Sábado 16 de Enero de 2021

Hoy es Sábado 16 de Enero de 2021 y son las 02:05 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

  • 21.1º
  • Despejado

21.1°

EL CLIMA EN TIGRE

10 de octubre de 2015

MÉDICOS SIN FRONTERAS. 2º Parte . UN EJEMPLO DE CORAJE.

Segunda parte de la nota al Dr. CARLOS TROTTA. Médico argentino, cardiólogo, que cuenta sus experiencias con Médicos sin Fronteras, en las antípodas del mundo, en Sri Lanka. MSF, cada año, envía a más de 2000 profesionales internacionales que trabajan con 24.000 locales tiene 30 años de experiencia en estas situaciones, de guerra, bombas, heridos y muerte. La continuidad de la nota-

Por el Dr. Carlos Trotta (MSF) para IntraMed | 05 OCT 15 Violencia y barbarie contra Médicos sin Fronteras.

Continuidad de la nota.                                                                                              Como vivíamos…

En casas, a mí me tocó vivir con el obstetra de unos 60 años y la anestesista Italiana de unos 30; excelente gente y de muy buen humor.                                                             Teníamos cuatro comidas al día aceptables, para los italianos, que cocinaban por suerte los sábados, faltaba el aceite de oliva.  

          Resultado de imagen de Dr. Carlos Trotta. Médico

MSF solucionó muchos problemas, desde los tratamientos para la malaria y las vacunas básicas hasta problemas legales que los nativos necesitaban.                                             Para asesorarlos se les enseñaba con gente idónea que había en el grupo de trabajo, preparados para esa tarea.                                                                                                         Era interesante la organización y la forma de trabajo donde conjugan todos los profesionales y profesiones imaginables.                                                                                 Mi primera experiencia me enseñó a respetar con rigor la cirugía general.     Actualmente, estoy concurriendo a la guardia de los sábados del Hospital Regional para aprender algo más, pues estoy a la espera de la próxima misión que seguramente me encomendaran.                                                                                                                         Tal vez sea diferente en otros destinos que actualmente tiene MSF para cirugía (Liberia, Yemen, Congo).                                                                                                         Estoy seguro que muchos de mis compañeros de trabajo de Mar del Plata estarían dispuestos a hacer lo mismo en tantas áreas necesitadas de Argentina, si tuvieran parecido apoyo de nuestras autoridades.                                                                                 Me siento muy feliz, pleno y satisfecho de esta experiencia.                                           Los insto a que piensen en esa posibilidad.                                                                             Tal vez no como destino definitivo pero sí como otra forma de reencontrarse con nuestra vocación.                                                                                                                   Aunque sea por algún tiempo. 

Segunda misión a Palestina: Gaza.

Parto rumbo a Gaza el 9 de enero de 2009 vía Roma; el viaje no fue nada confortable nos fue muy difícil ingresar a Gaza, el viaje hacia allí fue Buenos Aires - Roma - Tel Aviv. de Tel Aviv en auto a Jerusalén donde MSF tiene una sede desde hace varios años, pues presta asistencia en Hebrón, especialmente en el área de Salud Mental.

En Jerusalén estuve varios días porque no conseguíamos autorización por parte del Gobierno Israelí para entrar a Gaza Me trasladaron entonces al Cairo, porque intentábamos pasar a través de Rafah que es el paso entre Egipto y Gaza pero tampoco lo conseguimos. Allí me entreviste con el embajador argentino (que fue muy amable, pero nada pudo hacer para que nos permitieran seguir). En el Cairo, encontré al resto del equipo de emergencia de MSF. Allí estaban los profesionales de Japón, China, Noruega, Francia, la Republica Checa, Italia, España, Suecia y este argentino. Sumaban todas las profesiones imaginables con un altísimo grado de eficiencia, los ingenieros japoneses, en Gaza, en poco tiempo armaron el hospital que es un globo inflable con todas las comodidades imaginables, instrumental y servicios de primera. El idioma común el inglés. Es de destacar la cordialidad y solidaridad que se respira, el nivel cultural elevado lo mismo que el profesionalismo; eran todos de elevada idoneidad en lo que hacían. La tolerancia se respira como una norma sin que se alteren a pesar de lo cruento de algunos de los momentos que nos tocaba vivir. Sorpresivamente nos llegó la autorización pero para entrar por el paso de Erez que está en el norte del Territorio Israelí. Viajamos toda la noche cruzando el Sinaí y entramos por Taba (muchas horas de espera para que chequearan nuestros equipajes y contestar el interrogatorio que, en mi caso, fue severo pero civilizado por parte de las autoridades israelíes). Esta zona está a orillas del Mar Muerto (allí hicimos una parada de minutos para por lo menos tocar el agua). Hay que mirar el mapa para ubicarse en qué lugar nos hallábamos. En el paso de Erez tuve la real sensación de estar en territorio de conflicto. El chequeo fue muy severo. Nos pusieron casco y chaleco antibalas hasta llegar al vehículo de MSF, que nos esperaba, transitamos 700 metros a nuestra total cuenta y riesgo, ahora sí, con el fondo de disparos de artillería. Llegados al vehículo de MSF en medio del descampado, esperamos durante unos minutos, eternos, que llegara la Cruz Roja que precedió nuestra entrada a la ciudad de Gaza.                                                                     Escenario de película de la segunda guerra mundial; calles vacías (algunos pocos nos saludaban en la calle).                                                                                                           Gaza es una ciudad de 400.000 habitantes, con calles, avenidas y edificios de todo tipo La destrucción es total y nosotros avanzamos con la sola protección de una banderita con las siglas MSF.                                                                                                                     Pero, con el recibimiento del personal palestino al llegar a la sede de MSF se compensó todo lo anterior.                                                                                                                Abrazos por parte de los palestinos (he vivido en EEUU, donde el contacto físico es tabú absoluto y no pude menos que comparar); muy conmovedor, inolvidable.                 Esa noche dormimos todos en la sede de MSF en colchones desparramados en el piso de la casona.                                                                                                                             Todos; hombres y mujeres, separados del personal Palestino por una sabana grande, a manera de cortina.                                                                                                                 Las primeras noches tuvimos que dormir todos juntos por falta de espacios adecuados, la destrucción de los edificios era muy importante, nos dividimos por sectores y partimos el tiempo para un solo baño que teníamos.                                                           A pesar de las dificultades la higiene era buena como así también la alimentación. Desperté con la voz de un chico hablando en árabe.                                                             En la mañana nos llevaron al Hospital Al-Shifa que es el más grande de la Franja con 600 camas y todas las especialidades.                                                                         Médicos palestinos con excelente nivel, pero ansiosos de actualizar conocimientos porque no pueden salir de la Franja para a ir a Congresos o a estudiar, salvo lo que les llega en estas misiones.                                                                                                             Están extenuados. Hacen guardias de 24 hs. y descanso de otras 24, angustiados porque no podían salir a ver qué había pasado con sus familiares y amigos., pues vivían en Gaza donde los bombardeos eran permanentes.                                                             La llegada de heridos era constante y es de resaltar la tarea de la Cruz Roja en la sala de emergencia estableciendo prioridades de atención (triage): el grado de destrucción de los cuerpos (con mutilaciones y quemaduras severísimas) de los que allí llegaban, estaban en la mayor parte de los casos, más allá de cualquier intento quirúrgico.             Así fue hasta que pocos días después se declaró el alto el fuego y MSF pudo introducir su carpa quirúrgica inflable, armada por los ingenieros japoneses realmente asombrosa por la perfección técnica, el instrumental, el armado, el mantenimiento; 2 quirófanos, 10 camas de terapia intensiva.                                                                                                A partir de la llegada de la carpa dejamos el Hospital Al-Shifa y trabajamos allí recibiendo ahora las secuelas del conflicto (amputados y quemados).                         También atendíamos en consultorios externos de la ciudad de Gaza y de otras vecinas localidades.

La patología, como síntesis.

Podría decir que, salvar lo que veíamos, era primero confiar en Dios, como decían los nativos, luego tratábamos de salvar lo salvable de las horribles quemaduras no menos del 50% y las mutilaciones, desgarros de tal magnitud que muchas veces era imposible hacer más que anestesia para calmar el dolor. Las amputaciones eran lo corriente a todo nivel y de varios miembros, muchos morían sin posibilidades por la destrucción producida. Sangre había en cantidad inusitada que llegaba de los países árabes, jordanos, egipcios y de Sudan. Cuando salvábamos la primera instancia de vida y teníamos posibilidad de continuar tratamientos de mayor complicación, los enfermos eran trasladados a un hospital en Al- Shifa de 600 camas y gran complejidad. Técnicamente había que salvar la vida, aunque solo fuera precaria, pero con vida, hacer lo menos posible para poder continuar una vez estabilizado el herido, ello nos permitió con rapidez equilibrar situaciones extremas, sin suturas cubriendo simplemente o anudando, las paredes no se suturaban, se tapaban. La tarea posterior era compensar al enfermo y en otros tiempos operatorios volvía al quirófano, las veces que fuera necesario o su derivación, cuando no contábamos con los medios técnicos y había lugar para ubicarlos. Operábamos en los quirófanos montados por los japoneses, no había vidrios pues las ondas expansivas de las bombas los destruían permanentemente. En algunos momentos la afluencia de heridos era de tal magnitud que debían ser derivados hacia Egipto y mismo a Israel. Surge de esta experiencia un consejo para los cirujanos que quieran realmente aprender trauma, deben ir a Colombia o a Israel. Durante el cese del fuego, el equipo de emergencia fue reemplazado por cirujanos plásticos y traumatólogos/ortopedistas para encarar el tratamiento a largo plazo de las secuelas. 

En fin, situaciones que siguen dando vueltas en mi cabeza (y en la de los restantes compañeros de equipo seguramente) y por eso decía que es más fácil ir a Gaza que volver de Gaza porque es imposible olvidar lo que allá he vivido. De las muchas anécdotas que me quedan en la memoria hay una que sobresale por lo que nos golpeó a los tres médicos que fuimos los actores: un niño, 7 años, con graves quemaduras era curado sin anestesia hasta nuestra llegada. Él niño no sabía que uno de los médicos y una anestesista italiana ,excelente y buena persona se preparaba para calmarlo, el niño gritaba y decía en árabe palabras que no entendíamos, el obstetra que nos ayudaba, hijo de sirios nos tradujo lo que decía: “ustedes no entienden que soy un niño y estoy sufriendo”; nos miramos todos y salió una sola frase; la guerra es una mierda… cada uno en su idioma nativo.” Me pasó por la cabeza un recuerdo de la palabra mierda; cuando Roberto Fontanarrosa en el Congreso de Lingüística en Rosario, dijo que la palabra mierda era irreemplazable, pero destacando la rr, no como lo dicen los Cubanos mielda, la erre le da en nuestro idioma toda la magnitud que merece.                                 Y así lo pensé y lo dije nuevamente con la riqueza que nos da nuestro idioma: “la guerra es una mierrrda” repetí en voz alta.                                                                             En la etapa siguiente me tocó hacer fístulas AV para diálisis, en las etapas de mayor tranquilidad, cuando los bombardeos cesaban.    

          Resultado de imagen de Medicos sin Fronteras

Volví de Gaza pensando en esta experiencia, con todos los riesgos que uno corre y la necesidad de una buena preparación física y psíquica.                                                      

          Medicos sin Fronteras

Se comprende entonces los tests psicológicos que te hacen previamente, no es fácil asimilar tanta miseria humana.

          Resultado de imagen de Medicos sin Fronteras

Es una experiencia fascinante, ejercer en otro ambiente en otro idioma, comidas distintas; descubrí el humus verdadero.                                                                                   Es como darle una patada a tu rutina.                                                                        

          Resultado de imagen de Medicos sin Fronteras

Valoramos el sentido de la solidaridad de los pueblos con un idioma común frente a las víctimas, que son muchas, a las que les brindamos nuestras manos.                                   Ahora espero que me asignen otra misión, mientras, sigo trabajando como se puede, con lo que tenemos en el Hospital Regional de Mar del Plata y voy a la guardia de los sábados para aprender algo más de trauma; aprendí a valorar mejor la medicina y la cirugía general para ayudar mejor a la gente            **********************************************************

buendianoticia.com  es un portal de noticias, y con las noticias comunies que compartimos con los echos de todos los días, tambien publicamos noticias que no estan en los grandes medios de comunicación.

Pero algunas notas de buendianoticia.com no son solo noticias, son llamados de atención, los argentinos vivimos en un país maravilloso, con todas las condiciones requeridas para ser una de las mayores economias del mundo,  con todos los climas y posibilidades para ser único.

PERO :  De nadie más que de los argentinos depende lograr lo que nos espera en la puerta de nuestras casas para tomar la decisión del gran cambio,  somos Venezuela o Cuba o peor, podemos parecernos a Dinamarca, o Canadá, o Australia, o Alemania si todos queremos... PODEMOS. SIN PÍCAROS, SIN CORRUPTOS, SIN LADRONES y con CIUDADANOS COMPROMETIDOS CON SU VIDA Y SU VOCACIÓN.   PUBLIQUÉ  primero a Favaloro, hoy al Dr. Trotta, son claro ejemplo que si se puede. LA DECISIÓN ES SUYA.

El Director

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Nombre
Dr.Francisco Bénard

Comentario
Escribí una nota que la mandare cuando pueda titulada Argentina puede ser como Nicodemo, puede volver a nacer si nos proponemos cambiar en serio.Es necesario leer estas notas para darnos cuenta que hay claros ejemplos de argentinos que nos demuestran que se puede. Lo que es necesario es que de las altas esferas del poder político organizaciones similares como "Médicos sin frontera " trabajen en nuestro país, de la misma forma como se hace en el exterior con esta Organización Humanitaria. Gracias Dr. Trotta y gracias Sr. Director por darnos la oportunidad de leer estas historias, que son un ejemplo de lo que podríamos ser también en Argentina.Ejemplo de coraje y de solidaridad.

Responder