Hoy es jueves 17 de octubre de 2019 y son las 08:37 hs. “Queremos evitar que Nisman vuelva a morir”. Que los jueces cumplan con la Justicia, o que la Justicia alcance a los Jueces.

11 de octubre de 2016
¿ FUIMOS SOCIALISTAS ? Por : CÉSAR ARTIGAS LEDESMA POSSE
Basta de izquierdistas que piensan y hablan en difícil y pregonan más soberanía y mayor justicia social, y que con sus métodos errados, siempre consiguieron asilos en los países capitalistas, menos soberanía y más injusticia y sacrificios a la clase trabajadora, que ellos se empeñan en humillarlos llamándolos proletarios para emular a Karl Marx,

¿ FUIMOS SOCIALISTAS ?

 Por  :   Cesar Artigas Ledesma Posse .

Argentina varias veces osciló entre socialismos autoritarios y no autoritarios. Incluso hoy, el socialismo pretendidamente democrático existe en algunos partidos políticos, en diversas organizaciones y en una juventud desorientada que sigue cantando loas a los hermanos Castro, asesinos confesos, seguramente por oponerse al desarrollo, por considerarse proletarios o hijos de proletarios, por creer que el capitalismo es el eje de todos los males, sin advertir que los países con peor desarrollo son los que aún mantienen un sistema cuasi socialista y autoritario, caso Cuba, Venezuela, China, Corea del Norte y algún otro descarriado. Hay otro sector de jóvenes y algunos no tan jóvenes que pecan por ignorancia, que les es más fácil hacerse los marxistas y participar de aquellas manifestaciones pagas y no pagas en contra del capitalismo, liberalismo y contra los resentimientos de una supuesta oligarquía que les avasalla sus derechos, y que desean esos “idealistas” que todo lo pague el estado, sin saber, por su ignorancia, que el estado somos todos, y que de una manera u otra todos pagaremos el mal manejo de las empresas y terminaríamos en un caos a la venezolana. Con un buen juego de palabras los progresistas pretenden confundir a la sociedad, en el campo político y social, y justamente una de esas palabras es el “socialismo”.                                                                                                                                         El socialismo se contrapone al capitalismo liberal o sea al liberalismo, al que debo referirme toda vez que hablo de socialismo.                                                                                                   Hoy hay sólo dos maneras de organizar una sociedad, la socialista o la liberal.                         Ya lo decía Jaques Rueff: “sed socialistas, sed liberales, pero no seáis mentirosos”.                Cualquier otra forma de organización será simplemente un incongruente intento de mezclar principios liberales con principios socialistas.                                                                                 Es obvio que esta mezcla está condenada ineluctablemente al fracaso.                                       No obstante las terceras posiciones insisten con fórmulas inviables ya fracasadas en el Mundo.                                                                                                                                                La confusión se origina en que no se distingue en que hay dos clases de socialismo.             El “socialismo totalitario” cuyas expresiones más  destacadas son el comunismo, el fascismo y el nacional socialismo.                                                                                                    El otro socialismo es el que se presenta con “apariencias democráticas” como es el caso de las social-democracias. Los totalitarios regimentan la sociedad, conculcan las libertades individuales y anulan la democracia.                                                                                               En el socialismo que pretende ser democrático, el fracaso es también evidente y harto demostrado en los países que hablan de tercera posición.                                                             Es atractivo para los ignorantes y para los progresistas, también para los que quieren vivir a costa del estado.                                                                                                                                    Y el problema central de estos está en las libertades, que también necesitan coartarlas para poder desarrollar sus entelequias, sin advertir que todo se paga o con inflación o con más impuestos, caso contrario está el ejemplo de la Revolución Bolivariana o la Revolución Castrista, ambas con estrepitosos fracasos.                                                                                   Todos los sistemas hablan de libertades, pero nunca las cumplen, y cuando lo hacen es a criterio del demente gobernante.  El socialismo obviamente no acepta las libertades económicas, y ahí está la primera falla del sistema.                                                                         Los llamados democráticos no reniegan del todo del mercado.                                                 No pueden hacerlo porque no saben cómo hacerlo. Pretenden “humanizarlo” y regularlo para hacerlo más eficaz y corregir imperfecciones y así poder implementar lo que llaman “justicia social” que es lo que conduce a la domesticación del pueblo, haciéndolo creer en una mejor distribución de la producción y de la riqueza.                                                               La implementación necesita coacción de los individuos y esto es lo que divide a los socialistas de los liberales. Aunque todos los exégetas nieguen el sometimiento del pueblo y proclamen una supuesta democracia, nadie podrá negar que en los países donde se implementó el socialismo (caso Rusia o Cuba) se logró sólo por la fuerza y luego con un partido único se habla de democracia.                                                                                             Los socialistas se presentan como los defensores de la justicia social, como los campeones de la distribución equitativa de la riqueza, como los abogados de los trabajadores frente a los capitalistas, como los verdaderos defensores de los derechos humanos y como los creadores de una valla contra el abuso del poder económico y quizás algún otro fin altruista que sirva de convencimiento a la ignorante masa y a la pensante calculadora y aprovechadora, como el ejemplo de la reciente mafiosa y corrupta era kirchneristas.               Proponen regular los mercados, suavizar la competencia, estimular a los sindicatos otorgándoles privilegios en su lucha contra las reivindicaciones sociales, estatizar las grandes empresas y especialmente las que prestan servicios públicos como lo hiciera el Perón de los 40/50, controlar y regimentar las actividades privadas, implantar impuestos, castigar la ganancia, combatir al capital, y todo aquellos mecanismos para coartar las libertades.                                                                                                                                             No se dan cuenta los socialistas o progresistas que acá está el error, que estos medios impiden alcanzar los fines que proclaman, o quizás nunca quisieron alcanzarlos una vez sometido el pueblo.                                                                                                                             Entre 1946 y 1955 Perón implantó un socialismo totalitario. Utilizó estos medios y de ahí su estrepitoso fracaso económico.                                                                                                         Hasta 1989 existió un socialismo no totalitario, incluso bajo los gobiernos militares del Proceso, que muchos ignorantes lo consideraron liberal, y fue conservador, que son dos cosas distintas. Incluso aún hoy siguen consideran el período de Martínez de Hoz como liberal.                                                                                                                                                   Craso error. Error por ignorancia obviamente.                                                                                 La caída del Muro de Berlín y el colapso de la Unión Soviética pusieron en evidencia el monumental fracaso del socialismo, ya sea totalitario o el supuestamente democrático y esto hace imposible pensar que vaya a ocurrir nuevamente en nuestro país algo parecido a las distintas variantes e incluso el pretendido socialismo de la reciente y nefasta era K, que marcó una larga noche negra en la Patria.                                                                                      Y aunque no nos guste, existe el socialismo pretendidamente democrático en algunos partidos políticos. El Radicalismo de Alfonsín, el Frepaso, el Frente Grande y todas las corrientes de izquierda participan de esa corriente híbrida que los lleva y ha llevado al fracaso, a esa Tercera Posición que es simplemente la nada. Sólo esperemos que no se repitan los fracasos y no vuelvan los aventureros de las mentiras al pueblo.                       Basta de izquierdistas que piensan y hablan en difícil y pregonan más soberanía y mayor justicia social, y que con sus métodos errados, siempre consiguieron asilos en los países capitalistas, menos soberanía y más injusticia y sacrificios a la clase trabajadora, que ellos se empeñan en humillarlos llamándolos proletarios para emular a Karl Marx, equivocadamente. 



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
Encuentro de mujeres y la violencia de siempre. CitizenGo.
Al Presidente, Doctor Victorino de la Plaza ...
ROSARIO FINANZAS . News 01.10.2019 . Argentina Económica Hoy .
INVITACIÓN A PRESENTACIÓN PEACE ROAD ARGENTINA 2019.
OTRO POLIVERSO . " COMO CON BRONCA Y JUNANDO. Por Luis Bardin .
 

RadiosNet