Lunes 23 de Noviembre de 2020

Hoy es Lunes 23 de Noviembre de 2020 y son las 16:35 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

  • 32.8º
  • Soleado

32.8°

EL CLIMA EN TIGRE

27 de agosto de 2016

CON AGUAS TAN TURBULENTAS EL ESCENARIO FUTURO NO ES TAN IMPREDECIBLE . Por Hugo Cesar Renés

La desigualdad es palpable
Por ello a nadie asombra que de un tiempo a esta parte, estemos observando una especie de fatiga en la lucha contra la pobreza, razón por la cual algunos políticos comienzan a hablar de segmentos poblacionales “naturalmente excluibles” (que las estadísticas oficiales del anterior gobierno escondieron permanentemente) que probablemente jamás puedan educarse, tener un puesto de trabajo estable y, en algunos casos, ni siquiera a un techo permanente… sus hijos podrán nacer y morir en la calle, padecerán violencia, y privaciones de toda índole.

CON AGUAS TAN TURBULENTAS EL                             ESCENARIO FUTURO NO ES TAN IMPREDECIBLE  .  

Por : Hugo Cesar Renés  .

"Políticas públicas de prevención social..."

Vivimos en el presente una crisis de proyectos, SIN UN PROYECTO NACIONAL, razón por la cual nuestros sueños son necesariamente inconclusos y permanentemente reformulados de cara a las urgencias económico sociales y de espalda al mañana
Las ideas centrales respecto a la violencia dejan siempre el necesario margen de ambigüedad como para que, llegado el caso, se puedan justificar o condenar sin renunciar a la declamada “universalidad” de origen, supuestamente natural de las conductas calificadas como violentas, desencadenadas a partir de frustraciones de la más variada índole.
La agresión, el altruismo, el odio, hasta la moral y la ética, pueden ser interpretadas como desencadenantes.

.Así estamos justificando el odio hacia quién no piense como uno (enemigo), el racismo, y hasta el mismísimo etnocidio.
De lo expuesto surge como necesario realizar un análisis/planeamiento sobre los probables escenarios psicosociales, como un método que permita imaginar futuros posibles y evitar la arritmia social, el agolpamiento de la incoherencia por la coherencia, la sucesión aleatoria y deformada por la ordenada.
Lo importante es que la realidad no nos sorprenda y mucho menos que nos encuentre distraídos, y para que ello no ocurra, debemos tener permanentemente actualizado un análisis de escenarios imaginando los futuros posibles para poder tomar decisiones mirando al futuro desde el QUÉ es lo que probablemente que ocurra, CUÁNDO puede ocurrir, y CÓMO ocurrirá.
Ser estratégicamente exitoso implicará mantener el control de las tres dimensiones enunciadas. Qué, Cuándo, y Como, porque el proceso de cambio que está sufriendo nuestra sociedad está conformando un nuevo tipo de relaciones sociales, inserciones y exclusiones. Hay rivalidades y tensiones entre distintos grupos sociales.
La nueva delincuencia narco-violenta/narco-corrupción, va ocupando los espacios vacíos del frágil y fragmentado orden legal, político e institucional, transformándose en la mayor preocupación de la ciudadanía y todo está indicando que el fenómeno persistirá en un futuro previsible.
La criminalidad, cada vez más violenta, y la inseguridad, son la contracara del actual déficit de legalidad y de administración de justicia
Los análisis de seguridad deben incluir la descripción de las debilidades sociales estructurales existentes en el ambiente geográfico en estudio, como así también el impacto de los conflictos asimétricos; la creciente demanda de recursos de urbanización que hace a la gente más dependiente de los servicios públicos vulnerables; los impactos de degradación del medio ambiente que incuban nuevas formas de violencia y disparidades extremas entre riqueza y pobreza, carencias y opulencia junto a la suba de tarifas de luz y gas, la suba de precios en los combustibles y todos los artículos de primera necesidad que se deberá afrontar con un salario “viejo” a lo que debemos agregar que a la fecha no se han modificado, como se prometió en los discursos pre electorales, el impuesto a las ganancias, ni el de bienes personales; lo que está justificando que lo que venga, sea un período de alta conflictividad social.
La sociedad no es un simple agregado de individuos, sino una máquina organizada cuyas partes se interrelacionan cumpliendo cada una un función determinada. El conflicto de partes y la desintegración social atentan contra el orden y solo este puede llevarnos al progreso.
No hay en nuestra sociedad un motor principal que asegure el desarrollo social sino por lo menos dos: ESTADO y EMPRESAS. Ambas tienen que vivir en armonía, o no podrán vivir en absoluto.
El trabajo formal, que demanda día a día una mayor calificación, está dejando fuera de competencia a una masa social marginal importante porque el sistema está expulsando a todos aquellos, preponderantemente jóvenes, que por carencias de educación y/o capacitación el futuro no les permitirá aspirar a ningún puesto de trabajo estable.
Vemos así nuevas realidades sociales y nuevos y sofisticados tipos de violencia.
La muerte no es solo desaparición física, también se mata a un pueblo cuando se desconoce su cultura y sus valores (el “etnocidio” destruye la armonía de un orden social preexistente haciendo desaparecer el alma de un pueblo)
Abuso sexual, delincuencia criminal, alcoholismo, drogadicción, narco violencia, forman parte de una representación única y unidireccional, pero junto a estas formas conocidas de violencia, hay otras, ligadas con las condiciones sociales y culturales de las personas que son psicosocialmente inéditas, por ejemplo la expulsión de todos aquellos que, por carencias de educación y capacitación, no pueden aspirar a ningún puesto de trabajo estable, y sin este, tampoco podrán acceder a los sistemas de seguridad social, viviendas decentes, o a un acceso igualitario a la educación (las sociedades iletradas desaparecen rápidamente…).
La desigualdad es palpable
Por ello a nadie asombra que de un tiempo a esta parte, estemos observando una especie de fatiga en la lucha contra la pobreza, razón por la cual algunos políticos comienzan a hablar de segmentos poblacionales “naturalmente excluibles” (que las estadísticas oficiales del anterior gobierno escondieron permanentemente) que probablemente jamás puedan educarse, tener un puesto de trabajo estable y, en algunos casos, ni siquiera a un techo permanente… sus hijos podrán nacer y morir en la calle, padecerán violencia, y privaciones de toda índole.
Con una situación como la brevemente descripta, las negociaciones paritarias con los gremios asoma como complejas y seguramente no se agotarán en las palabras
CON UNA ESTRUCTURA SOCIAL COMO LA NUESTRA, LA POBREZA 0 ES TOTALMENTE INVIABLE
Por ello es conveniente analizar e interpretar la posible aparición y/o incremento de:
· Reacciones radicales y contestatarias
· Inseguridad producida por la erosión de la trama social (desigualdad)
· Atención especial a las masas sociales pauperizadas porque son generalmente “tropa” de bajo costo para las mafias narco y los punteros políticos
· La ideología del proletariado de un socialismo hoy con un rostro cristiano (populistas cuasi marxistas), el marxismo, y el leninismo-maoísmo están haciendo desaparecer muchos principios morales que nuestra sociedad supo sostener. Esa izquierda argentina, a partir del pontificado del Papa Francisco, SIN RENUNCIAR al materialismo dialéctico y a su connatural ateísmo, ha reducido al mínimo su habitual anticlericalismo para adaptarse a las cambiantes circunstancias.
¿Qué país quedará después de la próxima tormenta?
Con aguas tan turbulentas el escenario futuro ya no es tan improbable…, LA REBELDÍA SOCIAL o desobediencia civil como respuesta.
Para abandonar una Argentina que avanza a los tumbos, la de las grandes asimetrías, la de los grandes logros y los rotundos fracasos, ¿no sería mejor diagnosticar las causas de nuestra miseria –porqué estamos como estamos- y elaborar un proyecto consensuado a través de la generación e intercambio de conocimiento y bienes intangibles que tiene nuestra sociedad, para que la ética, el bien común, la justicia, la igualdad de oportunidades y la solidaridad, sean valores fundamentales para terminar con tanta desigualdad social, antes que seguir descalificando y agraviando a cuantos se nos pongan por delante, para seguir mintiendo y fabricando verdades que no son?.

Prever a fin de proveer digo yo

En el año del bicentenario de nuestra independencia.  

Hugo Cesar Renés






 

 

 

 

 

 

                                   

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »