Lunes 21 de Septiembre de 2020

Hoy es Lunes 21 de Septiembre de 2020 y son las 12:35 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

  • 15º
  • Soleado

20 de agosto de 2016

EL CAMINO ABANDONADO . Por Mario Corvalan.

¿no hemos trabajado todos de acuerdo con nuestras mejores luces, y no han trabajado incesantemente muchas de nuestras finas inteligencias para hacer de este un país mejor? ¿No se han dirigido todos nuestros esfuerzos y esperanzas hacia una mayor libertad, justicia y prosperidad? Si el resultado es tan diferente de nuestros propósitos, si en lugar de disfrutar de libertad y prosperidad nos enfrentamos con esclavitud y miseria, ¿no es evidente que unas fuerzas siniestras deben haber frustrado nuestras intenciones, que somos las víctimas de una potencia maligna, la cual ha de ser vencida antes de reanudar el camino hacia cosas mejores?

EL CAMINO ABANDONADO .

Por :  Mario  Corvalan .

Cuando el curso de la civilización toma un giro insospechado, cuando en lugar del progreso continuo que los argentinos esperábamos, nos vemos amenazados por males que asociábamos con las pasadas edades de la barbarie, nos culpamos a nosotros mismos de nuestro fracaso, pero ¿no hemos trabajado todos de acuerdo con nuestras mejores luces, y no han trabajado incesantemente muchas de nuestras finas inteligencias para hacer de este un país mejor? ¿No se han dirigido todos nuestros esfuerzos y esperanzas hacia una mayor libertad, justicia y prosperidad? Si el resultado es tan diferente de nuestros propósitos, si en lugar de disfrutar de libertad y prosperidad nos enfrentamos con esclavitud y miseria, ¿no es evidente que unas fuerzas siniestras deben haber frustrado nuestras intenciones, que somos las víctimas de una potencia maligna, la cual ha de ser vencida antes de reanudar el camino hacia cosas mejores? Por mucho que podamos disentir cuando señalamos al culpable de nuestro desastre, sea el capitalismo salvaje, sean los usureros internacionales, o el espíritu malvado de ciertos funcionarios públicos, que no dudaron de enriquecerse a costillas del pobre pueblo, que está sufriendo en carne propia el saqueo de nuestros enemigos externos e internos, aunque venimos luchando contra todo esto durante más de medio siglo, todos estamos o por lo menos lo estábamos hasta hace poco ciertos de una cosa: que las ideas directoras que han ganado a la mayor parte de las gentes de buena voluntad y han terminado los mayores cambios en nuestra vida social no pueden ser falsas. Estamos dispuestos a aceptar cualquier explicación de la presente crisis de nuestra Nación y Civilización, excepto una: que el actual estado del mundo pueda proceder de nuestro propio error, y que el intento de alcanzar algunos de nuestros más caros ideales haya al parecer producido resultados que difieren por completo de los esperados, y ahora, cuando vemos surgir ante nuestros ojos una nueva forma de esclavitud, cuán fuerte es la ruptura, no sólo con el pasado reciente, sino con todo el desarrollo de la Civilización Occidental, que significa el rumbo moderno hacia la Globalización, ya concretada. Hoy el principal peligro que enfrenta la Civilización es el de esa misma oligarquía financiera internacional, con eje en Londres y Nueva York, que ha adoptado su dogma de Libre comercio como instrumento para destruir la existencia del Estado Nacional Soberano, reduciendo tanto la escala como la esperanza de vida de la mayor parte de la población humana, cuyos sobrevivientes quedarían reducidos a la condición de ganado humanoide. Si esta oligarquía y sus peones lograran imponer sus ideologías, “LIBRE COMERCIO, GLOBALIZACION E INTERESES DE ACCIONISTAS, pronto la civilización probablemente dejaría de existir sobre este planeta, por una o varias generaciones. El derrotar a esta oligarquía en su perverso empeño neoimperial sería la única causa justa para que hayan guerras entre las naciones en esta coyuntura de la Historia. En cualquier otro sentido, el mundo ha rebasado ya cualquier necesidad justificable de guerra, salvo para defender el orden de paz entre Estados Nacionales Soberanos. Ha llegado el momento de dar a luz en este planeta un régimen de gobierno de las relaciones humanas entre estados nacionales de una comunidad de repúblicas perfectamente soberanas, repúblicas entregadas a la causa del bienestar general tal como lo define el Preámbulo de nuestra Constitución Nacional. El principio del bienestar general de todos los pueblos, así como de la posteridad de todas las naciones es el único modo visible de que puedan instalarse en todo el planeta un estado de relaciones apto para seres humanos. En tal comunidad, la joya de toda la civilización será el desarrollo de las capacidades cognocitivas perfectamente soberanas de cada persona. El fomento y cultivo de ese individuo y de sus capacidades, y la realización del beneficio que cada uno pueda aportar a la Humanidad presente y futura deben constituir el concepto motivador de toda gestión político-económica; así deben entenderlo, de hecho, todas las partes involucradas, concluyendo el camino abandonado debe ser retomado por el pueblo argentino, vuelva a transitar la ruta del progreso, del desarrollo y del bienestar general que ansiosamente nuestro pueblo, que hoy en día se encuentra en un estado de desesperación y frustración, recupere la felicidad tan ansiada.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »