Hoy es domingo 25 de agosto de 2019 y son las 09:29 hs. “Queremos evitar que Nisman vuelva a morir”. Que los jueces cumplan con la Justicia, o que la Justicia alcance a los Jueces.

7 de enero de 2016
Boulogne Sur Mer: mi sueño y mi perdón .Lic. Gastón Vigo Gasparotti.
Es inexplicable. La gran mayoría no quiere nuestra historia, no valora nada, no le importa quienes fueron ni qué hicieron por la Argentina, nuestras tumbas gloriosas. No desean recordarlas, les molestan, porque los cuestionan. Han decidido desmemoriarse para siempre. Viven el hoy, el placer inmediato; no les interesa saber de sufrimientos, de ideales, de proezas. Han sustituido la historia por la memoria. Difunden un relato, no la verdad.

Boulogne SurMer:    mi sueño y mi perdón 

 

 Es la segunda vez que iba hacia allí.

Yo, un simple ciudadano de pie,  uno más del montón de mi incomprensible país, de esos que se angustian con lo que ya a nadie conmueve- sentí   nuevamente la necesidad de estar en el sitio más alejado,  menos visitado y más cruel.                                                                                                             Sí, ese. No exagero.                                                                                                                                        Es el que representa el exilio inmerecido y el que refleja la ingratitud de sus contemporáneos, que, dándole la espalda,  lo condenaron a un destierro doloroso,  en el peor de los olvidos.                           No pude entender jamás a aquellos desagradecidos del siglo XIX, pero mucho menos puedo entender, que aún hoy, seamos como somos.                                                                                               No sé por qué nos comportamos así los argentinos.                                                                                     Es inexplicable. La gran mayoría no quiere nuestra historia, no valora nada, no le importa quienes fueron ni qué hicieron por la Argentina, nuestras tumbas gloriosas.                                                       No desean recordarlas, les molestan, porque los cuestionan. Han decidido desmemoriarse para siempre. Viven el hoy, el placer inmediato; no les interesa saber de sufrimientos, de ideales, de proezas. Han sustituido la historia por la memoria. Difunden un  relato, no la verdad.                           Seamos sincerosde una buena vez: damos pena, ni siquiera lástima, porque ya nadie nos tiene compasión, y así nos va. 

¿Tiene sentido, entonces, reflexionar sobre San Martín y la casa donde dio su último suspiro?         Sí, aún remando contra la corriente. Tenemos una inmensa necesidad de salir del abismo moral en el que hemos caído.                                                                                                                                             Es por ello, que te pido lector,  que nos concentremos en lo que viví ayer,  en Boulogne Sur Mer, cuando llegué a  la dirección indicada. 

Habrá sido una hermosa propiedad, pensé;  pero ya no logro verla así, ya que observo signos notables de abandono en su fachada, que cuando estuve en julio del 2013,    quizás emocionado por la situación, me parecieron irrelevantes y leves.                                                                                         ¡Qué hicimospor Dios! La vergüenza se apodera de mí, esta es la impresión que reflejamos en el mundo.                                                                                                                                                               Pienso en él. ¿Porqué tan pocos fueron a visitarlomientras vivía aquí?                                                     ¡Qué lejos estaba de su añorada patria!  Golpeo la puerta suavemente, como si siguiera viviendo ahí. ¡Cuánto daría porque fuese usted,  aún anciano y dolorido, que me diera la bienvenida! Asomándome a la ventana, oigo unos pasos.                                                                                               Vuelvo a ubicarme en frente de la puerta.                                                                                             Tenso, firme, serio, escucho el ruido de la llave, abriendo el ingreso a una página negra de nuestra historia.                                                                                                                                                             Sale un hombre de 45 años y extiende su mano para saludarme.                                                           Veo en él un Granadero, un compañero de batallas de Don José.                                                           Me estaba esperando, ya me lo había anticipado por correo electrónico, cuando me contó que el museo cerraba en el mes de enero, pero que de todos modos, si le confirmaba la hora, aguardaría mi llegada, “ya que es un honor poder recibir a un admirador del Padre de la Patria”.                                 Es cordobés, es militar, es un patriota que se ha venido con los suyos hace unos meses, para ser el conservador oficial del inmueble.   Sus ojos señalan que no desea ser un conservador más que pasará dos años allí.  Es distinto, ya lo comprobaría.                                                                               Víctor Jatuf, este exiliado voluntario que custodia conprofundo  amor un patrimonio despreciado, acepta mi petición de iniciar el recorrido por la habitación que más suele gustarme,   aquella que contiene la biblioteca del hogar.                                                                                                               Miro los libros, leo sus títulos, a muchos los he disfrutado en la soledad de mi cuarto.                           No es sólo su biblioteca personal, alberga también los tomos de los que han escrito sobre él después de su muerte.   Al verlos siento que mi sueño está vivo, nunca lo ha estado tanto.                                 He venido justamente con mi obra,“San Martín: ¿está hoy la patria en peligro?,   a dejarla aquí, como lo había prometido cuando la comencé hace seis años.                                                                   En la sala contigua de donde estoy, visualizo un cuadro que lo representa victorioso después de los triunfos en suelo chileno, y me pregunto: ¿habrá sido cruel, nostálgico,  recordar todas las mañanas lo que había sido, lo que había hecho?  ¿Habrá pensado en sus batallas?  ¿Habrá soñado con volverlas a pelear?   Quizás no.  Quizás vivió el resto de su vida, con la pesadilla de llevar en su conciencia la muerte de miles de hombres, que acompañándolo valientemente se entregaron en alma y cuerpo a la causa americana.  No quiero pensaren eso;me revuelve el estómago. 

Subimos a la segunda planta, en donde se encuentran las armas, las  obras de arte y los uniformes de la época de la guerra de la independencia. La intención es ubicar a los extranjeros en ese  contexto, intuyo.  ¿Es aquello lo que me llama la atención, que me quedo estupefacto y ensilencio?No. Hay algo más que lo provoca, es algo curioso. Los colores de las paredes no son iguales a las que he estado contemplando  abajo. ¿Estarán refaccionándola? Uno puntos y caigo en la cuenta, que este maravilloso ser humano que guía mis pasos por la  vivienda, la ha estado pintando en soledad, tratando de ponerla en condiciones. Tengo un nudo en la garganta. ¡No tiene más ayuda que la de su familia!  Mis ojos se ponen vidriosos:  a él también lo hemos abandonado, pero no le importa, parece.       Lo hace por su héroe inmortal– además de por su padre, que se iba a dormir cada noche, leyendo unas hojas de la obra de Mitre -y no se detendrá hasta verla relucir como cuando en 1848, este se fue avivir allí.  Comprendo muchas cosas ahora, Víctor: tu mirada perdida cuando te mencioné mi primera impresión del deterioro observado,  la razón de las brochas que se dejaban ver tras una de las puertas,  los techos descascarados,    los alambres que sostienen las persianas, el ascensor que no funciona por lo que ningún anciano puede conocerla habitación que más toca las fibras sensibles, que es donde dormía Mercedes y donde su padre,  aquel que también todos llamamos así,  falleció  .No tenemos perdón. ¿En qué nos hemos convertido?  

No lo niego, me toca el alma escribir sobre San Martín,sobre ese gigantesco Libertador sudamericano, que rompiendo las cadenas de la esclavitud de tres países, murió ciego y olvidado, en una pequeña localidad del viejo continente.  Solamente dos grandes hombres de nuestra historia lo visitaron durante su exilio de 26 años:  Alberdi y  Sarmiento.  No he encontrado registro fotográfico de que haya ido algún presidente del siglo XX,  aunque se presume,  por una placa que hay en el patio de honor y por los escritos de su embajador de entonces, que  fue Raúl Alfonsín,  en 1985.    Nadie más.         Es inadmisible.                                                                                                                      ¡No podemos seguir degradándonos de este modo!                                                           ¡Reaccionemos! 

      

¿Habrá llegado el momento determinar con esta ignominia?  ¿Volverá a relucir y brillar el sitio en donde se apagó su vida o seguiremos bofeteando al difunto ilustre?                                                         Sólo un hombre puede modificar nuestra suerte,  y con el respeto que me merece su investidura, le pregunto:  ¿acabará usted,  Presidente Mauricio     Macri, con esta nefasta tradición, que señala que jamás la autoridad máxima de la República Argentina,  estuvo presente un 17 de agosto en Boulogne SurMer,  recordando con honor, a quiennos dio la libertad que hoy disfrutamos?  

Finalmente, les cuento que al despedirme de Víctor,  decidí ir hacia el monumento que lo recuerda en esta ciudad, y cuando lo vi bajo una lluvia torrencial,  corría congojado en dirección a él, para tenerlo frente a frente, en absoluta soledad. Mirándolo, me sentí el portador de palabras que no son mías, sino de todos:“perdonanos, te hemos traicionado”.  Este último punto colocado, está mojado por una lágrima que me recuerda el dolor de la ingratitud de la que fui testigo.                                       Ojalá esa noticia  que anhelo y con la que soñaré todos los días del presente calendario, me dé la sonrisa que en los primeros días del año,  me fue negada. 

Lic. Gastón Vigo Gasparotti. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                                                                        

 



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Dr.Francisco BénardT »
Tengo una fotografía de mi padre el Coronel Francisco Bénard Calviño cuando era Agregado Militar en Francia rindiendo homenaje en la tumba del General San Martin en Boulogne Sur Mer. De recuerdo le dieron las llaves del Mausoleo que guarda los restos del Padre de la Patria.
Responder a este comentario »»
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
SÍ, LLORO POR TI ARGENTINA. Por Mario Vargas Llosa
EL DÍA EN QUE CRISTINA, ECHÓ A UN MILITAR POR SER CATÒLICO .
Dejen de mentir, y crear una incertidumbre inexistente. Alberto Fernandez . . .
¿Quién es Roberto Gallardo, el juez enfrentado con el macrismo?
EL JUEZ GALLARDO. OTRA MÁS Y VAN . . . AHORA . . .
 

RadiosNet