Hoy es martes 16 de julio de 2019 y son las 20:33 hs. “Queremos evitar que Nisman vuelva a morir”. Que los jueces cumplan con la Justicia, o que la Justicia alcance a los Jueces.

21 de noviembre de 2015
BATALLA POR LA SOBERANÍA: COMBATE DE LA VUELTA DE OBLIGADO
La violación de nuestra soberanía nacional por nuestro enemigo secular, la Gran Bretaña, en ese entonces aliada del imperialismo francés, agredieron sistemáticamente a lo largo del siglo XIX al noble pueblo argentino que supo responder con hidalguía y coraje al deseo imperialista de usurpar las ex colonias del Reino de España, ambición que fue repetidamente desbaratada por esa noble raza de valientes

BATALLA POR LA SOBERANIA:                                     COMBATE DE LA VUELTA DE OBLIGADO

La violación de nuestra soberanía nacional por nuestro enemigo secular, la Gran Bretaña, en ese entonces aliada del imperialismo francés, agredieron sistemáticamente a lo largo del siglo XIX al noble pueblo argentino que supo responder con hidalguía y coraje al deseo imperialista de usurpar las ex colonias del Reino de España, ambición que fue repetidamente desbaratada por esa noble raza de valientes que no admitieron, bajo ningún punto de vista ser avasallados por una potencia extranjera y caer en el vasallaje de la piratería inglesa, caso único en la época porque la agresión conjunta anglofrancesa, no resistida en ningún punto del globo, permitió a las potencias coaligadas abrir el Africa, la China, el Japón y crear dos de los mayores imperios conocidos fracasó en el Plata.                                                                                     Bajo la dirección de Rosas, la Argentina mostró una fuerza sorprendente que asombró al mundo por su valor, su coraje y por su arraigado sentimiento de pueblo libre, que no admitió tutoría alguna impuesta por la sinrazón de las armas.

La epopeya de la emancipación, sin ayuda de nadie, se repitió en la quinta década del siglo, y San Martín escribió al caudillo que su lucha era de tanta trascendencia como la que había librado contra los españoles.

Inglaterra sufría las consecuencias de la Revolución Industrial, creadora de la desocupación y el empobrecimiento de las clases obreras, según Federico Engels, en su libro de 1844.                                                                                                                             Por eso Inglaterra desplegó una acción expansionista que le dio un imperio colosal que vimos desaparecer en nuestros tiempos.

La situación era más acuciante para Francia. Hispanoamérica era civilizable, pese al retroceso de esos gauchos que viven a caballo y sin camisa, hijos degenerados de los héroes de la conquista española, que casi ya no tienen de cristianos sino el nombre y de hombres la forma únicamente, según el criterio inglés y francés.

El bloqueo del puerto de Buenos Aires y de todo el litoral argentino fue decretado el 28 de marzo de 1838. Rosas se manifiesta encantado de que el cónsul inglés y el almirante francés de den al país la ocasión de INMORTALIZAR EL NOMBRE ARGENTINO.

Rosas mantiene en el Uruguay un ejército de 10000 hombres que eran auxiliares de Oribe; según los europeos, ese ejército constituia una amenaza para la independencia uruguaya, cuando en realidad la defendías de la codicia imperialista.                                 Los europeos nos reconocen todos los derechos de soberanía que nos habían legado, caso único en la época.

La Argentina de Rosas mostró una fuerza sorprendente.

En enero de 1845, Rosas ordena el bloqueo absoluto de Montevideo; la defienden 409 orientales, 118 negros y 2000 extranjeros de los cuales 1554 son franceses.

El 2 de agosto los ingleses se apoderan de la escuadrilla argentina al mando del almirante Brown; el 17 de agosto, Rosas ordena ejercicios militares.

El 27 de agosto la escuadra invasora ataca Colonia. Garibaldi con la legión italiana de 600 hombres, reforzada con 300 libertos orientales, Colonia y Gualeguaychú fueron saqueados por el “Chacal de los Tigres anglofranceses”.

El 30 de septiembre fue saqueado Paysandú, y a fines de octubre cae sobre Salto.           En noviembre el río Uruguay, y de Salto al sur queda ocupado por los buques de Garibaldi.

El 17 de septiembre Rosas ordena romper relaciones con Inglaterra y Francia.               El 12 de octubre Ousseley y Deffaudis  ocuparían el Paraná para contactarse con el general Paz; dueños del Paraná y del rio Uruguay, reconocerían al Paraguay y erigir estados independientes de Entre Ríos y Corrientes.                                                               Se supo en Buenos Aires que buques norteamericanos, sardos, hamburgueses y dinamarqueses se alistaban en la expedición

DEFENSA DEL RIO PARANA

Desde 1844 Rosas preparaba la defensa del rio Paraná, la principal fortificación estaba en la Vuelta de Obligado, de 700 m. de ancho, y el general Mansilla tendió de costa a costa sobre 24 lanchones tres gruesas cadenas, la defendían cuatro baterías: la Restaurador Rosas, al mando de Alvaro Alsogaray, y la General Brown, por Eduardo Brown; a nivel del río, la General Mansilla, dirigida por Felipe Palacio y la batería Manuelita, por Juan Felipe Torne.

Detrás de las baterías, 2000 hombres entre fuerzas de línea al mando del coronel Ramón Rodriguez, del Regimiento Patricios.                                                                      Los cuerpos rurales, mandados por Facundo Quiroga (h).

1845. La flota inglesa y francesa pretendió romper la soberanía argentina sobre el río Paraná y comercializar productos manufacturados en Corrientes y Asunción.                     Rosas ordena impedir la invasión, construyendo un obstáculo mediante el tendido de cadenas, sobre botes obstruyendo el río Paraná en la Vuelta de Obligado. Rosas encomendó al general Lucio Mansilla, héroe del Ejército de los Andes, que presentara batalla con 2000 soldados.

20 de noviembre. A las 8.30 hs. Los extranjeros empezaron el avance, el general Mansilla arenga a la tropa: “ALLA LOS TENEIS. CONSIDERAD EL INSULTO QUE HACEN A LA SOBERANIA DE NUESTRA PATRIA AL NAVEGAR SIN MAS TITULO QUE LA FUERZA, LAS AGUAS DE UN RIO QUE CORRE POR EL TERRITORIO DE NUESTRO PAIS. ¡PERO NO LO CONSEGUIRAN IMPUNEMENTE! TREMULA EN EL PARANA EL PABELLON AZUL Y BLANCO, Y DEBEMOS MORIR TODOS ANTES QUE VERLO BAJAR DE DONDE FLAMEA.”      La banda de Patricios empezó los compases del himno coreado por todos ¡Oh juremos con gloria morir!

Al conocer la declaración del bloqueo, San Martín escribió a Rosas, desde Nápoles, el 11 de enero de 1846, ofreciendo “sus servicios, que aunque reconozco serían inútiles sin embargo demostrarían que en la injustísima agresión y abuso de la fuerza de la Inglaterra y la Francia contra nuestro país, éste tenía aún un viejo defensor de su honra e independencia. Al informarle Guido la resistencia en el Paraná le responde el 10 de mayo: “Ya sabía la acción de Obligado; ¡qué iniquidad! De todos modos, los interventores habrán visto que los argentinos no son empanadas que se comen sin más trabajo que abrir la boca.”

El historiador brasileño, Pedro Calmon, describe el estado del continente en 1845.          “Por el error extranjero se convirtió en el mayor criollo sudamericano.                             Hacia él, toda la América del Sur volvía su mirada conmovida.                                          Se necesitaron una espada para combatir el intruso, lo convocarían a él, el Caballero de la Pampa.

La estatura titánica del dictador argentino proyectaba una sobra extensa en el continente: tras los navíos del bloqueo tremolaba en el aire su poncho punzó.    

Desafiaba a las potestades del mundo.”

El general San Martín, en su testamento dado en París el 23 de enero de 1844, dejaba como heredera a su hija Mercedes de Balcarce, y hacía diversas mandas: entre ellas, “el sable que me ha acompañado en toda la guerra de la independencia de la América del Sur le será entregado al excelentísimo señor general de la República Argentina don Juan Manuel de Rosas como una prueba de satisfacción que como argentino he tenido al ver la firmeza con que ha sostenido el honor de la República contra las injustas pretensiones de los extranjeros que trataban de humillarla.”

M.A.CORVALAN

 



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Dr.Francisco Bénard »
San Martin era muy inteligente, decidió morir en Francia donde residen sus restos mortales en Grand Bourg. Mi padre el Coronel Francisco Enrique Bénard Calviño fue Agregado Militar en Paris, fue condecorado por el Presidente Charles de Gaulle, me regalo una copia de las llaves del mausoleo que guardan sus restos mortales. Por cierto es mucho mas humilde que el de Carlos Nestor Kirchner.Mis abuelos vivieron en Paris muchos años, mis padres vivieron 8 años y yo vivi tres años.Aprendi muchas cosas sobre todo mirar a la Argentina desde el norte, lo que me ayudo a mi a encontrar al Sur, motivo por el cual un día me fui al Africa del Sur para armar mi Proyecto Sur-Sur. franciscoambenard@gmail.com franciscoambenard@hotmail.com
Responder a este comentario »»
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
Con un gran desfile militar terrestre y aéreo, el Ministerio de Defensa celebrará el Día de la Independencia
REUNIÓN HEMISFÉRICA CONTRA EL TERRORISMO.
El Ministerio del Interior lanzó otra convocatoria del Programa Mejor Hogar Materiales para todo el país
MINISTERIO DE SEGURIDAD . Decreto 439/2019
El rol de la agricultura en el cambio climático.
 

RadiosNet