Domingo 25 de Octubre de 2020

Hoy es Domingo 25 de Octubre de 2020 y son las 02:14 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

  • 18.9º
  • Mayormente nublado

18.9°

EL CLIMA EN TIGRE

25 de septiembre de 2016

LOS ORIGENES DE NUESTRAS ACTUALES DESGRACIAS .Por Mario Corvalan .

Casi todos los países del mundo apetecen a esta tierra bendita argentina.
Pero no sólo la apetecen para llegar a poseerla y poder disfrutar de sus maravillosas prerrogativas naturales, cósmicas y evolutivas genéticamente, sino incluso para sobrevivir frente a una debacle cataclísmica, social, económica y total, que incidirá en todos los órdenes mundiales sin excepción.
Sin contar que por derecho propio nos pertenece una parte del continente Antártico tanimportante como el Sud Aamericano. Somos un País bi-continental.

LOS ORIGENES DE NUESTRAS ACTUALES DESGRACIAS.      Por :  Mario Corvalan.

Los hombres que vivimos en la Argentina, en los años 1939 a 1945, el período negro y nefasto de la segunda guerra mundial, donde murieron alrededor de 50 millones de personas y se arrasaron cientos de ciudades en más de cinco años; los que conocimos lo que fue nuestra querida tierra argentina, bautizada el “granero del mundo”, la “tierra de promisión más rica del mundo”, a la que la naturaleza dotó de tan colosales recursos y riquezas naturales, como para alimentar cómodamente a más de doscientos millones de personas, y a la que a pesar de haber tratado de destruir repetidamente, tanto por sus varios desgobiernos como por sectores no buenos de su propio pueblo, no lo lograron hasta hoy. Esto nos otorga una pauta de sus interminables e indestructibles recursos que aún hoy posee. Casi todos los países del mundo apetecen a esta tierra bendita argentina. Pero no sólo la apetecen para llegar a poseerla y poder disfrutar de sus maravillosas prerrogativas naturales, cósmicas y evolutivas genéticamente, sino incluso para sobrevivir frente a una debacle cataclísmica, social, económica y total, que incidirá en todos los órdenes mundiales sin excepción. Hoy ya tenemos conciencia de que la Humanidad no puede seguir más así, bajo este sistema caótico, corrupto y descontrolado bélicamente, que en cualquier minuto podría desembocar en un holocausto nuclear. Tenemos plena conciencia de que algunos sonreirán cuando mencionamos que Argentina tiene pronosticado un gran designio cósmico. Que tal designio está por encima de las maldades, desgobiernos y apetitos ambiciosos de todos los hombres equivocados que aún rigen los poderes bélicos humanos por medio de leyes mezquinas que imponen. También tenemos plena e irreversible conciencia y conocimiento, que en el año 1945, Argentina era el país virgen más rico del planeta, aún más que los EEUU, que era poderoso por el sometimiento que ejerció sobre América Central, Canadá, Alaska y otros países. Argentina era el famoso granero del mundo, que durante la guerra alimentó no sólo a los EEUU, sino a todos los países europeos, hambrientos, arrasados y moribundos tras más de cinco años de muerte y destrucciones sin cuartel, y alimentaba también a Alemania, Italia y Japón. En Argentina se llegó incluso en esa época a quemar en las calderas de calefacción, ferroviarias y otras, maíz y otros cereales por los enormes excedentes de producción y menores costos que el carbón. En tal época,  si mal no recuerdo, el peso argentino oscilaba la cambio oficial en 2,50 por un dólar. Pero además, casi todos los afectados por la guerra tenían abultadas deudas con Argentina, que lógicamente deberían ser saldadas tras muy largos años de pagos y los intereses que involucra toda deuda. Agravado este panorama porque centenares de las más populosas ciudades y capitales del mundo habían quedado prácticamente arrasadas y para ser reconstruídas masivamente debían utilizar casi todos sus medios. Para darnos una ínfima idea de tales deudas, tomemos en cuenta lo que Inglaterra debía a Argentina en junio de 1943, nada más que en concepto de regalías emergente de sus ferrocarriles, y que no fueron hipotecadas y exigidas por Argentina debido a las penurias de guerra: era de 46 millones de pesos argentinos, lo que significaba muchos millones de dólares. Para formarnos una idea aproximada de lo que los países aliados (EEUU, Inglaterra, Francia, etc.) debían a la Argentina, se estimó en más de cien millones de dólares, suplió millonarias toneladas de carne, cereales y el grueso de todos los alimentos para salvar de la muerte segura a cientos de millones de europeos y norteamericanos. ¿Cómo y cuándo se pagó esta supercolosal deuda a la Argentina? A través de los manejos nefastos de las políticas diplomáticas de los gobiernos argentinos, se declaró algo que se definió como INCONVERTIBILIDAD DE LA LIBRA ESTERLINA y otras monedas. En otras palabras, se dio forma legalizada a la estafa más grande de la historia. No sólo jamás se pagaron tales deudas verdaderas, sino que hoy nos tachan de subdesarrollados, pobres e ignorantes, con otros resultados desastrosos y calamitosos. Cada uno de los países que fueron salvados del hambre y la destrucción y la guerra, hoy posee extrañas e inexplicables deudas a favor de los EEUU, de las que ningún pueblo alcanza a comprender su origen. En el caso de Argentina, a quien debían los EEUU más de 100 millones de dólares en 1945, hoy se les debe más de 100 mil millones de dólares. Todos estos manejos turbios y mezquinos, producidos por los hombres equivocados que rigen los poderes bélicos de la Tierra, amparados por miles de sirvientes a sueldo y complejas computadoras que planifican discursos y generan planes de todo tipo, siempre subvirtiendo a todos los países en su propio provecho.                                                         Manejan indirectamente gobiernos y países, economías y recursos hasta autoerigirse en amos del mundo, omnipotentes e “inmortales” (los hace creerse su ambición descontrolada) imponiendo costumbres o personas donde fuere, sólo regidos por sus instintos de poder y más poder. M.A.CORVALAN  

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »