Hoy es viernes 17 de enero de 2020 y son las 22:49 hs. Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

3 de abril de 2016
EL NACIONALISMO Y LA ENCICLÍCA RENUM NOVARUM. Por Mario Corvalan
La francmasonería, hace su aparición oficial en 1717, y desde entonces esta organización secreta influye sobre las clases dirigentes y algunos años más tarde, en 1789, derrumba 1000 años de monarquía franca, irrumpiendo en política con la Revolución Francesa y el liberalismo,

EL NACIONALISMO Y LA ENCICLÍCA RENUM NOVARUM

El 15 de mayo de 1891, el papa León XIII hizo pública su Encíclica Rerum Novarum, en las que sienta las bases de la Doctrina Social de la Iglesia Católica, y condena al liberalismo, del cual el magisterio de la Iglesia venía siendo desde hace muchos años, y tal cual continúa hasta nuestros días.
Sucede actualmente grandes cambios que se produjeron desde hace más de 200 años. La francmasonería, hace su aparición oficial en 1717, y desde entonces esta organización secreta influye sobre las clases dirigentes y algunos años más tarde, en 1789, derrumba 1000 años de monarquía franca, irrumpiendo en política con la Revolución Francesa y el liberalismo, que se constituye en su rama política, y desde entonces es enemiga implacable de la Iglesia Católica.
Cien años que Juan Pablo II asumiera su pontificado, lo hizo el cardenal Joaquín Pecci, con el nombre de León XIII, que pasaría a la historia como el autor de la Rerum Novarum, el documento pontificio que trata del lacerante tema de la “cuestión social”; este es el resultado de los abusos y perversidad de la ideología liberal capitalista que dominaba a Europa en el siglo XIX.
Muchos historiadores señalan que las causas de los gravísimos problemas sociales residió en la Revolución Industrial, sin embargo, esta fue simplemente un medio que el hombre pudo utilizarla para el bien o para su autodestrucción, pues se aplicaron adelantos tecnológicos como la máquina a vapor, en la fabricación de artículos de consumo. El problema fue la ideología que concretó el sistema económico, político y social dentro de la Revolución Industrial, y ésta hubiera producido consecuencias muy diferentes si el fin de lucro, a través de la explotación del hombre no hubiera sido el móvil de la economía, si el respeto a la persona humana hubiera sido aplicado a los obreros o si no hubiera un divorcio entre el trabajo y el capital. Condenamos severamente al capitalismo liberal, como el único responsable de la situación denigrante de la clase trabajadora del siglo pasado y del presente, y no a la Revolución Industrial.
Rn ese entonces se produjo un éxodo masivo de labriegos hacia las ciudades en busca de los salarios de las fábricas que empleaban mano de obra muy barata, pues el trabajo no abundaba, pero sí los obreros; los salarios eran miserables, y no alcanzaba ni para cubrir las necesidades mínimas para sobrevivir, por lo que proliferó la mendicidad, el robo y la prostitución; la codicia de los patrones no tenía límites, y sin escrúpulos emplearon métodos que posibilitaban abaratar los costos y aumentar sus ganancias, y fue así como en muchos países europeos se recurrió al empleo del trabajo de los niños desde muy temprana edad, porque tenían menos problemas que los adultos, y además se les pagaba menos, se llegó al encadenamiento de esos niños a las máquinas para evitar que se alejaran durante la jornada de trabajo.
Muchos hombres y mujeres trabajaban en las minas de carbón, vivían en ellas en forma permanente, y había quienes no llegaban a conocer la luz del sol, ya que nacían ahí mismo, y morían en las profundidades de sus galerías. Naturalmente no existían las leyes sociales: se trabajaba todos los días de la semana, en jornadas de doce a catorce horas, sin vacaciones ni seguro de desempleo ni obras sociales que pudieran proveer medicamentos más baratos o atención médica.

La Encíclica
Para solucionar el pavoroso drama de los desposeídos, el papa León XIII publicó el 15 de mayo de 1891 su Encíclica Rerum Novarum, en cuya introducción investiga las causas del problema y resume la situación social del siglo XIX. En la primera parte del documento, León XIII rechaza las propuestas del socialismo a la cuestión social, defendiendo el derecho a la propiedad privada, la que es conforme a la naturaleza humana. En la segunda parte, el papa afirma la legitimidad de la intervención de la Iglesia en la cuestión social, a despecho de lo que plantea el liberalismo, y luego pasa a indicar la necesidad de la actuación del Estado para asegurar la justicia distributiva y proteger específicamente a los más desamparados, es decir, a los obreros. Contempla la intervención de las asociaciones profesionales (sindicatos) que colaboran con la paz social y ejercen el derecho natural de asociación. En conclusión, el papa llama a todos los hombres a colaborar con el mejoramiento en la condición de los obreros.
En síntesis, la solución al problema obrero que proclamó León XIII pasa por la acción coordinada de tres factores: la Iglesia, a partir de su acción solidaria y la conversión de las conciencias; el Estado, que debe proteger a los más desposeídos y trabajar por el bien común; y a las asociaciones de los obreros, que impedirán que el trabajador se enfrente solo a la fuerza del capital.
En la Argentina actual, la triste historia de la cuestión social nuevamente se repite. Un elevado porcentaje de nuestro pueblo vive en condiciones infrahumanas, con salarios miserables, desocupación, jubilados sumergidos permanentemente en la miseria, alta mortalidad infantil por desnutrición y por enfermedades infectocontagiosas, deserción escolar y con enfermedades sociales propias del enorme deterioro de la Nación, condicionado por el pago compulsivo de la deuda externa, la extranjerización de las empresas del Estado, la destrucción de la industria, y otras calamidades más, por todo ello, consideramos necesario que la dirigencia partidaria rechace las recetas del neoliberalismo para solucionar nuestros problemas económicos, recetas que ya han fracasado en otros países que la emplearon, debemos buscar la alternativa de una tercera vía, totalmente alejada del colectivismos y del neoliberalismo, según las propuestas de las Encíclicas Rerum Novarum y Quadragésimo Anno, para solucionar el drama social en que está sumergido una gran parte del pueblo argentino, efectivizando un desarrollo sostenido, con una sana economía que esté al servicio del hombre y no esté al servicio de la economía, para lograr la felicidad y prosperidad de los argentinos.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
OPINIÓN
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
Se lanzarán nuevos satélites . . .
VENDER AJUSTE POR SOLIDARIDAD.
PROYECTAR ONG. Diciembre 29, 2019 / Ernesto Jorge Garcia
UN PROBLEMA PARA ALBERTO FERNANDEZ CON CFK :
EL "ASESINO DE LOS CIELOS". . .
 

RadiosNet