Hoy es domingo 31 de mayo de 2020 y son las 20:17 hs. Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

6 de octubre de 2015
El peregrino de la paz. Por Dr. Jorge Ricardo Enriquez
Su novedad radica en el estilo. Honra así, la concepción etimológica del Pontificado: Pontífice es quien construye puentes. Es esa una noble misión, de un profundo humanismo. En un reportaje que concedió días pasados, Francisco sostuvo que no cree en los muros, que separan, sino en los puentes, que unen. Se une, claro, lo diverso, y hasta lo contradictorio.

El peregrino de la paz.

Por Dr. Jorge Ricardo Enriquez.

Uno de los acontecimientos más relevantes de los últimos días fue la visita del Papa Francisco a Cuba y los Estados Unidos.

 

La recepción que tuvo en todas partes fue extraordinaria, de una magnitud muy superior a la que se esperaba.                                                                                                   En poco tiempo, Francisco se ha convertido en un líder global, de una dimensión que difícilmente alcancen otros estadistas.                                                                                                           Por cierto, personalidades como el presidente de los Estados Unidos, el de Rusia o la canciller de Alemania ejercen más poder en términos de la realidad cotidiana.                   Francisco no tiene -para usar la expresión de Hamilton en "El Federalista" respecto de los jueces-  "ni la bolsa ni la espada".                                                                                     Su influencia no deviene de medidas económicas ni de intervenciones militares.                   Y, sin embargo, esas carencias no hacen de él un líder de menor envergadura.                 Su palabra, sus gestos, su forma de vivir han calado hondo en todo el planeta, aún en quienes no pertenecen a la religión católica.                                                                                           Francisco no ha modificado los dogmas ni las creencias de la Iglesia.                                 Es un custodio, no un impugnador, de esas verdades.                                                             Su novedad radica en el estilo.                                                                                                   Honra así, la concepción etimológica del Pontificado:                                                             Pontífice es quien construye puentes.                                                                                                             Es esa una noble misión, de un profundo humanismo.                                                         En un reportaje que concedió días pasados,  Francisco sostuvo que no cree en los muros, que separan, sino en los puentes, que unen.                                                           Se une, claro, lo diverso, y hasta lo contradictorio.                                                             No hay mayor mérito en unir lo similar.                                                                                                             De ahí el enorme valor de este viaje, que no casualmente se ha realizado a dos países muy cercanos en la geografía pero opuestos en cuanto a sus regímenes políticos y económicos.                                                                                                                                 El Papa no nos dice, con ese gesto, que todo es lo mismo.                                                   Ha ponderado del modo más enfático el valor de la libertad, como no podía ser de otra manera en el primer pastor de una religión que se edifica sobre la fe y, también,  sobre el libre albedrío.                                                                                                                           Pero ha dicho, con claridad meridiana, que lo más importante no son las ideologías sino las personas.                                                                                                                     Austeridad, diálogo, comprensión del otro, solidaridad, puertas abiertas, cercanía con los más necesitados, son algunas de las características de Francisco, como ya lo eran, para quienes durante tantos años lo tratamos en Buenos Aires, las de Monseñor Bergoglio.                                                                                                                                 No hay, pues, nada nuevo en él.                                                                                               La novedad es que ahora el mundo conoce lo que ya conocíamos muchos argentinos.¿Cuál es el saldo de su gira?, suele preguntarse.                                                                     La pregunta es impropia, porque el mensaje franciscano no puede medirse en esos términos utilitarios.                                                                                                                 En todo caso, ha dejado una semilla que irá germinando a lo largo del tiempo.                 Por lo pronto, su presencia en Cuba ya ha producido una apertura hacia mayores niveles de libertad religiosa.                                                                                     Inevitablemente, el desarrollo de la libertad religiosa tendrá efectos en las libertades civiles y políticas.                                                                                                         ¿Cuándo? Es imposible saberlo.                                                                                                 Pero si sumamos al cuadro la reanudación de las relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos -proceso en el que el Papa fue un actor fundamental-, se advierte un panorama que invita a la esperanza.                                                                                   Sus exposiciones en la Casa Blanca, en el Congreso de los Estados Unidos, en las Naciones Unidas, entre otros ámbitos, fueron delineando lo que podríamos llamar, sin falsas hipérboles, el Evangelio de nuestro tiempo.                                                                 Otra vez, no se trata de reformular la doctrina católica, sino de aplicarla con toda energía a los acuciantes problemas de la actualidad.                                                             En un mundo que muta día a día la Iglesia debe adaptar su mensaje.                                 No es un salto hacia el vacío.                                                                                                     Muy por el contrario, implica una reafirmación de los principios más raigales de la Iglesia, que no es en su sentido original un edificio ni una institución cerrada, sino la comunidad de los creyentes.                                                                                                     El Papa alienta a los sacerdotes a salir a la calle, a estar junto a quienes sufren; en fin, a embarrarse los zapatos.                                                                                                             Nihil novum sub sole.                                                                                                               Es la misión eterna de la Iglesia, renovada y potenciada hoy, para orgullo de los argentinos, por un jesuita nacido en el barrio de Flores. 

Dr. Jorge R. Enríquez .  Abogado, Periodista, Jurista.  Que nos ayuda a pensar

jrenriquez2000@gmail.com 



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Dr.Francisco Bénard »
En google encontraran Francisco Bénard BOU BRUG TUSSEN AFRIKA SUID AMERIKA traducido significa que el suscripto construía un puente entre Africa y Sudamerica.Creo como el Papa Francisco que hay hacer puentes para facilitar el diálogo en los países y en el mundo.
Responder a este comentario »» Dr.Francisco Bénard »
El Papa Juan Pablo II se sacaba fotos con palomas blancas, que son las palomas de la paz. La foto oficial de Nelson Mandela era con dos palomas blancas.Ahora el Papa Francisco toma en sus manos palomas blancas. Son de la paz y nunca pudieron ingresar por las ventanas del escritorio presidencial de Nestor y Cristina Kirchner porque no quieren la paz ni la reconciliación de todos los argentinos.
Responder a este comentario »»
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
EL OPERATIVO “CHAU PELADO” ESTÁ EN MARCHA . . .
CAPITALIZAR LA EXISTENCIA .
Prefectura capturó un buque pesquero bandera de Portugal . . .
EL GOBIERNO PRESENTÓ CUIDAR . . .
 

RadiosNet