Hoy es lunes 20 de enero de 2020 y son las 01:45 hs. Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

19 de abril de 2016
Carta Abierta a mis colegas abogados, por el Dr.Francisco Bénard‏
El Código de Ëtica Profesional en su artículo 8 nos remonta también al cumplimiento de las norma constitucionales. La Constitución es la madre de todas las leyes


Carta Abierta a mis colegas, Abogados.                                                                                 Por : el Dr.Francisco Bénard
Todos recordamos que uno de los primeros pasos que damos una vez terminados nuestros exámenes en la Universidad es hacer el juramento de estilo jurando cumplir con la Constitución Nacional y luego firmar el libro.          Esto lo tengo presente porque aún conservo las fotografías de ese día inolvidable para mí y seguramente para todos ustedes.                                                                                                                                                                                           El Código de Ëtica Profesional en su artículo 8 nos remonta también al cumplimiento de las norma constitucionales. La Constitución es la madre de todas las leyes                                                                                                                         El ejercicio profesional nos exige que cumplamos con nuestras obligaciones como abogados usando nuestros conocimientos jurídicos en defensa de nuestros clientes y no en defensa de nuestros propios intereses profesionales..  Estos son casi a grandes rasgos casi los componentes de la columna vertebral del ejercicio profesional de un abogado.Como auxiliares de la Justicia tenemos obligaciones ineludibles que cumplir y debemos estar al servicio de la verdad defendiendo los intereses de nuestros clientes sin que ello implique que utilicemos artimañas jurídicas sin respetar las reglas de la buena fe.                                                                                                                                               Hay conductas que por si y de manera evidente demuestran que se actuó de mala fe y de manera inescrupulosa.
No hace mucho tiempo caminando cerca de Tribunales me encontré con un reconocido abogado, distinguido profesor y ex-Ministro de la Corte Suprema de la Nación.                                                                                                                         Se me ocurrió preguntarle en medio de una amena conversación que opinión le merecía que los abogados renováramos el juramento cada año - casi como para no olvidar el compromiso asumido aquel día- Sorpresivamente y " para ser franco joven" no lo propondría porque si aún eso fuera posible estoy seguro que la mayoría mentiría. Quedé un poco desilusionado ya que estas palabras venían de alguien con una gran trayectoria privada y pública como abogado. Un hombre que estaba devuelta y que solo pensaba en descansar, que en tratar de hacer algo que en su vida activa lo intento y nada pudo hacer.                                                                                                                               Como en todas las profesiones hay buenos y malos.                                                                                                                 Estoy convencido que quien eligió esta carrera ya sea para ejercerla privadamente o bien para hacerla en la Justicia lo hizo comprometiéndose en serio con el ideal de la "justicia" como un valor supremo de la sociedad.                         La realidad es a veces más dura y aunque en nuestros sueños construyamos algunos castillos nada hay más fuerte que en la realidad. Invito a mis colegas a hacer un alto en el camino y pedirles que cuando estén solos, en la soledad de sus propios dormitorios u oficinas, cuando estén "frente a frente" -frente a sí mismos- se pregunten realmente si aquel juramento fue verdadero, si salió del corazón o fue una simple formalidad.                                                         Hagamos colegas un acto de conciencia, hablémosle a ella como parte de una reflexión sobre nuestras propias conductas.                                                                                                                                                                                     Luego quizás contribuyamos así entre todos a que la Justicia con la ayuda de todos mejore cada día más.                     No olvidemos las enseñanzas de algunos grandes maestros del Derecho Constitucional y para citar algunos ejemplos diría el Dr. Cesar Gigena Lamas -un entrañable amigo- y el Dr. Roberto Repetto.                                                             Ambos ejemplos quedaron muy firmes en mi memoria.


Dr.Francisco Bénard
Abogado
Tomo 62 Folio 75


























 



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
Se lanzarán nuevos satélites . . .
VENDER AJUSTE POR SOLIDARIDAD.
PROYECTAR ONG. Diciembre 29, 2019 / Ernesto Jorge Garcia
UN PROBLEMA PARA ALBERTO FERNANDEZ CON CFK :
EL "ASESINO DE LOS CIELOS". . .
 

RadiosNet