Hoy es miercoles 26 de febrero de 2020 y son las 06:08 hs. Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

12 de junio de 2016
CARTA a DIOS . Por : Dr. Francisco Bénard‏
Señor no siempre valoramos y somos justos contigo. No nos damos cuenta de todo lo que nos das. Viajando en un autobús ví a una hermosa muchacha con cabellos de oro y con una gran expresión de alegría en su rostro. Al bajarse, la ví cojear, tenía una sola pierna y no obstante sonreía. Si me quejo a veces perdóname. Yo tengo dos piernas y puedo caminar. . .

CARTA  a DIOS  .                                                                                                                                                                               Por : Dr. Francisco Bénard‏ .

Señor no siempre valoramos y somos justos contigo.                                                                                                                 No nos damos cuenta de todo lo que nos das.                                                                                                                           Viajando en un autobús ví a una hermosa muchacha con cabellos de oro y                                                                             con una gran expresión de alegría en su rostro.                                                                                                                       Al bajarse, la ví cojear, tenía una sola pierna y no obstante sonreía.                                                                                     Si me quejo a veces perdóname.                                                                                                                                                 Yo tengo dos piernas y puedo caminar.
Más tarde, caminando por la calle ví a un pequeño de ojos verdes                                                                                           que miraba jugar a otros niños, sin saber que hacer.                                                                                                             Me acerqué y le pregunté.                                                                                                                                                           ¿Por que no juegas con ellos?                                                                                                                                                       Siguió mirando adelante sin decir una palabras.                                                                                                                         Entonces comprendí que no escuchaba.                                                                                                                                     Perdóname Señor si me quejo.                                                                                                                                                       Yo puedo escuchar.                                                                                                                                                                         Tengo piernas para ir donde quiera.                                                                                                                                       Ojos para ver los colores del atardecer.                                                                                                                                       Oídos para escuchar las cosas que me dicen.                                                                                                                         Perdóname Señor cuando me quejó,                                                                                                                                             lo tengo todo y el mundo es mío.                                                                                                                                                 No le digas a Dios cuán grande es tu problema.                                                                                                                         Dile a tu problema cuan grande es Dios.
Cuando no muy lejos de mi casa veo una imágen de la Madre de Jesús                                                                                   muerto en sus brazos y un mensaje que dice                                                                                                                             "Si tu dolor es grande imagínate el mío".                                                                                                                                   Te pido perdón porque si mi dolor es grande,  no es más                                                                                                           grande que el dolor de la Madre de Jesús.
Por eso y mucho más te pido :                                                                                                                                                     Señor, perdón.

Dr. Francisco Benard.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
AHORA SÍ, YA NO TE QUIERO MÁS ARGENTINA . . . Eduardo Fiore .
EL ARCHIVO MÁS INCÓMODO DEL KIRCHNERISMO .
AGUSTÍN ROSSI ENCABEZARÁ LA RECEPCIÓN . . .
EL DATO: MACRI DEJÓ . . .
ALBERTO, QUE NO . . .
 

RadiosNet