Domingo 20 de Septiembre de 2020

Hoy es Domingo 20 de Septiembre de 2020 y son las 00:33 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

  • 6.1º
  • Despejado

23 de julio de 2016

EL FLAGELO DE LA CORRUPCIÓN - Por De. Jorge Bernabé Lobo Aragon.

Todo es factible de corromperse. Pero en término políticos reservamos la corrupción y las corruptelas para aplicarlas a las conductas de quienes, usando poderes del Estado, se benefician personalmente en desmedro de los intereses generales, con perjuicio de la sociedad o del mismo Estado.

                          

 Corrupción es la podredumbre, la descomposición de los cuerpos, especialmente de los orgánicos. 

Cuando Colón emprendió el camino de las Indias, venía en busca de las especias, porque eran muy apreciadas ya que reducen o postergan la corrupción de los alimentos, tarea en la que modernamente fueron sustituidas por las heladeras y la industria frigorífica. Todo es factible de corromperse. Pero en término políticos reservamos la corrupción y las corruptelas para aplicarlas a las conductas de quienes, usando poderes del Estado, se benefician personalmente en desmedro de los intereses generales, con perjuicio de la sociedad o del mismo Estado.

Una conducta corrupta es la que, con mala fe, no procura el bien general sino el propio o el de allegados o benefactores. Y alarma al pueblo argentino ver la enorme corrupción generalizada y que queda impune debido a falta de pruebas fehacientes o de investigaciones acertadas.                                      Ahora ha aparecido la tendencia a generalizar este concepto figurado de corrupción. Se pretende confundir políticas acertadas o equivocadas con conductas corruptas u honestas. Se dice que un gobierno que elimina la participación del Estado en la vida económica combate la corrupción, pues disminuye las ocasiones del pecado. Como la corrupción estaría en todo -inclusive- en los errores de buena fe – se pretende desviar la vista y no ver cuales son las conductas aberradas que escandalizan a la gente. Inclusive se proyecta crear organismos estatales que tendrían por fin "combatir" – con procedimientos burocráticos por supuesto – todas las corrupciones habidas y por haber. Y ese no es el caso.Se debe buscar la imposición de un castigo a los corruptos, a los verdaderos corruptos. Lograr algo en este sentido constituiría un triunfo muy deseado por la gente de bien, y hay que esmerarse en encontrar el modo.                  Y además, pueden crearse oficinas que se dediquen a "combatir" todo tipo de errores a los que se califique de corrupciones. Pero no mezclemos los tantos: a lo que apuntamos, lo que está en la mira de la ciudadanía honesta y preocupada, es la corrupción de ciertos funcionarios. No nos dejemos engañar. 

DR. JORGE B. LOBO ARAGÓN.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »