Hoy es martes 17 de septiembre de 2019 y son las 02:15 hs. “Queremos evitar que Nisman vuelva a morir”. Que los jueces cumplan con la Justicia, o que la Justicia alcance a los Jueces.

26 de enero de 2016
El capítulo adeudado.‏ Gastón Vigo.
La vida y la muerte son opciones inmediatas, diarias, ciertas, cuando se elige pelear por tu país. Cada columna debía cumplir la orden de recorrer la cordillera a un promedio de 28 kilómetros diarios. Sin importar el clima, los cansancios generales e imprevistos. Desde que la historia de los hombres se empezó a gestar, el perseguir un ideal convierte en un misterio los límites que se pueden soportar.

El frío y la muerte, una historia escrita en los Andes .  

La vida y la muerte son opciones inmediatas, diarias, ciertas, cuando se elige pelear por tu país. Cada columna debía cumplir la orden de recorrer la cordillera a un promedio de 28 kilómetros diarios.                                                                                                                                                             Sin importar el clima, los cansancios generales e imprevistos.                                                                   Desde que la historia de los hombres se empezó a gestar, el perseguir un ideal convierte en un misterio los límites que se pueden soportar.  

Era majestuoso ver salir el sol allá arriba.                                                                                                       Lo recibía a la mañana como una bendición después del infierno que se sufría por las noches.           El cuadro que dejaba la luna atrás era dramático: mulas, caballos y hombres muertos.                   Tocar el cuello de un soldado buscando un signo vital y no encontrarlo, hacía que nos preguntemos:  

¿Cuál habrá sido su último pensamiento?                                                                                                       ¿Por qué la muerte es tan arbitraria y elige nuestro destino sin piedad?                                           ¿Cuánto podré resistir si este clima intenso no cesa?                                                                                   ¿Si soy yo el próximo?                                                                                                                                   ¿Moriré sin ser escuchado, sin un abrazo y con una escalofriante soledad?                                         Dolía, todavía me duele…recordar esas desoladoras horas.   

El frío más brutal cortaba nuestras venas.                                                                                                   Se nos congelaban los huesos, después el alma y finalmente, concluía la vida del menos afortunado.   

Cada atardecer nos disponíamos a secar, curar heridas y cubrir con aparejos, mantas, cueros y hasta incluso con ponchos a nuestros caballos y mulas.                                                                                         Por nuestra parte, cada hombre contaba con una manta poncho de lana, una casaca de paño, un capote con correaje, dos chaquetas, dos chalecos, dos corbatines, dos pantalones, dos camisas, dos camisetas, dos calzoncillos, dos pares de medias, un gorro de paño para cuartel, un gorro con visera y escudo, un par de ojotas, un par de botas, una mochila y dos maletas de cuero o lona simétricas para llevar a lomo de mula.                                                                                                                             Nunca era suficiente lo que hacíamos, siempre morían algunos y nuestro ánimo se desvanecía por seguir intentando lo imposible.                                                                                                                     Las horas pasaban sin darnos cuenta que la vida de muchos se estaba agotando.   

En esas  horas de incertidumbre, me preguntaba:                                                                                     ¿cómo les explico qué me siento culpable?                                                                                             ¿Qué lloré solo, que desee no haberles inculcado tanto patriotismo cuando escuchaba sus últimos suspiros?                                                                                                                                                         Los mejores de los nuestros murieron allí.                                                                                                 Hubo quien me confió mientras exhalaba por última vez, que soñaba en su agonía que lo íbamos a conseguir por ellos, que su muerte cobraría sentido y por ello, la entrega de su vida habría valido la pena.   

Recuerdo que solía pensar en Napoleón y su ejército intentando recorrer 800 kilómetros desde Varsovia hasta Moscú.

Siempre me inquietaba imaginarlos cuando llegaban a los pueblos y ciudades encontrándose con el anuncio de que la tragedia estaba por ocurrir.                                                                                     Llegaban pensando que combatirían contra los rusos y Europa sería de ellos para siempre.                  Todo lo contrario hallaban, los generales del inmenso país optaban por la estrategia de retroceder hasta el momento adecuado.                                                                                                                           No combatían, huían y destruían todas las provisiones o cosechas que podían ser útiles para el enemigo.                                                                                                                                                           Cuando el emperador francés llegó a Smolensk, a mediados de agosto, 90.000 hombres ya no estaban con él.                                                                                                                                             Murieron enfermos, decepcionados e insultando su ambición.                                                               Quienes estuvieron en la retirada de Moscú aseguran que fue un horror difícil de imaginar: ratas, cuervos y hasta los caballos del ejército se comieron.                                                                               No bastó. La naturaleza los castigó aún más cuando intentando atravesar el helado río Berezina murieron absolutamente congelados, 13.000 seres humanos.   

No eran comparables los escenarios en su tamaño y magnitud.                                                                 Sin embargo, ¿quién nos aseguraba que no íbamos camino al mismo trágico final?                                 ¿Acaso no sería el responsablede dejar a una familia destruida por la pérdida de un ser querido?        ¿El dolor de los niños que pierden a su padre no es igual en cualquier parte del mundo?                      ¿Volver sin la victoria y sin los que habían partido conmigo no me convertiría en un testigo del fracaso de una Nación?                                                                                                                                     ¿O todavía era posible triunfar?                                                                                                                       La respuesta no vendría a mi encuentro, yo saldría en busca de ella.                                                         La fe que mueve montañas, la voluntad que jamás se rinde y el invencible espíritu humano nos harían resistir.                                                                                                                                           Estaba seguro que cuando nuestras piernas parecieran desvanecerse y las ganas de vivir fuesen nulas,  seguiríamos adelante porque el saber que nos moriríamos peleando codo a codo con los realistas o nos moríamos sin conocer jamás la libertad, nos impulsaba a sobrevivir.   

Con el cuerpo endurecido y con escarchas de nieve en su rostro, cerró los ojos sin saber si mañana volvería a abrirlos . . .   

 

Parte del relato imaginario, que Gaston Vigo nos trae cada semana, resumen de su libro dedicado al  Padre de la Patria, general don José de San Martín . . .

buendianoticia.com  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
ARGENTINA EXPRESA SOLIDARIDAD Y VOLUNTAD DE COOPERACIÓN. Bahamas, Dorian.
💻 Ateneo online libre y gratuito "Manejo de TEC grave en Pediatría" . SAMCT.
"Mientras haya voluntad de lucha..." Malú Kikuchi.
ROSARIO FINANZAS . News 02.09.2019 . Argentina Económica Hoy .
Alumnos de colegios primarios que visitan la Casa Rosada . . .
 

RadiosNet