Hoy es domingo 25 de agosto de 2019 y son las 02:53 hs. “Queremos evitar que Nisman vuelva a morir”. Que los jueces cumplan con la Justicia, o que la Justicia alcance a los Jueces.

10 de enero de 2016
LA ARGENTINA ESTAFADA. Por CÉSAR ARTIGAS·, 10/ 01/ 2016
Todos hemos creído que a partir del 10 de diciembre del 2015 se acabaría la inflación en la que nos tenía sometido el anterior Régimen. Todos nos equivocamos. Si alguien cree que la inflación va a disminuir, se equivoca nuevamente. La herencia es grande y trae un largo arrastre que no será fácil “domar”.

LA ARGENTINA ESTAFADA
CÉSAR ARTIGAS                    DOMINGO, 10 DE ENERO DE 2016
 

 

   

Seguramente hoy todos estamos esperando un cambio. Este no se dará en forma mágica.                                                                           No depende solamente del nuevo presidente ni de su equipo. Hay demasiado por hacer.                                                                       Todos hemos creído que a partir del 10 de diciembre del 2015 se acabaría la inflación en la que nos tenía sometido el anterior Régimen.                                                                                                                                                                                                                   Todos nos equivocamos. Si alguien cree que la inflación va a disminuir, se equivoca nuevamente.                                                               La herencia es grande y trae un largo arrastre que no será fácil “domar”.

Hace cuatro décadas un economista de renombre me dijo que “la inflación es el aumento sostenido en el nivel general de precios”. Muy bueno, ¿pero qué es esto? ¿cómo se entiende? Esto significa simplemente, que por algún motivo, todos los precios suben. Lo que no quiere decir que todos suban de la misma forma y manera, algunos suben más y otros menos. Y los que suben, no vuelven a bajar. Esto es así, y cualquier eventual baja que ocurriera, es simplemente transitoria o especulación política, tal la baja de las naftas de enero del 2015. ¿Y porqué suben los precios? La inflación, a pesar de las opiniones de pocos “economistas populistas” (caso Axel Kiciloff y Felisa Miceli), es un fenómeno netamente monetario, pero no esencialmente monetario. Existen otros factores como la confianza que ayudan o perjudican al mercado. Si el pueblo confía, no especula, si no confía, busca como resguardarse del desmanejo económico. O sea que es consecuencia directa de la emisión monetaria que dispone el Estado Nacional para poder afrontar su déficit fiscal que se incrementa a diario por la cantidad de prebendas sociales que otorga, por subsidios, por medidas populistas, por el incremento desenfrenado de la planta de empleados para tapar parcialmente la desocupación, por la falta de capacidad para controlar los gastos existentes y por los absurdos compromisos que se asumen a diario sin pensar las consecuencias, y especialmente por la falta de ingresos genuinos que se produce por la mala política de exportaciones al descuidar las economías regionales. No advierten que toda conquista social que logran u otorgan a los gremios o a diversas ONG, se pagan ineluctablemente con más impuestos o más inflación derivada de la emisión monetaria. Es así. No hay otra explicación ni otro camino. Bien, hoy hay inflación. ¿cómo la freno? Imposible pensarlo por ahora. Esto tiene cola y arrastre. La emisión produce el aumento de la Base Monetaria. Y la base monetaria el aumento de la inflación. ¿y qué es la base monetaria? La base monetaria es la cantidad de dinero en poder de la gente, es decir los billetes y monedas en poder del pueblo. Y si todos los meses yo emito billetes por un 30 % de la base monetaria, no hago otra cosa que echar nafta al fuego, y jamás podría pretender que la inflación sea menor al 30 %. Pero lo grave es que el 30 % de este mes será siempre menor que el 30 % del mes siguiente. Y así sucesivamente. A todo lo que he expuesto hasta acá, hay que agregarle el famoso Efecto Multiplicador que tiene el dinero. ¿qué es esto? Es fácil entender. Todo esto es fácil entender pero medio complicado manejar o disminuir. Te explico. Casi la mayor parte del dinero está depositada en bancos, salvo aquella porción que cobran los particulares y en forma directa compran moneda extranjera. Tampoco están en los bancos el dinero de los particulares que guardan en sus bolsillos para las erogaciones diarias o algunos por temor a los organismos recaudadores o para reservas inmediatas para determinadas situaciones, a más del dinero llamado “negro”, que es aquél que se tiene en forma evasiva, logrado por sobreprecios u operaciones “non santas.” Sigo. Cuando vos depositas por ejemplo $ 1.000 en un banco, ese banco lo presta o trata de hacerlo en forma inmediata. A su vez vos hacés pagos con ese dinero emitiendo un cheque, y quien lo recibe posiblemente hace sus comprar o paga sus deudas con ese mismo dinero. Si lo pensás, ese importe está en tu cuenta, en la cuenta de depósitos del banco, en la cuenta de quien lo recibió como préstamos, en poder de quien vos pagaste y en poder de quien el que vos pagaste pagó. ¿se entiende? Estaría en poder de cinco personas y no hubo movimiento físico alguno, salvo el movimiento de los bienes y servicios comercializados. Sé que es una explicación demasiado ligera, pero la realicé así para que se entienda el fondo de la trama multiplicadora del dinero y los efectos inflacionarios. Y lo grave de esto es que las consecuencias de la emisión monetaria y del efecto multiplicador se tienen o producen a partir del cuarto, quinto o sexto mes, por lo que no es difícil deducir que la emisión de noviembre de 2015 comenzará a hacer estragos entre marzo y abril de 2016. Y si lo pensás un poco, el efecto multiplicador significa que emitiste una determinada cantidad pero esa misma cantidad es como si hubieras emitido cuatro o cinco veces la misma, quizás más, por el mismo efecto multiplicador. Por más medidas que pretenda tomar el actual gobierno, la escenografía no cambiará. Y con esto no estoy justificando eventuales buenas y/o erradas medidas que se pudieran tomar, sino que estoy simplemente diciendo que por más que hagan lo que hagan, lo que pase en abril es consecuencia directa de lo que hizo la anterior administración, que podrá agravarse o morigerarse de acuerdo a los caminos y medidas que se tomen. Tampoco se piense que las que llamo “determinadas medidas” podrán ser auspiciosas dado que el arrastre y los “compromisos sociales” asumidos desenfrenada e irresponsablemente no podrán quitarse ni sacarse por un largo tiempo, con la gravedad de que muchos beneficiarios de los millones de planes y subsidios se acostumbraron a vivir sin la ética del trabajo, y les es más fácil ir a cobrar todos los meses y dedicar su tiempo a otras actividades, a descansar o realizar actividades particulares santas y de las otras. Lo que me lleva a pensar que todo el caos de prebendas sociales sólo se solucionará, en parte, cuando el Estado haya logrado que existan fuentes genuinas de trabajo para todos, es decir, que haya pleno empleo, y se pueda festejar la nueva forma de medir los planes sociales, los que deberían medirse por la cantidad de personas que no los necesitan y dejan de utilizarlos y no por la cantidad que se otorgan, como lo mostraba con éxito la anterior administración. No me opongo a los planes sociales, pero si a su abuso y uso indiscriminado y político por parte del poder. Por ello hay que hacer un verdadero análisis y trabajo de campo para determinar su verdadera dimensión y necesidad. Bueno, traté de que a mi criterio, puedas entender algo de la inflación, del caos actual y de que sepas que no hay soluciones mágicas, al menos por ahora. Hay que esperar desgraciadamente, y saber que para ordenar la economía es necesario un costo social y otro político. Hubo un rédito político que se lo llevó el gobierno que a Dios gracias caducó el 10 de diciembre de 2015. Es este mismo gobierno el que debería haber asumido el costo social que será pagado indefectiblemente por las clases sociales de menores recursos, y es el actual gobierno el que deberá poner la cara y ser acusado de estar medrando en contra de los carenciados y humildes, situación de que por lo menos el 50 % de la población no entiende, unos por ignorancia y otros por conveniencia. Estamos en un caos inflacionario y en otro social. Ambos sin solución inmediata. A esto agregale la inseguridad, el narcotráfico, la calamitosa salud, el estado de los hospitales, la falta de reservas, el inmoral endeudamiento recibido, tanto interno como externo, las fundidas economías regionales, el estado calamitosos de las obras públicas, los mal llamados fondos buitres, la inmoral venta de dólares a futuro, el siniestro endeudamiento a corto plazo y a tasas elevadas, la super población de empleados estatales, la pésima educación que reciben los menores, los negocios y negociados a que se acostumbraron los funcionarios de segunda categoría y los proveedores, nacionales e internacionales, las golpeadas exportaciones, la falta de insumos, la falta de fuentes laborales, las leyes aprobadas por instrucciones de la anterior y corrupta administración para su conveniencia, y etc etc, lo que te hace ver que hoy, Argentina se encuentra prostituida. Se lo agradezco en forma personal a los 12 años más corruptos de la Patria.
Todo fue una mentira, todo un triste y obsceno relato. Yo me siento tan argentino como el que más, pero también me siento un estúpido. Doce años pretendieron hacerme creer una verdad que sólo un grupo grande de beneficiarios aplaudía y otro grupo de obsecuentes e ignorantes acompañaban, algunos por un choripán y otros por un plan o beneficio. Argentina agoniza, Argentina se muere. No se trata de la suerte individual de cada uno, se trata de la Nación que decimos amar y gracias a la cual tenemos un lugar en el mundo, la Nación que nos dio una historia, un lenguaje, costumbres, cultura y un modo de ser. La Nación que siempre nos llenaba de orgullo. Hoy es una Nación enajenada, quebrada, adulterada en su cultura, envilecida, saqueada por sus gobernantes, por sus sindicalistas, por los políticos y por la "Patria Financiera". Es una Nación sin soberanía. Es una Argentina estafada, con industrias desmanteladas, con economías regionales fundidas, con presidentes, senadores y diputados corruptos, llena sus calles de mendigos, con una Justicia cómplice, con el narcotráfico que ha copado todos los estratos sociales, con los eternos amigos del poder vendiendo sus influencias y quedándose con todos los negocios y negociados, con una niñez empujada al delito y a la prostitución, con ancianos abandonados y desamparados, con una policía que encabeza y participa de todos los ilícitos, con una lastimosa educación, con una salud pública destruida, con una clase media sumida en la depresión y una sociedad prostituida. Y ante ésta tremenda tragedia terminal tuvimos un gobierno populista incapaz que nos resignó al vasallaje, al pillaje y a la miseria, privilegiando (una vez más) sus intereses personales, sus intereses partidarios y al capital financiero.
Hoy Argentina se muere asesinada por una siniestra conspiración de ignorancia, soberbia, codicia, traiciones y humillación moral, porque quienes la asaltaron en un abordaje sin precedentes, se propusieron salvarla con las mismas recetas y personajes siniestros de siempre, urdiendo alquimias fraudulentas que destruyeron dos mil años de civilización. Debemos volver a los valores que provienen de nuestra cultura, aquellos valores basados en la libertad, justicia, civilización y grandeza. Volver a las bases sobre las que se organizó la Argentina. El pueblo argentino lleva en sus entrañas esos valores que nos destacan como Nación, y hoy está en juego justamente esa misma Nación, y salvarla es nuestra obligación, que sólo se podrá lograr con una política revolucionaria. Los fundadores de la Patria afrontaron una gesta con una Nación casi inexistente, despoblada y colonial, y supieron enfrentar a las potencias europeas (salvando todas las traiciones y traidores). Lucharon, murieron y vencieron. Así nació nuestra Patria. Hoy debemos ser capaces de afrontar una nueva gesta heroica para que una de las naciones más hermosas de la Tierra no vuelva a ser destruida por los "iluminados" y corruptos. Debemos salvar a Argentina para que no desaparezca como Nación, debemos salvarla para que no sea convertida en un lugar, cuyo nombre no se quiera recordar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Dr.Francisco Bénard »
Que cierto es el titulo de esta nota LA ARGENTINA ESTAFADA. HAY QUE PONERLO CON MAYUSCULA
Responder a este comentario »»
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
SÍ, LLORO POR TI ARGENTINA. Por Mario Vargas Llosa
EL DÍA EN QUE CRISTINA, ECHÓ A UN MILITAR POR SER CATÒLICO .
Dejen de mentir, y crear una incertidumbre inexistente. Alberto Fernandez . . .
¿Quién es Roberto Gallardo, el juez enfrentado con el macrismo?
EL JUEZ GALLARDO. OTRA MÁS Y VAN . . . AHORA . . .
 

RadiosNet