cual se reproducen a continuación.
 
PR- Me duele en el alma. Me recuerda otros momentos de la historia europea, y quiero empezar diciendo que no estamos a la altura de la crisis de los refugiados, gente que está viniendo desde las tierras atroces de las que tienen que huir no para vivir mejor, sino para vivir. Me ha recordado en parte a esa cantidad de judíos que sobrevivieron al Holocausto, a quienes Europa no quiso, que fueron pasando de país en país y los enviábamos en barcos. Fue algo terrorífico. También me recuerdo el exilio español, cuando los republicanos salieron derrotados, cruzando en pleno invierno la frontera de los Pirineos y cómo Francia los metía en campos de refugiados, donde morían de hambre y de frío. Algunos fueron acogidos de manera adecuada en México y Argentina, pero en el resto fue horroroso. Las fotos actuales de gente tratando de coger un tren con sus saquitos, sus niños y su gente mayor, huyendo despavorida y desesperada de tierras en las que hemos metido la patita, me recuerda desgraciadamente la peor imagen de Europa. Espero y quiero pensar que vamos a reaccionar. Está reaccionando la ciudadanía, no lo están haciendo adecuadamente aún las cancillerías, pero hay algo que hacer. Esto no es un debate sobre la inmigración económica, que es muy complejo y puedo entender que haya muchas dificultades por resolver. Esto es un debate sobre refugiados políticos que huyen de la guerra.
 
ML- Estás diciendo que la contracara de esto es que en alguna parte del mundo está ocurriendo un genocidio…
 
PR- Absolutamente. Son miles y miles de personas. Creo que estamos hablando de una crisis de refugiados que puede superar tranquilamente los dos millones. Sin duda alguna, la más grade de las últimas décadas en Europa. ¿Por qué? Pasó lo que tenía que pasar. Es decir, vamos a tratar de analizar un poco la situación en la zona: durante muchísimos años, el mundo occidental y la ONU, globalmente, y los europeos muy especialmente, hemos permitido que fueran engordando las dictaduras en Oriente Medio, económicamente ricas y profundamente fanáticas en términos ideológicos, que han ido potenciando y financiando una mirada extrema del islam, enviando a imanes por todo el mundo y radicalizando a jóvenes, mezquitas y colectivos humanos, pero nunca nos preocupó porque eran nuestros aliados: Arabia Saudita, Qatar, los Emiratos (Árabes Unidos), Kuwait... Además, dependíamos del petróleo y era delito tocar eso. Y ésa era la bomba de tiempo que tenía que explotar. Por el lado chiíta hemos permitido que una dictadura alawita como la de los Assad fuera pétrea y terrorífica; anulara derechos fundamentales; hiciera masacres; alimentara a un ejército como Hezbollah, que es terrorífico; ayudara a desestabilizar la zona; hubiera bendecido atentados como el que ocurrió en la AMIA; y ocupara el Líbano durante años. Todo esto lo hemos permitido, lo hemos sabido, lo hemos mirado, y quiero recordar que incluso Siria fue presidente del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, o sea que es muy claro este punto. ¿No imaginábamos que los millones de personas que están en esa zona, oprimidos por dictaduras brutales o ahora asesinados por jihadistas enloquecidos, que -por otro lado- hemos permitido que se alimentaran durante años, finalmente morirían y habría un drama humano terrorífico? ¿Pensábamos que esto se aguanta durante décadas y décadas? Eran bombas de tiempo que tenían que estallar. Ahora han estallado y el drama es de proporciones cósmicas. Estoy haciendo un libro sobre la reacción de Occidente respecto al fenómeno totalitario jihadista y anteayer estaba analizando las últimas batallas, por ejemplo, del Estado Islámico en la zona. Una de las más emblemáticas es en Kobane, una ciudad kurda del norte de Siria, fronteriza con Turquía. Hay historias increíbles: las jóvenes y los chicos aguantando al ISIS de una forma heroica y extraordinaria, muriendo de a decenas. La ciudad cayó y luego fue recuperada, pero lo cierto es que solo en aquella zona, la importante ciudad de Kobane y los trescientos pueblecitos de los alrededores que cayeron en manos del ISIS, ya han generado 400 mil desplazados. Cuentan todas las zonas de Irak ocupadas por el Estado Islámico y todas las zonas sirias que están en la primera línea del conflicto. Muchos están ahora estabilizados en la frontera turca, pero lógicamente van a subir. Estamos hablando de una situación gravísima, y claro, que Europa diga ‘éste no es mi problema’ me parece brutal porque nuestros aliados están ahí. Hemos mirado hacia otro lado cuando Qatar financiaba al ISIS o cuando lo hacía Arabais Saudita en un primer momento porque frenaban a los chiítas. Los turcos también lo miraban con buenos ojos porque era un freno para Assad. Es decir, en la geopolítica de cada cual, todo el mundo permitió que esta locura creciera y ahora la gente busca vivir y tenemos fotos de niños en las playas de la tragedia…
 
ML- Estaba leyendo un dato de esta mañana: en total se han ido de su país 11 millones de sirios…
 
PR- Sí, lo que pasa es que los sirios se han estabilizado por la zona y no han llegado a convertirse en desplazados. Los datos que más o menos barajamos de desplazados van a llegar a los dos millones, o los van a superar. Pero que se han ido de su país, ninguna duda, y lo mismo tiene Irak con los desplazamientos. Cuando cayó la ciudad de Mosul en manos del ISIS, el desplazamiento fue masivo, de miles de personas que sabían que a lo más iban a morir. En el último combate que hubo en Kobane, en los barrios que ocupó, el Estado Islámico degolló a 350 civiles. Es que están viniendo directo, huyendo de los bombardeos de un lado o de los “degollamientos” y las masacres del otro. Y cuando esto te llega a casa, no puedes decir, como hicieron los grandes mandamases de la Unión Europea: “dentro de 14 días nos vamos a reunir”. ¡Vayan ustedes…! Ésta es una crisis de vida, de alimentos, de logística, de gente que está huyendo y además, los países de la Unión, tenemos firmados tratados internacionales que dan cobijo a aquellos que son perseguidos por sus creencias, su religión, su ideología, o están en peligro de muerte por conflictos. De manera que tenemos que acogerlos, pero la situación es muy compleja.
 
ML- Sin duda. Además del ataque del ISIS a las poblaciones civiles de Irak y Siria hay una guerra civil…
 
PR- Sí, claro, sin duda alguna. En el mapa de Oriente Medio tenemos, de alguna forma, tres conflictos, y todo el mundo mueve sus piezas. Por un lado, el viejo conflicto de siempre, del juego estratégico de equilibrios entre el mundo chiíta y el mundo sunnita, que -por cierto- tiene un derivado del que nunca hablamos y es la pequeña, pero dramática guerra en el Yemen, donde se están dando besitos los sauditas y los iraníes. Por otro lado, en esa zona del mundo hay mucho dinero y también mucho para las armas. Hay mucho petróleo, y por lo tanto, mucha energía para vender en el mercado negro. En estos momentos, el ISIS es la organización terrorista o jihadista más rica del mundo: moviliza miles de millones (de dólares) porque tiene yacimientos de petróleo, una capacidad brutal en el mercado negro y muchísimos jeques árabes que le dan dinero directo, que también viene del petrodólar. Pasa que cuando empieza la guerra en Siria, los sunnitas consideran que es el gran momento para acabar con los alawitas, que es una rama del chiísmo, que es un enemigo tradicional, y los turcos, además, consideran que es el momento de acabar con el problema del Kurdistán sirio, que les penetra y presiona permanentemente y con los kurdos que tiene en su interior. Todo el mundo tiene intereses y entonces, al inicio del fenómeno nadie -y permíteme que lo diga con contundencia- se preocupa por el ISIS porque se preocupaban por otras cosas. Y hubo declaraciones y denuncias directas de que ha habido financiación por parte de las grandes fortunas qatarís y sauditas al ISIS en su momento. No tanto ahora, pero sí a los inicios. El segundo gran conflicto que hay es el derivado de las guerras anteriores; por ejemplo, la mayoría de los comandantes del Estado Islámico provienen del ejército de Saddam Hussein. Esto es un derivado de la Guerra del Golfo: sunnitas que quedaron desplazados, avergonzados, derrotados y se fueron al islamismo y ahora están siendo los grandes mandamases de todo este fenómeno. También está la guerra entre el jihadismo -todas las ramas de Al Qaeda- y el Estado Islámico, que también tiene sus propios derivados y matanzas. Y luego, sin duda alguna, está la guerra de Siria, donde está interviniendo directamente Irán. De hecho, hoy por hoy, el ejército sirio es Hezbollah, en parte porque el ejército sirio está muy trinchado, ¿no? De alguna forma intervienen todos y la patita europea también existe, como la americana. Y en el medio está la gente, que está huyendo como puede de la muerte.


COMPARTIR:
Notas Relacionadas
INTERNACIONALES
La DEUDA Y LA ONU.
Comentarios:
Dr.Francisco Bénard »
Esta Sra. es muy inteligente y preparada.Un muy interesante reportaje.Refleja un gran conocimiento de temas que son de alta complejidad.
Responder a este comentario »»
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
La pickup eléctrica de Tesla .
Macri en la cumbre COP 25:
AGENCIA NACIONAL DE PROTECCIÓN A TESTIGOS E IMPUTADOS.
Egresaron los alumnos de los Institutos de Formación de Prefectura Naval Argentina.
SEGÚN EL TANGO : 20 AÑOS NO ES NADA . . .
 

RadiosNet