Hoy es miercoles 3 de junio de 2020 y son las 03:30 hs. Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

13 de julio de 2016
Hipódromo Nacional Presidente General Bosch “El Hipódromo de Belgrano” . Por Ing. Aristides Dominguez .
Conjuntamente y diferentes, eran las carreras cuadreras organizadas por el paisanaje.
Estas solían correrse en el Camino de las Cañitas (actual Avenida Luis María Campos). Se realizaban competencias donde por años destacó un caballo llamado Moro, que obtuvo nada menos que 30 triunfos sobre 34 carreras.

Hipódromo Nacional Presidente General Bosch

“El Hipódromo de Belgrano”

El Hipódromo Nacional estaba ubicado en Belgrano

La actividad hípica siempre estuvo muy ligada al barrio de Belgrano. A muy pocos años de su fundación, ya se había creado en 1857 el Circo de las Carreras, ubicado en el perímetro de las actuales Cramer, La Pampa, Melián y Mendoza. En ese predio se corrían carreras "a la inglesa" (tal como las conocemos hoy en los Hipódromos de nuestro país); muchos miembros de la comunidad de esa nacionalidad organizaban dichas carreras, ya que el deporte hípico tenía gran auge en Gran Bretaña. Conjuntamente y diferentes, eran las carreras cuadreras organizadas por el paisanaje. Estas solían correrse en el Camino de las Cañitas (actual Avenida Luis María Campos).

Se realizaban competencias donde por años destacó un caballo llamado Moro, que obtuvo nada menos que 30 triunfos sobre 34 carreras. Se formaban hileras a los costados, en lo que serían hoy las veredas de la avenida, donde corrían las apuestas.

Además del Circo de las Carreras existió también en el pueblo de Belgrano el llamado Hipódromo White, que tomaba el nombre del dueño de los terrenos donde estaba emplazado (entre Núñez y Vicente López), cercano a la pulpería La Figura en lo que hoy es la Estación Rivadavia del FFCC Mitre. Recordamos que el pueblo de Belgrano abarcaba todo Belgrano, Núnez, Coghlan, Ortúzar y parte de Palermo.

Había cerca un arroyo, que también se lo bautizó White, es el que corre entubado hoy día bajo la calle Manuela Pedraza. Se hicieron carreras memorables con caballos pertenecientes al general Justo José de Urquiza y el general Manuel Hornos, entre otros. Este hipódromo cesó en 1866, cuando una tormenta de Santa Rosa arrasó con todo y sus construcciones.

El gusto por los caballos y las carreras instó a los partidarios a buscar un nuevo escenario, siempre dentro del pueblo o partido de Belgrano. La Municipalidad de Belgrano llegó a un acuerdo con particulares para ceder un espacio de 67 hectáreas en el actual lugar donde se encuentra el Hipódromo de Palermo. Se inauguró bajo el nombre de Hipódromo Argentino en 1876. La pista era de dimensiones menores a la del Hipódromo White (imaginamos lo enorme que habrá sido este). En 1953 tomó el nombre actual de Hipódromo de Palermo.

                              Resultado de imagen para Antigüa imagen del Hipódromo de Belgrano

Disidencias entre los socios del Hipódromo Argentino, animados por el general Francisco Bosch y el señor Florencio Núñez, dieron origen al Hipódromo Nacional, formando una sociedad compuesta casi en totalidad por vecinos de Belgrano.

A. B. DOMÍNGUEZ Archivo personal

2 de 6

La influencia e importancia de los mencionados arriba, hizo tomar en consideración a la Municipalidad de Belgrano, la que tomó muy en serio a la sociedad del general Bosch y decidió ofrecer el terreno para construir el Hipódromo Nacional en el perímetro formado por las avenidas Monroe, del Libertador, Lugones, las vías del FFCC Belgrano Norte y el Arroyo White (hoy calle Rubén Darío, continuidad de Manuela Pedraza). En ese lugar habían funcionado los Mataderos de Belgrano.

El 4 de octubre de 1887 el general don Francisco Bosch adquirió los lotes 1 y 2 de terrenos anegadizos del Bajo Belgrano, adjuntos. Esto fue motivo de un incidente de jurisdicción en el juicio promovido por la Municipalidad de Buenos Aires contra la Sociedad Anónima del Hipódromo Nacional, por reivindicación de esos terrenos del Bajo Belgrano.

                            Resultado de imagen para Antigüa imagen del Hipódromo de Belgrano

El Hipódromo Nacional General Bosch, realizó su demarcación y luego fueron trazadas las pistas de vareo, que ocupaban lo que actualmente se conoce como Barrio General Belgrano (actual barrio River), que guarda un recuerdo del Hipódromo Nacional. Se trata de la calle Victorino de la Plaza. Esta calle nace en la Avenida Figueroa Alcorta al 7300 con la numeración 900, sigue hasta Rafael Hernández y allí describe un perfecto semicírculo para hacerse paralela a la misma a 4 cuadras de distancia y volver en busca de Figueroa Alcorta al 7700, siendo allí su numeración 1800. ¿Qué ha pasado? Algo muy simple, pero curioso: esa herradura de largos brazos no es más que las 2 rectas y la curva sur del Hipódromo Nacional.

La inauguración del Hipódromo Nacional, el hipódromo de Belgrano, fue el 14 de agosto de 1887. Se corrieron 7 carreras. La primera la ganó el caballo Vanguardia, del Stud "Palermo"; lo montó el jockey José San Pedro. Largó mal, pero antes de los 1000 metros alcanzó a los delanteros y ganó "mirando para atrás" por una cuadra. La distancia: 1900 metros.

José San Pedro cobró una comisión de $1900, un dineral para entonces. Era la primera vez que ganaba. Los triunfos se sucedieron en su vida de jockey. Hasta que en 1889 "colgó el látigo" es decir, dejó de correr.

Siguió viviendo en el Bajo Belgrano, en la calle Mendoza entre Blandengues (actual avenida del Libertador) y Migueletes, a poca distancia del Puente de los Suspiros del arroyo Vega (¿Blanco Encalada y Migueletes?). Luego fue cuarteador, excelente pescador, cocinero de corderitos y peón en el almacén de don Lorenzo Gaddi y hno., ubicada en la calle Blanco Encalada. Había perdido la mano derecha. Lo llamaban el "Manco del Talismán", porque decía que curaba los resfríos con agua bendita.

La crónica de la época del diario La Nación del martes 16 de agosto de 1887 decía sobre la inauguración del Hipódromo Nacional:

                              

"el flamante circo inaugurado en Belgrano presentaba el domingo un bellísimo aspecto, adornado con banderas en profusión y favorecido por una numerosa y escogida concurrencia. El nuevo hipódromo es, naturalmente, más cómodo y espacioso que el de Palermo, puesto que, siendo más moderno, responde mejor al desarrollo actual de la afición por las carreras. El palco es hermoso, aunque un poco bajo; la casilla del sport, grande y espaciosa y con bastantes empleados; la cancha, bien pisada y perfectamente lisa. Indudablemente la novedad fue el paddock, donde hay vastas construcciones situadas a la izquierda del palco y cuya necesidad se hacía sentir en el "Hipódromo Argentino" (de Palermo) donde cuidadores y animales, tenían que permanecer a la intemperie, no contando para abrigarse más que con una mala techumbre de paja de pequeñas dimensiones. Al entrar al circo, sobre la puerta habíase colocado una corona de flores que decía: "Hipódromo Nacional General Bosch". El palco y sus adyacencias estaban ornados de banderas de todas las nacionalidades. Lástima grande ha sido presentar el nuevo local aún no concluido, pero para las próximas carreras del 28 de agosto estará ya terminado. Entre la concurrencia, en la que abundaba el elemento femenino, se veían diversos personajes oficiales y el duque de Madrid.

El Hipódromo Nacional tuvo una época de prosperidad, alternando con el Hipódromo Argentino los grandes premios. En el Nacional se corría el clásico "Internacional". En el Argentino, se corría el "Nacional".

                           

El Hipódromo Argentino (Palermo) terminó absorbiendo al Hipódromo Nacional (Belgrano). Las carreras siguieron hasta 1911, año que Excursionistas construyó su cancha, y al dar por terminadas sus actividades, las pistas del Hipódromo Nacional fueron utilizadas para vareo de los caballos que actuaban después en el Argentino.

A. B. DOMÍNGUEZ Archivo personal  

3 de 6

Ubicación de la pista de carreras del Hipódromo de Belgrano.                                                                                                                 ( Las imagenes no se pueden reproducir por el editor por ser antiguas y no sotienenlos píxeles requeridos. Disculpas al autor)

En el ángulo superior iquierdo se alcanza a ver el edificio del Parque Aerostático de Belgrano, perteneciente al Aero Club Argentino.

El Hipódromo fue desactivado entre 1911 y 1912, utilizándose a partir de entonces los terrenos para fiestas domingueras. Posteriormente el predio fue comprado por el Señor Casullo y la Señora Luminab S. Ghe y simultáneamente el Club River Plate compró la superficie que hoy ocupa (51.769 metros cuadrados).

Imagen incorporada por A. B. Domínguez

Hipódromo de Belgrano

Hipódromo Nacional Presidente General Bosch librados a su destino. Había que continuar como se pudiera “Quedarse en pampa y la vía” ha perdido hoy su sentido exclusivamente turfístico.

El hipódromo es una institución tradicional del barrio de Belgrano.

En los primeros tiempos, en él se celebraban distintos actos sociales, además de las carreras de caballo. Se organizaban, por ejemplo, duelos a pistola o a esgrima, como era habitual en esa época, para resolver cuestiones entre hombres.

Si bien este hipódromo tuvo una época de éxito lentamente fue absorbido por el Argentino, para llegar a su última temporada en 1911. Hasta 1913 fue utilizado como instalaciones auxiliares del Hipódromo Argentino, de allí en mas quedó abandonado hasta que fue demolido en 1920. En la década del 30 el predio fue fraccionado y vendido con distintos usos; entre ellos se instaló el Club River Plate, cuyo estadio sigue el trazado del codo norte de la antigua pista.

Las apuestas entre caballeros y señoras eran por guantes, perfumes, etc.; las apuestas entre los hombres eran cajas de cigarros y cajones de champagne.

El 28 de diciembre de 1894, cayó herido de muerte Lucio Vicente López, en un lance de honor con el coronel Sarmiento.           Esta tragedia privó al país de uno de los políticos más brillantes de la época. Los jugadores vestidos con galeras, chambergos y programa en la mano, hacían sus apuestas con la

 

 

Imagen incorporada por A. B. Domínguez

A. B. DOMÍNGUEZ Archivo personal

4 de 6

El hipódromo de Belgrano desapareció en 1913; las pistas y restos de tribunas subsistieron hasta 1920, año en el que las topadoras municipales arrasaron con todo.

Sus instalaciones se siguieron utilizando para determinados actos. Por ejemplo el 2 de abril de 1918 se llevó a cabo el homenaje por la Batalla de Maipú. Se realizó una fiesta y se desarrollaron distintas pruebas hípicas: carreras de petisos, de motocicletas, de burros, de sulkies y concurso de esgrima; además hubo otras diversiones como rompecabezas, palo enjabonado, etc.

En 1923 el entonces ministro de guerra proyectó adquirir las 44 hectáreas que integraban el Hipódromo Nacional de Belgrano para destinarlas a plaza de armas del Ejército, pero el proyecto no pasó de tal.

El 23 de diciembre de 1927 se remataron la totalidad de las tierras siendo adquiridas enteramente por los señores Vicente Casullo y Emilio Achiffner, quienes desembolsaron $ 2.100.000 de la época, por todo concepto. Se proponían construir 45 manzanas de un barrio parque, de acuerdo al proyecto de un arquitecto francés de apellido Forestier, pero esto también quedó en proyecto.

En la década de 1930, el predio fue fraccionado.

• En el sector de las calles Rubén Darío, la avenida Lugones y la nueva avenida Udaondo y Libertador, se construyeron las instalaciones del Tiro Federal Argentino, que se trasladó de su antiguo emplazamiento en Dorrego y Figueroa Alcorta.

• Entre la prolongación de Figueroa Alcorta, Udaondo y Sáenz Valiente (recién abierta) se instaló el Club River Plate, cuyo estadio ocupó el codo y la curva norte del Hipódromo Nacional. El trazado de esta curva prácticamente coincide con la parte norte de las tribunas, que fueron las últimas en ser construidas y cerraron la vieja "herradura" del estadio Riverplatense.

• Entre Figueroa Alcorta, Sáenz Valiente, Lugones y Monroe se instaló primero el Club Universitario de Buenos Aires (CUBA), que fue desalojado para luego instalarse allí el Círculo de Suboficiales, a su lado se ubicó el Club Hípico Argentino (CHA), que dejó su sede de Libertador, al lado del Campo de Polo.

• El resto -Libertador, Udaondo, Figueroa Alcorta- fue urbanizado y loteado con el nombre Barrio Casullo. Parte fue ocupada por Obras Sanitarias y por las plazas República de Honduras y República de El Salvador.

Belgrano, como todo pueblo importante, también tuvo su Hipódromo, majestuoso y memorable por cierto. Tristemente, terminó bajo la piqueta, pero su gloria y su historia, no se las quita nada ni nadie. Todo ese movimiento turfístico, en conjunto con el cercano Hipódromo de Palermo, hicieron proliferar el negocio y la instalación de los Studs. Pero esa, es otra historia, la próxima.

Fuente: Buenos Aires nos cuenta. 11. Bajo Belgrano.

El Hipódromo Nacional

El Hipódromo Nacional es el que más a fuego ha marcado la historia de Belgrano. También llamado Hipódromo de Belgrano (funcionó desde Agosto de 1887 hasta 1913). Disidencias entre los socios del Hipódromo Argentino motivados por el general Francisco Bosch dieran origen al Hipódromo Nacional.

De allí a que todos los interesados se mudaron al Hipódromo Nacional (1887) situado en el Barrio River desde Udaondo hasta Monroe llegando hasta Congreso y desde Figueroa Alcorta hacia Avenida del Libertador. La pista del hipódromo era lo que actualmente es la calle Doctor Victorino de la Plaza que nace en Figueroa Alcorta al 7300 con la numeración 900, de allí su sorprendente trazado en forma de herradura de la misma Victorino. La entrada se hallaba sobre la Avenida del Libertador y Congreso. El día de su inauguración se corrieron 7 carreras. El diario La Nación afirmaba que era mucho más cómodo y espacioso que el de Palermo ya que también era más moderno.

A. B. DOMÍNGUEZ Archivo personal

5 de 6

El hipódromo Nacional fue diseñado en 1887 por Carlos Morra y Jacques Dunant. Cabe destacar a uno de los principales entrenadores de caballos Eliseo Esviza que había nacido en Belgrano quien estableció un stud llamado" Los desheredados".

Con motivo de la habilitación del hipódromo no tardaron en afincarse alrededor del mismo los edificios adecuados para el cuidado de los caballos de carreras. Numerosos y muy famosos, sólo algunos aún subsisten como tales, pero muchos aún cambiado su uso, ya sea como escuelas de equitación o como restaurantes, mantienen la arquitectura típica de su origen: Arquitectura inglesa de principios de siglo, un patio central rodeado de los boxes perteneciente a cada caballo.

¿Como se llegaba?

Para llegar al Hipódromo Nacional los aficionados viajaban en los tranvías 35 y 36, que llegaban hasta las avenidas Vértiz y Pampa en Barrancas de Belgrano. De allí salía otro tranvía que pasaba por la puerta del hipódromo: y seguía por la Pampa, Libertador, Republiquetas, Cabildo, Monroe, Libertador, la Pampa hasta llegar a Vértiz o había que recorrer el trayecto a pie. El viaje de ida y vuelta desde la Pampa y Vértiz hasta el Hipódromo costaba 10 centavos.

"Estar en Pampa y la vía"

A los burreros que salían del Hipódromo Nacional (situado en otros tiempos donde se encuentra el barrio River Plate) se les ofrecía la oportunidad de viajar gratis en un tranvía que desde allí los llevaba muy cerca del cruce de la calle Pampa con las vías del actual Ferrocarril Belgrano. A partir de ese lugar, bastante inhóspito entonces, quienes habían perdido hasta su último centavo quedaban

A. B. DOMÍNGUEZ Archivo personal

6 de 6

librados a su destino. Había que continuar como se pudiera “Quedarse en pampa y la vía” ha perdido hoy su sentido exclusivamente turfístico.

El hipódromo es una institución tradicional del barrio de Belgrano.

En los primeros tiempos, en él se celebraban distintos actos sociales, además de las carreras de caballo. Se organizaban, por ejemplo, duelos a pistola o a esgrima, como era habitual en esa época, para resolver cuestiones entre hombres.

Si bien este hipódromo tuvo una época de éxito lentamente fue absorbido por el Argentino, para llegar a su última temporada en 1911. Hasta 1913 fue utilizado como instalaciones auxiliares del Hipódromo Argentino, de allí en mas quedó abandonado hasta que fue demolido en 1920. En la década del 30 el predio fue fraccionado y vendido con distintos usos; entre ellos se instaló el Club River Plate, cuyo estadio sigue el trazado del codo norte de la antigua pista.

Las apuestas entre caballeros y señoras eran por guantes, perfumes, etc.; las apuestas entre los hombres eran cajas de cigarros y cajones de champagne.

El 28 de diciembre de 1894, cayó herido de muerte Lucio Vicente López, en un lance de honor con el coronel Sarmiento. Esta tragedia privó al país de uno de los políticos más brillantes de la época. Los jugadores vestidos con galeras, chambergos y programa en la mano, hacían sus apuestas con la esperanza de ganar. Las modas pasan . . . pero las prácticas continúan.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Ricardo E. Scorticati »
La cronología en general resulta diferente. En 1887 se funda el Hipódromo Nacional en tierras cedidas por el pueblo de Belgrano ante la influencia del Gral F. Bosch. En 1925 se torga las tierras al Tiro Federal desalojado de Dorrego y Centenario y el predio sudeste al Aguas Corrientes que instala una bomba de Agua y 2 piletones (hoy Unv. Di Tella) y diseñandose el centro (ex hipodromo) un barrio parque a instancias del Dr. Noel (intendente) por el afamado diseñador frances D. Nicolas V. Forestier comprado en 1927 por V. Casulo que falleció en 1930 sin cristalizar el loteo. Si se construyó, en terreno cedido (1932) la parroquia Sgo. Apostol.En 1934 River compra una parte del barrio y con la colaboración de la ciudad que le entrega las calles internas (mem. AFA 1934) haciendo el predio dende esta el estadio. Asi que seccionado el BARRIO PARQUE GRAL. BELGRANO que nunca se llamo de otro modo.
Responder a este comentario »» EDUARDO »
EN EL AÑO 1945 HUBO EN EL HIPODROMO UN GRAN PREMIO. MI ABUELO DUEÑO DEL STUD LAS DAMAS. LLEVO UN CABALLO A CORRER, SE LLAMABA GAITERO. HIJO DE BOCHAZO Y GUITARRERA. LO MONTABA EN AQUELLA OPORTUNIDAD. EL JOCKEY ISABELINO DIAZ. PARA SUS INTIMOS EL JOROBADO.GANANDO ESE PREMIO. DON ANACLETO GALIMBERTI. HAY DOCUMENTOS HOY POR HOY QUE LO PUEDAN DOCUMENTAR. SERIA REVIVIR EL BAJO BELGRANO, Y LA HISTORIA DE SUS STUDS. QUE CON EL TIEMPO LLEGO A FLORECER COMO UN GRAN BARRIO. HAY UN TANGO CANTADO POR EL POLACO GOYENECHE. LLAMADO PRECISAMENTE BARRIO DE BELGRANO CASERON DE TEJAS. SIN SER EN SU MOMENTO UN CUENTO CHINO. COMO DIRIA GARDEL SALUTE.
Responder a este comentario »»
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
Fuerza Aérea Argentina . . .
24 horas en la vida de un médico de terapia intensiva . . .
SpaceX pone a dos astronautas en órbita . . .
OTRO POLIVERSO .
¿Qué aviones de combate ofrece . . .
 

RadiosNet