Martes 22 de Septiembre de 2020

Hoy es Martes 22 de Septiembre de 2020 y son las 08:34 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

  • 8.9º
  • Soleado

25 de septiembre de 2016

HOMENAJE AL DR. JUAN LUIS PEREZ ...TUCUMAN -ARGENTINA- Por Dr. Jorge Bernabé Lobo Aragon

Pero hay otro aspecto que es más memorable por ser imperecedero que son sus calidades personales que le ganaron aprecio y muchísimas amistades. Su carácter afable, su estilo cordial, su ánimo siempre dispuesto al servicio, su amabilidad que le llevaba a interesarse siempre -con verdadero interés- por su interlocutor. Su alma grande y generosa lo conducía a interesarse de los prójimos

HOMENAJE AL DR. JUAN LUIS PEREZ ...TUCUMAN -ARGENTINA-               Por  Dr. Jorge Bernabé Lobo Aragon.

A MI AMIGO.

MEMORIA .

El 21 de Septiembre, justamente en el día de la primavera que de alguna manera se presenta como una oportunidad de florecimiento en honor a la amistad, resulta gratificante volver la atención hacia ínclitos varones y límpidos valores que forjaron esta sociedad de la que provenimos. Ahora le rindo un homenaje al amigo. El Dr. Juan Luis Pérez a quien años atrás el colegio de abogados de la provincia le confirió una medalla por sus cincuenta años como abogado virtuoso, nos dejó en este día tan especial para ir con la compañera del amor en búsqueda de la verdadera vida. La vida eterna. Con su partida en búsqueda de aquel que amamos, Tucumán lo debe recordar como uno de sus hombres próceres e ilustres. Digo prócer por la eminencia de su persona, por la elevación de su saber, por la altura de sus estudios, por su consagración a una tarea que se adentra en el ámbito de la justicia, de aquella justicia que más que ciencia de las leyes y de su aplicación es virtud, y nada menos que una de las virtudes cardinales. De aquella justicia que se hermana con la equidad, sujeta a la ley natural antes que a las leyes de los legisladores. De aquella justicia que equivale a rectitud, en cuanto a que es observación y fiel cumplimiento de las leyes morales. La justicia tiene, aún hoy, no solo la función de dar a cada uno lo suyo sino también la de deshacer dificultades, y eso es lo que impulsó permanentemente el ánimo de este excelso abogado. Tuvo dos hijos. Excelentes profesionales al que el destino le ha concedido el privilegio de ser actualmente Juez y Concejal. El emprendió, junto a su compañera de toda una vida y a su hermana la segunda madre, la tarea de criarlos y educarlos en la función de velar por los principios y valores de una familia católica. Hizo del derecho el centro de sus inquietudes intelectuales que lo llevaron a ser un abogado del derecho y de la vida que es también otra forma de construir quizás más valiosa y perdurable, estableciendo valores que deben ser perennes e indestructibles en el trascurso de los tiempos como la honestidad y la lealtad. En el ámbito político y social supo ganar la confianza y la amistad de ilustres maestros, colegas y correligionarios, cuyas amistades cultivó y quienes supieron de sus inquietudes por quitar el velo con que el tiempo cubre los nobles afanes de quienes se dedicaron a la noble tarea de ayudar a construir una provincia y cumplir con su patria. Al rendirle este afecto a algunas de sus labores profesionales podríamos recordar el éxito que tuvo como Delegado en la Secretaria de Trabajo de la Nación misión que muchos detallarán con mejores precisiones que yo. Pero también ha sido tan límpida y patriótica su actuación política tan noble y desinteresada, tan eficaz y valiosa para la sociedad de la época en que le cupo actuar, tan reconocida por sus contemporáneos y tan valorada por las nuevas generaciones, que no puedo resistirme en honor a su hijo y gran amigo, a la tentación de brindarle una distinción, un testimonio, una ofrenda . Podríamos memorar su militancia radical de toda una vida, su lucha por un radicalismo combativo, insobornable, un radicalismo en donde asumió su puesto de combate contra una concordancia muchas veces ilegítima y fraudulenta. Un radicalismo en donde defendió las libertades ciudadanas cuando las vio amenazadas por una indebida intromisión del Estado en la sociedad y, peor, por la subordinación del Estado a un personalismo cesarista. Fue loable y heroica su actuación, en donde por circunstancias poco claras tuvo que ceder el cargo de Diputado electo, en épocas épicas en donde la mayoría de los parlamentarios ejercían su mandato sólo por aceptación de un compromiso ante el pueblo y por el honor de representarlo, sin que ninguna dieta remunerara su labor, modalidad que él sostuvo que debía mantenerse ya que ponía en evidencia la voluntad de servir como único objetivo. Pero hay otro aspecto que es más memorable por ser imperecedero que son sus calidades personales que le ganaron aprecio y muchísimas amistades. Su carácter afable, su estilo cordial, su ánimo siempre dispuesto al servicio, su amabilidad que le llevaba a interesarse siempre -con verdadero interés- por su interlocutor. Su alma grande y generosa lo conducía a interesarse de los prójimos y de sus cuitas, de sus preocupaciones y sus angustias, de lo que a cada cual lo aflige y lo acongoja, evitando siempre la maledicencia y los comentarios que inútilmente agravian a los ausentes. Con la desaparición, de Juan Luis, sus amigos, que son también toda la sociedad de Tucumán y de Santiago, ganan en la gloria un abogado que seguirá interesado en cómo nos va, para alentarnos con ánimo noble y desprendido. Al rendir este homenaje hago votos para que haya muchos tucumanos dispuestos a seguir la clara senda que con enorme honestidad y humildad, marcara su paso. Ahora nosotros, debemos seguir el ejemplo de su prestigio correspondiente a la inteligencia, el estudio, a las virtudes cívicas y al honor. El Dr. Pérez no solamente ha cumplido sistemáticamente sus tareas de jurisconsulto y letrado probo sino ha ejercitado con notable magnanimidad y altruismo las responsabilidades de padre, abuelo y hermano abnegado. Acción cotidiana que la practico con una enorme sencillez que nos lleva a admirar su cabal cumplimiento de sus tareas y deberes con la mayor perfección posible”. Pero el legado del Dr. Pérez que siempre integrará el patrimonio colectivo de los tucumanos, es su decencia, su vocación noble, valiente, desinteresada de ponerse al servicio del prójimo, al servicio de la sociedad, al servicio de la judicatura, al servicio de los deberes asumidos con total abnegación y el absoluto desprecio por las propias conveniencias y por el descanso y el bienestar personal. Para ese paradigma de jurisconsulto, rindo un Homenaje en nombre de todos los abogados y políticos tucumanos en estos tiempos aciagos para el gran hombre que siempre entendió que la política es una parte de la virtud moral aplicada a los asuntos públicos al servicio de la justicia. A los que compartimos el mismo sentimiento de miramiento de su noble imagen siempre será una estrella radiante y un estandarte insuperable para quienes tuvimos el honor de conocerlo. DR. JORGE B. LOBO ARAGÓN.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »