Hoy es viernes 5 de junio de 2020 y son las 18:15 hs. Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

7 de julio de 2016
CRUZADA CONSERVADORA CELEBRA EL BICENTENARIO DE NUESTRA INDEPENDENCIA . Por Fernando Castro Pintos
La insignia PATRIA que nos legara nuestro ILUSTRE Gral. Manuel Belgrano, nos responsabiliza a todos en repensar en nuestros compromisos cívicos y nuestro PADRE DE LAS PATRIA el Gral. Josè de SAN MARTÌN, sus VIRTUDES en la acción del bien común.
Lo dijo el GRAN JORGE LUIS BORGES:”Nuestro país sufre una derrota económica y lo que es sin duda más grave, una derrota ÉTICA.”

CRUZADA CONSERVADORA CELEBRA EL BICENTENARIO                      

DE NUESTRA INDEPENDENCIA .                                                                                                                                 

 Por :  Fernando Castro Pintos.

A instantes de conmemorar el BICENTENARIO de nuestra INDEPENDENCIA es preciso en estas horas reflexionar al respecto.

           

La insignia PATRIA que nos legara nuestro ILUSTRE Gral. Manuel Belgrano, nos responsabiliza a todos en repensar en nuestros compromisos cívicos y nuestro PADRE DE LAS PATRIA el Gral. Josè de SAN MARTÌN, sus VIRTUDES en la acción del bien común. 
Lo dijo el GRAN JORGE LUIS BORGES:”Nuestro país sufre una derrota económica y lo que es sin duda más grave, una derrota ÉTICA.” 
Traigo de la tradición para interpretar el presente a este notable jurista romano Marco Tulio Cicerón, un personaje que a lo largo de la historia ha sido considerado ejemplo de honor, rectitud, dignidad y dejó como parte de su legado algunas reflexiones notables. 
Entre las que revisten increíble actualidad en nuestro medio y refiriéndose al tema de la traición, escribió lo siguiente: "Una nación puede sobrevivir a sus locos y hasta a sus ambiciosos; pero no puede sobrevivir a la traición desde dentro. Un enemigo que se presente frente a sus muros es menos formidable, porque se da a conocer y lleva sus estandartes en alto; pero el traidor se mueve libremente dentro de los muros, propaga rumores por las calles, escucha en los mismos salones oficiales; porque un traidor no parece un traidor y habla con acento familiar a sus víctimas, teniendo un rostro parecido y vistiendo sus mismas ropas, apelando a los bajos instintos que hay ocultos en el corazón de todos los hombres. Roe el alma de una nación y trabaja secretamente amparado en las sombras de la noche para minar los pilares de una ciudad; infecta el cuerpo político de modo que ya no pueda resistir. Menos temible es un asesino. El traidor es como el agente portador de una plaga." No voy a hondar en màs ejemplos que los HEREDADOS de estos ùltimos doce años. 

Los redactores de nuestra Constitución Nacional, basados en el gran pensante Argentino J.B. ALBERDI, de 1853 (no así los necios deformistas de 1957 ni los de 1994) fueron sin duda personas versadas en sabiduría clásica. 
En su duro Art. 29, el que habla de los infames traidores a la patria, demuestran con claridad el haber tomado nota de las tragedias del pasado y de las amenazas "desde dentro"… a nuestro porvenir. 
En sus bases advertían muy bien sobre las flaquezas del espíritu humano. Sabían del poder corrosivo de la demagogia intervencionista y de sus inexorables triunfadores: despreciables multiplicadores de indigencias morales y materiales sobre las que luego cabalgarían sin prejuicios. 
Preveían el advenimiento de individuos carentes de un código que les impidiese mentir, robar o violar libertades públicas y derechos privados; que procurarían escalar el Estado por cualquier medio incluyendo traiciones pero también coimas, difamaciones, aprietes y hasta homicidios. 
Y que cuando llegasen al Olimpo del poder gubernamental mantendrían su estatus de impunidad a cualquier costo incluyendo cambio de reglas, fraudes electorales, confiscaciones vengativas, extorsiones y complicidades mafiosas. Corruptos que a través de su accionar infligirían pobreza innecesaria, vergüenza y desesperanza a multitud de infelices tan des-educados como manipulables, 
Los convencionales del '53 comprendían que hombres y mujeres sin principios serían capaces, si se los habilitaba a manejar sin más la temible maquinaria represora de un Estado. Intuían, sin conocerlos, los modelos gemelos de Chávez y Kirchner. 
Y asumían que si iban a prohijar una gran nación debían matar nonato al leviatán infame que se oculta tras toda democracia: la más despreciable y pertinaz forma de dictadura, que es la que clava espuelas a lomos de mayorías estupidizadas. 
Los argentinos que los rodeaban, los que llegaron en aquel entonces al acuerdo de una Constitución consensuada, eran gente enérgica en su disposición de sacrificio por la patria, en su sentido común y en su consecuente respeto por la libertad ajena.                                                                                                                           Un pueblo de pie, poco dispuesto a seguir dejándose atropellar por caudillejos ignorantes. 

Lo que procuraron aquellos constituyentes hace 160 años fue, ante todo, mantener vivo ese nuevo "nervio" nacional encadenando al Estado a la Ley Fundamental para evitar que deviniese delincuente y transformara a esa ciudadanía de pie en un hato de pusilánimes y sobre todo traidores a la Gran Argentina, resignados a declinar vegetando al servicio de alguna vivilla de talante maternal. 
En este contexto, algunos pocos protagonistas del presente, no solo advierten lo que ocurre, sino que han tomado la decisión individual de no permanecer como simples espectadores circunstanciales y ocupar su rol para cambiar, cuanto antes el curso de los acontecimientos. 
Es tiempo de reaccionar como sociedad y darse cuenta que no alcanza con aplaudir en privado. 

Lo dijo el gran Jorge Luis Borges ya en 1983: "Nuestro país sufre una derrota económica y lo que es sin duda más grave, una derrota ética". 
Hemos reaccionado positivamente los argentinos ya, en octubre pasado, para cambiar un pasado y forjar un nuevo porvenir, basaqdo en la LIBERTAD, en aquellla misma que hoy la recordamos y la veneramos. 
Intrínsecamente cobijados bajo nuestra BANDERA, símbolo acertado de la LIBERTAD, las buenas costumbres y la ÉTICA mandato para el porvenir del Gral. BELGRANO, el Gral SAN MARTÌN y el Gral. GUEMES, hoy CRUZADA CONSERVADORA LE RINDE SU MERECIDO TRIBUTO de recordación en el bicentenario de la PATRIA a todos aquellos prohombres que con gran esfuerzo y compromiso forjaron nuestro PRESENTE. 
Fernando A. Castro Pintos 
CRUZADA CONSERVADORA

 

 

 

 

 



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
Fuerza Aérea Argentina . . .
Nota de opinión del diputado Asseff . . .
24 horas en la vida de un médico de terapia intensiva . . .
Corteva Agriscience anuncia Metas . . .
Administración Nacional . . .
 

RadiosNet