Hoy es miercoles 23 de octubre de 2019 y son las 13:41 hs. “Queremos evitar que Nisman vuelva a morir”. Que los jueces cumplan con la Justicia, o que la Justicia alcance a los Jueces.

17 de enero de 2016
El dolor de hoy es parte de la felicidad de entonces . Gaston Vigo Gasparotti.
¿Qué hemos hecho por la Argentina? ¿Vivimos sólo para nosotros y nuestra familia? ¿Combatimos la inseguridad, la corrupción,la pobreza, la falta de unidad y patriotismo?
Tantas veces lo he preguntado, recibiendo sólo como respuesta: “No es nuestro deber…; es el de los políticos, de las generaciones anteriores, de ellos es la culpa”. ¿No es de hipócritas esta respuesta? ¿Asegura nuestro futuro? ¿Por qué resignarnos a vivir en esta decadencia incesante? ¿Alguien obligó a San Martín a dejar España para librar su extraordinaria campaña libertadora? ¿Qué sentiría Belgrano ante una respuesta semejante?

El dolor de hoy es parte de la felicidad de entonces .      Por :  Gaton Vigo Gasparotti.

Las lágrimas caían por mi mejilla, quería contenerme.                                                                     Dictaba órdenes a mi cerebro, que mis sentimientos no obedecían.                                                         El corazón desafiaba a la razón.                                                                                                               Sentía un dolor en el pecho tan intenso, tan grande, que por momentos me costaba respirar.               Quería pedirte perdón, pero no servían mis disculpas, tenía que demostrarte que lo que vos hiciste no fue en vano, por eso debía actuar y no esperar.                                                                                       ¿Cuándo fue que te olvidamos?                                                                                                               ¿Cuándo te convertiste en una simple imagen de un billete o de una lámina escolar?                             ¿Sos  sólo un monumento descuidado?                                                                                                        ¿Por qué recordarte el día de tu muerte?                                                                                              ¿Acaso eso es lo más extraordinario que hiciste en tu vida?                                                                        ¿Nos molesta tu ejemplo?                                                                                                                             ¿Se enseña a los jóvenes el verdadero legado que nos dejaste?                                                                  ¿Qué hemos hecho con él?  

La bandera nacional se izaba lentamente, empezando a flamear al compás del viento.                         Era el 17 de agosto; hacía 165 años de tu muerte, del día en que partiste sin abandonarnos, tomándote un merecido descanso.   

Todos eran argentinos, todos pasaban, inmutables, por la plaza que lleva tu nombre.                        No temiraban, habían perdido hasta el respeto al muerto, y eso, que, creo, mucho hiciste por nosotros.  

Sentí vergüenza, una profunda vergüenza, que llegó para quedarse en mi ser, hasta que fuera necesario.                                                                                                                                                       Los argentinos echamos la culpa a los otros, nunca a nosotros.                                                          ¿Qué ahora es muy difícil cambiar las cosas?                                                                                             ¿Qué este país es imposible de mejorar?   

Mentiras… excusas, para no animarse a enfrentar los problemas que nosotros mismos provocamos.   

¿Es complejo? ¡Claro que lo es! Pero hermanos nuestros, hace muchos años hicieron el trabajo más duro.                                                                                                                                                                   No tenían oportunidad de elegir a un Presidente, juraban fidelidad al rey.                                               No había leyes que los defendiesen, era todo obediencia.                                                                         No tenían una Constitución Nacional, ni un Código Civil, ni tampoco un Congreso.                                  Se hacía lo que su majestad deseaba y no se los respetaba. Los siglos transcurrieron en ese orden, hasta que aparecieron los próceres, aquellos que llevaban consigo un fuego sagrado, que los llevaría a enfrentar lo desconocido, y estaban dispuestos a desafiar a un imperio con tal de demostrarles que ellos eran hombres, no súbditos.   

A quien miraba hacia el horizonte, en esa triste tarde de agosto, nunca le importó si la lucha era difícil. Sus ojos no veían el peligro, veían el desafío. Estaba dispuesto a entregar hasta la última gota de sangre por la causa soñada; jamás se rendía ni aceptaba dar un paso atrás. Luchaba, sufría, planeaba, convencido de que si obteníamos la libertad, lo demás no importaría nada.   

¿Cuándo fue que dejaste de ser importante?–te pregunté, una vez más, comprometiéndome trasladar a los jóvenes la angustia que me desbordaba.   

¿Qué hemos hecho por la Argentina? ¿Vivimos sólo para nosotros y nuestra familia? ¿Combatimos la inseguridad, la corrupción,la pobreza, la falta de unidad y patriotismo?   

Tantas veces lo he preguntado, recibiendo sólo como respuesta:                                                             No es nuestro deber…; es el de los políticos, de las generaciones anteriores, de ellos es la culpa”.   

¿No es de hipócritas esta respuesta? ¿Asegura nuestro futuro?                                                             ¿Por qué resignarnos a vivir en esta decadencia incesante?                                                               ¿Alguien obligó a San Martín a dejar España para librar su extraordinaria campaña libertadora?          ¿Qué sentiría Belgrano ante una respuesta semejante?   

Él, que no era militar, ni tenía la experiencia ni los recursos para ganar una batalla, no dudó en comandar el Ejército del Norte y triunfar en combates memorables.                                                       No dijo:“No es problema mío, yo soy abogado”.   

Muchos patriotas, luchando junto a San Martín y Belgrano, dieron su vida por el país, soñando lo contrario de lo que hoy somos.   

Al observar unos chicos revisando un cesto de basura, dejé de mirar tu estatua. Vi como uno de ellos, se sumergía en él y repartía lo que consideraba “comida”; sus ojos tristes demostraban la crueldad de la realidad que le tocaba enfrentar, había perdido la alegría y la inocencia de la infancia. Caminé hacia ellos, los miré y sólo atiné a decirles:perdón, en nombre de todo el pueblo argentino. Sorprendidos, no respondieron, quizá no entendieron lo que les quise decir, el mañana les hará descubrir a qué me refería. La pobreza, la indigencia, la injusticia, son heridas profundas, que duelen y me hostigan a proponerme ser mejor todos los días.   

Nuestro destino fue ser el granero del mundo, eso fuimos y eso tenemos que anhelar volver a ser, nos repitieron en los colegios.                                                                                                                    ¿No será el momento de preguntarnos cómo es posible que un país exporte alimentos para 400 millones de personas pero nunca pueda terminar con sus hambrientos?   

Años atrás, con la inocencia de niño, comenté a mi madre con un libro de geografía en mis manos:Mamá somos muy afortunados, tenemos todos los recursos naturales para que nadie sufra necesidades.   

Me miró con dolor, y, para no quitarme la ilusión, sólo inclinó su cabeza. Sin embargo, un pensamiento continúa retumbando adentro mío: los argentinos recibimos una tierra cargada de potencialidades.                                                                                                                                                ¿Qué hicimos con ella? ¿Dónde hemos enterrado nuestros talentos?   

Aquel 17 de agosto pensé que cada uno de los argentinos deberíamos unirnos, olvidarnos de nuestro bienestar y buscar el de los demás. Dejar de aguardar que vengan gobernantes mejores, pues, año tras año, vemos las mismas caras, pero en diferentes puestos. Entendí que hay que comprometerse, arriesgarse, intentarlo y no temer. Y empezar hoy, ahora, no mañana. Comenzar por ser humildes, reconociendo nuestras fallas, para luego sí, cambiarlas y exigir al otro que haga lo mismo. Son 200 años de existencia, hubo momentos mejores, seguramente también peores.   

Comprendí también que es nuestro momento en la historia, lector; los argentinos, y más aún los jóvenes, tenemos que demostrar cuánto valemos como seres humanos. Hay sólo dos opciones: ser espectadores o protagonistas. Si optas por ser solo lo primero, vivirás quejándote toda tu vida; y al final de la misma, cuando le tomes el pulso a tu existencia, repasando aciertos y oportunidades pérdidas, comprenderás que el país no es una herencia de tus padres, sino un préstamo de tus hijos.   

Debemos ser protagonistas. No podemos negarnos. Quien nos está pidiendo desesperadamente ayuda es nuestra patria, nuestro país, aquel donde nacimos, crecimos y nos desarrollamos.   

Debemos aprender a actuar colectivamente, pero antes, necesitamos encontrar un líder, alguien que nos guíe y nos muestre el camino a seguir; sin embargo, su figura no tiene que representar a un profeta salvador, por el contrario, su labor estará completa, única y exclusivamente, si logra incitarnos a hallar nuestro propio liderazgo interior, ya no debe haber dudas a estas alturas, que sin nuestro aporte, no habrá esfuerzo que alcance.   

Cuando dejé de llorar, mis ojos se clavaron en los tuyos. Con tu mano extendida, me hiciste advertir que eras vos a quien estaba buscando. Nuevamente estabas dispuesto a ayudarnos cumpliendo tu promesa de estar pronto a luchar por la libertad, cualquiera fuera el lugar en que te hallaras.   

Ya sé que estás muerto, pero juraría que me hablaste, juraría que me pareció sentir que, una vez más, doliéndote la patria, nos gritabas: 

      Pensemos no en pequeño como hasta aquí y si con elevación,                                               y así, si la perdemos será con honor.  

 



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Dr.Francisco Bénard »
Excelente nota. Nada para agregar. Ya enviare Sr. Director una nota que publique en otros medios internacionales titulada "¿ Que es amar a la Patria? Es hora de renunciamientos economicos. Si fuera yo Presidente le pediria a mis colaboradores que renuncien al 10% de sus ingresos para Margarita Barrientos y otras fundaciones de niños pobres y huerfanos. Si yo fuera funcionario donaría el 20% de mi retribución mensual.
Responder a este comentario »»
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
Encuentro de mujeres y la violencia de siempre. CitizenGo.
Al Presidente, Doctor Victorino de la Plaza ...
ROSARIO FINANZAS . News 01.10.2019 . Argentina Económica Hoy .
INVITACIÓN A PRESENTACIÓN PEACE ROAD ARGENTINA 2019.
Invitación Congreso ICBA - Miércoles 16 de Oct 2019 La Rural - Sin cargo.
 

RadiosNet