Hoy es sabado 24 de agosto de 2019 y son las 02:55 hs. “Queremos evitar que Nisman vuelva a morir”. Que los jueces cumplan con la Justicia, o que la Justicia alcance a los Jueces.

19 de noviembre de 2015
La vida pública y privada de Scioli, “El Candidato”
El torso del hombre de traje con una banda que bien podría ser la presidencial, su rostro cortado justo a la altura de los ojos, y una sonrisa bien identificable. Toda una declaración de principios del libro El Candidato. Vida pública y privada de Daniel Scioli, escrito por el periodista platense Mariano Confalonieri, quien a lo largo de 250 páginas busca acercarse a quién es realmente el gobernador que quiere ser presidente: qué piensa y qué oculta detrás de sus latiguillos y sus modos políticos basados en evitar la confrontación y pronunciarse lo menos posibles sobre los debates más calientes.

La vida pública y privada de Scioli, “El Candidato”.

Está en la calle el libro del periodista platense Mariano Confalonieri, quien se aproxima a quién es,   qué piensa,  qué planea y qué oculta el hombre que se reinventó después del drama personal y el éxito deportivo.

diagonalesweb@gmail.com

El torso del hombre de traje con una banda que bien podría ser la presidencial, su rostro cortado justo a la altura de los ojos, y una sonrisa bien identificable.                   Toda una declaración de principios del libro El Candidato. Vida pública y privada de Daniel Scioli, escrito por el periodista platense Mariano Confalonieri, quien a lo largo de 250 páginas busca acercarse a quién es realmente el gobernador que quiere ser presidente: qué piensa y qué oculta detrás de sus latiguillos y sus modos políticos basados en evitar la confrontación y pronunciarse lo menos posibles sobre los debates más calientes.

Como lo declama la bajada del título, los ocho capítulos proponen un ida y vuelta entre la vida pública y la privada. Entre aquella que Scioli expuso a través de las tapas de las revistas y la televisión como parte del yet set vernáculo cuando era un motonauta exitoso, o la que montó sobre ésta como dirigente político con buena imagen. Y aquella que quedó detrás de escena, ya sea en la intimidad de su departamento con quincho en el Abasto y la casa en Villa La Ñata; o en la soledad de su despacho de la Gobernación, donde firma contrataciones directas o licitaciones supuestamente “a medida” para los amigos. E intenta aproximarse a los secretos de un hombre que se las arregló cual "hombre de amianto para" atravesar todas las crisis de su propio gobierno sin ver afectada su imagen.

O cómo ambos mundos se mezclan en el mismo escenario, cuando los personajes de la farándula aparecen en el de la gestión como amigos del poder que le dan al personaje una cobertura de “popularidad” que lo protege y catapulta. Aparecen ahí su relación con la modelo Karina Rabolini, las crisis que lo llevaron a la separación y la intimidad de la reconciliación, o la aparición de personajes como los hermanos Joaquín y Lucía Galán, Cacho Castaña, Emilio y David Hasselhoff, el bañero de la serie Baywatch. 

De entrada nomás, Confalonieri, periodista platense que pasó por el diario Hoy y ahora trabaja en la sección política de Perfil, describe la situación en la que el mandatario bonaerense intercedió para que el empresario Aldrey Iglesias, autoproclamado dueño de Mar del Plata, se quedara con la obra para remodelar la vieja terminal de micros de esa ciudad, después de haberlo favorecido con la resurrección del Hotel Provincial. Aquello es un botón de muestra del “Capitalismo de amigos” al que hace referencia el título del capítulo, en el que aparece un puñado de empresarios privilegiados. 

La lectura ágil del libro se potencia cuando bucea en la historia familiar de Daniel Scioli. La infancia y la adolescencia despreocupada en Villa Crespo, donde su padre José Osvaldo se convirtió en un próspero comerciante de artículos del hogar que llegó a ser un importante accionista del Canal 9 de Alejandro Romay.                                                 La relación con sus hermanos José y Nicolás.                                                                         El secuestro extorsivo que sufrió el primero de ellos en 1975.                                               Su irrupción en la farándula como soltero codiciado.                                                             Las carreras de lanchas y el accidente en el que perdió el brazo.                                           El reconocimiento de Lorena como hija extramatrimonial.                                                     Algunos momentos conocidos, otros no tanto, contados con los detalles que aportan el propio protagonista, en una entrevista con el autor, o su entorno más íntimo. 
Desde la primera página El Candidato está lejos de ser condescendiente.                          Y se vuelve una crítica sin contemplaciones al abordar la política de seguridad del Gobernador en el capítulo “El sheriff”, tal vez el más logrado.                                               La desaparición de Luciano Arruga en un episodio en la que efectivos policiales de La Matanza aparecen involucrados, es el disparador para desgranar en 40 páginas lo que el autor del libro considera una política basada en el “autogobierno” de la policía y la “mano dura”. 


Transita, en cambio, en arenas más movedizas sobre el final, cuando incursiona en los pasos de Scioli con el telón de fondo de la relación que el mandatario bonaerense tiene con el gobierno nacional y el kirchnerismo; y especula con lo que puede ser su futuro. Con un relato que se trasluce coyuntural, el autor asume el riesgo de perder actualidad en el corto plazo. Suele ocurrir con todos los libros periodísticos, pero se potencia cuando la historia sigue escribiendo sus capítulos más calientes después del punto final. 

No obstante, mantiene la actualidad que el personaje impone como posible candidato presidencial en 2015. Y se convierte por ello, tal como lo propone su contratapa, en un texto valioso, entretenido, con el sello potente que suelen llevar los anuncios urgentes. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Dr.Francisco Bénard »
La vida privada es la vida privada, pero todos recordamos Daniel que cuando se incendio tu departamento y murio el encargado te declaraste insolvente para no pagar. Pobre la familia del encargado. Seguramente no te votaran. franciscoambenard@gmail.com franciscoambenard@hotmail.com
Responder a este comentario »»
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
SÍ, LLORO POR TI ARGENTINA. Por Mario Vargas Llosa
EL DÍA EN QUE CRISTINA, ECHÓ A UN MILITAR POR SER CATÒLICO .
Dejen de mentir, y crear una incertidumbre inexistente. Alberto Fernandez . . .
¿Quién es Roberto Gallardo, el juez enfrentado con el macrismo?
EL JUEZ GALLARDO. OTRA MÁS Y VAN . . . AHORA . . .
 

RadiosNet