Hoy es sabado 11 de julio de 2020 y son las 04:56 hs. Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

27 de diciembre de 2015
MENSAJE A LA JUVENTUD ARGENTINA. Por Mario Corvalan
Hemos, pues, de crear el espíritu nacional, acrecentar su poderío, mejorar en todos los órdenes de la existencia y entregar la antorcha de la fe patriótica a las nuevas generaciones de hombres y mujeres que se vayan sucediendo, forjados al calor de estos principios nacionales en la fragua de la lucha y el sacrificio, en la forja de la renunciación.

MENSAJE A LA JUVENTUD ARGENTINA .                                             Por :  MARIO  Corvalan.

Queremos una conciencia nacional para nuestra juventud hispanoamericana, y especialmente a la juventud argentina, como unidad de destino común;
no olvidemos ni por un instante, que Argentina tiene el ineludible deber de ser libre, estar unida, formar un frente común responsable ante el mundo;
tener sentido de Patria Independiente, soberanía propia, conciencia nacional, y efectuar una renovación nacional que desarticule los goznes de la monstruosa máquina que aprovisiona el alma argentina y convierte esos hombres y mujeres en autómatas al servicio de un estado industrial ajeno a la verdad moral, espiritual, anímica y de ideologías foráneas que ya fracasaron en los países que lo originaron.
 
El Estado Argentino ha de ser un Estado Nacional, Católico, también de justicia social cristiana e hispánico; no debemos querer los intereses económicos ni políticos de ningún otro estado anglosajón, o no anglosajón, que no sea el Estado Argentino Nacional y patriótico.                                                                                                                   No debemos servir los intereses de ninguna revolución internacional, del contenido que sea.
Hemos de servir a nuestros propios intereses, los argentinos, los hispanoamericanos, integrados en la Comunidad de naciones Hispanoamericanas, componentes de un panhispanismo supranacional.
 
MORAL NACIONAL
 
Si no existe una moral de índole marcadamente nacional, porque no hay conciencia de Nación, espíritu de nación, contenido vital de Nación, habremos vuelto a caer en lo fundamental: en la urgente, imperiosa necesidad de crear la Nación histórica y moral, anímica y espiritual que precisamos tener.
Habida la Nación es imprescindible poseer una MORAL NACIONAL junto a esa conciencia también nacional.
¿Y qué es una moral nacional?
Pues es sentirse, saberse, reconocerse y proyectarse como argentinos.
Es ser argentinos, y ser argentino implica una condición de moral ciudadana que no puede estar atada en ningún momento a ningún otro interés que no sea el interés nacional de la Argentina.
El servicio a una moral nacional, y su aceptación es lo que nutre la existencia histórica de las grandes patrias. Ha sido en los períodos o etapas en lo que esa moral se ha visto abandonada, cuando los pueblos han caído en la degradación y su esclavitud, ya que entonces se rompe su existencia, se debilita su voluntad histórica de vivir, y en tal coyuntura, siempre ha de sobrevivir la subordinación económica y política a otras potencias, intereses y política de otros pueblos extranjeros.
Pero la moral nacional es siempre resultado de una moral individual de cada persona, que debe cuidar con celo en grado sumo y extremo, su conciencia y su moral, para transmitir esa moral el resto de sus conciudadanos y compatriotas.
Es una obra de equipo, de colectividad, de comunidad social.
 
SENTIDO HISTORICO
 
El pueblo que pierde su sentido histórico pierde el rumbo de su existencia.
 
La Argentina tiene una historia magnífica, tanto en su período o etapa virreynal como en su nueva etapa emancipadora.
Nunca fue colonia de nadie, y menos aún de España.
Fue una parte integrante del territorio nacional de España en América.
Con una formación religiosa católica, y un espíritu combativo nacional.
Argentina supo rechazar a la invasiones inglesas, y a la agresión franco-inglesa.
Supo conservar su sentir histórico, supo vivir conforme a su condición de Nación nacida de acontecimientos históricos contrarios a toda extranjería.
Argentina tiene fuerza moral para reivindicar su pasado histórico proyectándolo en un presente prometedor, esperanzador, con fuerza integradora, de firme grandeza patriótica.
El glorioso pasado histórico argentino, cuando todos, españoles de la península, y argentinos rivereños del gran río de la Plata éramos uno mismo en la defensa de la integridad territorial.
No debe ser olvidado por la juventud de hoy, que parece haber perdido aquellos bríos y aquel arresto que caracterizó al nativo criollo contra el hijo de la Pérfida Albión.
No así los héroes militares de la guerra recuperadora de la Patria Malvinas;
no así los que murieron por Dios y por la Argentina en su bravo empeño en recuperar lo que es argentino.
Esos son los ejemplos y modelos a seguir por una juventud que tiene que volver a ser, en su totalidad, argentina, patriota, nacional y católica, si queremos triunfar sobre nuestros numerosos enemigos.
No es la Patria fruto de una generación, ni de una clase o grupo de hombres.
 
Pertenece a muchas generaciones, a muchos hombres y mujeres, a un destino que está enraizado en lo universal.
Por ello, nuestro espíritu de sacrificio ha de llevarnos a no aceptar como previo de nuestros desvelos y esfuerzos, el uso privativo de la nación por una clase social o partido político, cuando éste deber es de todos los patriotas `por igual, es decir, de la Nación.
Hemos, pues, de crear el espíritu nacional, acrecentar su poderío, mejorar en todos los órdenes de la existencia y entregar la antorcha de la fe patriótica a las nuevas generaciones de hombres y mujeres que se vayan sucediendo, forjados al calor de estos principios nacionales en la fragua de la lucha y el sacrificio, en la forja de la renunciación.
La Nación es un bien en usufructo no privativo de nadie en particular.
Aprovecho la oportunidad para saludar muy cordialmente a todos mis compatriotas en estas fiestas de Navidad y Año Nuevo, y brindemos por la felicidad y grandeza de la Patria.
 
M.A.CORVALAN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
Argentina 2020 . . .
Recordamos a un Verdadero Grande . . .
La agroindustria cervecera se consolida . . .
El Ejército Argentino comenzó . . .
CONICET
 

RadiosNet