Hoy es domingo 15 de diciembre de 2019 y son las 19:21 hs. Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

26 de octubre de 2016
Agrupación de ciudadanos indignados opositores] IMPECABLES PALABRAS DEL TCNL VGM (R) Emilio Guillermo NANI
Muchas veces me he preguntado qué rara enfermedad padecen importantes sectores de las comunidades nacional e internacional que, por un lado, condenan al terrorismo y, por el otro, defienden a los terroristas, honrando y premiando a quienes las han atacado y atacan y repudiando a quienes las han protegido y protegen.

Agrupación de ciudadanos indignados opositores                         Impecables palabras del Tcnl. VGM (R) Emilio Guillermo Nani.                                           Homenaje a los Muertos y Heridos de la Promoción 97 .                                                     Palabras pronunciadas en ocación de celebrar 50 años de Egresados                                 14 de octubre de 2016 .

Antes que nada, quiero agradecer a mi querido amigo Miguel Viviani Rossi por todo lo que ha hecho para que podamos conmemorar nuestros 50 años de egreso de este Colegio Militar de la Nación y por la posibilidad que me ha dado de hablar ante Uds. 

Cuando me dijo que preparara unas palabras para rendir homenaje a nuestros caídos en combate, lo primero que me vino a la mente fue qué decir en un día y un lugar tan especiales.- 
Ya se le ha rendido tributo a los caídos en combate franco.- Es por ello que voy a hablar de los otros muertos y heridos de la Promoción, que son los grandes olvidados de la guerra lanzada por el Estado Nacional contra quienes tuvimos la responsabilidad y el honor de haber liberado, a nuestra Patria y a su pueblo, del flagelo del terrorismo, permitiéndonos vivir en la libertad que hoy disfrutamos. 

Muchas veces me he preguntado qué rara enfermedad padecen importantes sectores de las comunidades nacional e internacional que, por un lado, condenan al terrorismo y, por el otro, defienden a los terroristas,  honrando y premiando a quienes las han atacado y atacan y repudiando a quienes las han protegido y protegen. 
Hemos visto al Papa acariciando la mano de uno de los mayores sanguinarios terroristas de Estado de la Tierra, Fidel Castro y a líderes y naciones de la Tierra, demostrar su beneplácito por los acercamientos de los EEUU a Cuba o el de Colombia a la organización narcoterrorista más importante del mundo, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, con la excusa de construir caminos que los lleven hacia una paz duradera, sin importar que, para ello, queden impunes los crímenes que cometieron. 

Hemos visto a los presidentes de EEUU y Francia, arrojar flores al Río de la Plata para rendir homenaje a los terroristas argentinos y extranjeros que asolaron nuestra Patria, a pesar que no escatiman esfuerzos en arrojar toneladas de bombas contra pueblos indefensos de Medio Oriente, con la excusa de combatir el terrorismo. 


Vemos cómo, por un lado, políticos, jueces, periodistas, intelectuales y religiosos silencian los crímenes cometidos por las organizaciones terroristas y, por el otro, aplauden la sustanciación de las causas que se impulsan para privar de su libertad a quienes, por mandato del Estado, las combatimos, sin que les importe que se viole cuanta norma constitucional o jurídica existan, con tal de ver alcanzados sus perversos objetivos. 

Los escuchamos condenar severamente a la organización narcoterrorista colombiana o a los jihadistas o los atentados a la embajada de Israel y la AMIA.- Sin embargo, jamás se los ha escuchado proferir un solo comentario de similar contenido respecto de las bandas terroristas vernáculas, a cuyos integrantes se los continúa premiando con honores y dineros, mientras se sigue ignorando a las víctimas de sus crímenes 

Es por ello que en el comienzo de mis palabras, preguntaba ¿cuál era la rara enfermedad que padecíamos? 

Ante el abandono de nuestros camaradas, muchas veces me he preguntado también cómo era posible que, por haber sido fieles a su juramento de fidelidad a la Bandera y a la Patria, hoy se encuentren en la situación en que están: privados de su libertad e ignorados por la sociedad. 

Como ya expresara, en el marco de esta nueva guerra declarada por el Estado Nacional contra los miembros de las FFAA, de Seguridad, Policiales y Penitenciarias, que nos evitaron las penurias que hoy sufren, por ejemplo, los pueblos de Colombia y Cuba, hemos tenido muertos y heridos.- Y es a ellos a quienes me he referido. 

Estos muertos y heridos son los más de 2100 presos políticos que hoy padecen ilegal e ilegítima privación de libertad, víctimas de una inaceptable y dolorosa persecución y abandono, por haber cometido la “terrible tropelía” de haber impedido que el proyecto castrocomunista se instalara en nuestras tierras. 

De ellos 382, ya han sido asesinados en el marco de un verdadero plan sistemático de exterminio de un sector de la población, diseñado por la corporación política y ejecutado por la judicial, ante el silencio o la complacencia de gran parte de la sociedad. 

En esta nueva guerra, nuestra Promoción 97 ha tenido 5 muertos y tiene 28 heridos.- A ellos les debemos agregar nuestros compañeros de la Armada:1 muerto y dos heridos y de la Fuerza Aérea: 4 heridos. 

Por nuestros muertos ya nada podemos hacer, más allá de apoyar a sus familias y rogar a Nuestro Señor por su descanso eterno y para que brille para ellos la Luz que no tiene fin. 

En cambio por los heridos, todavía estamos a tiempo para recuperarlos del campo de combate donde han caído, ayudándolos a sanar sus laceraciones, acompañando a ellos y a sus familias, en el duro proceso de curación. 

Que Dios y la Virgen nos iluminen en esta tarea. 

Emilio Guillermo Nani 
Teniente Coronel (R) 
Veterano de Guerra 


Muertos y heridos de la Promoción 97 del CMN, 94 de la ARA y 32 de la FAA 
Muertos 


1. D JUAN JOSE AMARANTE 
2. D ALFREDO EUGENIO MARCO 
3. D OSVALDO RODOLFO ANTINORI 
4. D CARLOS MARÍA CERRILLO 
5. CARLOS ANTONIO CREMONA 


Heridos 
1. ERNESTO BARREIRO 
2. JORGE CARNERO SABOL 
3. ADOLFO MOORE 
4. DOMINGO MORALES 
5. OSCAR ANTONIO GOMEZ MIGENES 
6. JORGE HORACIO PAEZ 
7. JULIO SANTIAGO CANTEROS 
8. WALTER GROSSE 
9. ALBERTO FEDERICO TORRES 
10. EDUARDO HECTOR BERNADOU 
11. JORGE HECTOR DI PASQUALE 
12. MARINO HECTOR GONZALEZ. 
13. CARLOS ALBERTO TAFFAREL 
14. ALBERTO TADEO SILVEYRA EZCAMENDI 
15. NORBERTO RAUL TOZZO 
16. ELIBERTO MIGUEL GOENAGA 
17. PEDRO ADOLFO LOPEZ 
18. NORBERTO EDUARDO CONDAL 
19. ALBERTO DANIEL REY PARDELLAS 
20. CARLOS EDUARDO LEDESMA LUNA 
21. HECTOR MELITON MARTÍNEZ 
22. ALBERTO DANIEL SOTOMAYOR 
23. ALFREDO ALBERTO SVENDSEN 
24. MIGUEL ANGEL VIVIANI ROSSI 
25. OSVALDO CÉSAR QUIROGA 
26. HERIBERTO LAVALLÉN 
27. ROBERTO GUILLERMO FOSSA 
28. CARLOS ALBERTO ALVARADO 


ARMADA 
Raúl Enrique Scheller (+) 
Enrique De León 
Raúl César Pagano 


FUERZA AÉREA 
Juan Carlos Santamaría 
Danilo Sambueli 
Nelson Godoy 
Alcides Cerruti 

***************************************************************************************************************

Regreso sin Gloria
13 de Marzo de 2001

El Teniente Coronel Emilio Guillermo Nani devolvió la condecoración que recibiera en 1989 en oportunidad de recuperar las instalaciones del Regimiento de La Tablada, en respuesta a la conmutación de penas a los asesinos del MTP que dictó el Poder Ejecutivo. 
Al entregar su medalla en Mesa de Entradas de la Casa de Gobierno y no siendo recibido por el presidente De la Rúa el Tte.Cnel. Nani expresó: 
"Pensé que iba a resultar más fácil, pero esa medalla tiene un valor incalculable y siento que hoy entregué un pedazo grande de mi vida".

Con una sensación parecida a la vergüenza que despierta el descuido demostrado por el gobierno, acto que evidenció un triunfo de la política sucia por sobre los valores de las instituciones y la justicia, sólo podemos transcribir la carta que remitiera el Tte.Cnel. Nani al presidente de la Nación junto con su condecoración. 

BUENOS AIRES, Febrero 27 de 2001 

Señor
Presidente de la Nación
Doctor D FERNANDO DE LA RUA
S / D

De mi mayor consideración:
Habiéndose materializado la afrenta a la memoria de quienes cayeron creyendo defender las instituciones de la Patria y de acuerdo a lo que expresara el día 13 de Agosto de 2.000, el que suscribe, Teniente Coronel (R) Veterano de Guerra D EMILIO GUILLERMO NANI, con todo respeto, se dirige al señor Presidente con la finalidad de hacerle entrega en devolución de la Condecoración que oportunamente le fuera otorgada por el entonces Presidente RAUL ALFONSIN.
Entiendo señor Presidente, que su decisión de rechazar la solicitud de recibirme en audiencia, tal como le solicitara por nota del 28 de Diciembre de 2.000 denota ingratitud hacia un hombre de armas que no tuvo ninguna duda en arriesgar su propia vida a la hora de defender las instituciones de la Patria, llevando en el cuerpo y en el alma las consecuencias de ello.
Es muy probable, señor Presidente, que Ud. no esté acostumbrado a recibir expresiones desprovistas de toda intencionalidad subalterna y es por ello que, con su decisión, haya transformado un acto de honor en una maniobra meramente administrativa y burocrática y, de esta manera - manipulando el honor - ocultado la inconstitucionalidad de la medida que adoptó para congraciarse con quienes atentaron contra las instituciones democráticas y, especialmente, con sus cómplices de dentro y fuera del país.
En la nota mencionada anteriormente le manifesté que hasta último momento había tenido la esperanza - como tantos otros argentinos - de haber estado equivocado respecto de usted y de su gobierno; que había confiado en que hubiera primado su condición de hombre de leyes y de Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas por sobre las presiones de quienes no vacilaron en poner en peligro la estabilidad de la República al atentar contra sus instituciones pero, por sobre todo, que había soñado con que Ud. hubiera tenido el coraje de decirle NO a las pretensiones de los delincuentes y que, en su decisión, hubiese tenido en cuenta el bien del pueblo, que mayoritariamente se manifestó en contra de cualquier medida que beneficiara a quienes, sin ningún tipo misericordia ni justificación alguna, reincidieron en producir un nuevo baño de sangre a nuestra castigada Patria, en lugar de velar por los intereses personales o ideológicos de algunos de los funcionarios que lo rodean.
Señor Presidente, usted que en 1973 fuera uno de los responsables de haber abierto las puertas de las cárceles a los terroristas presos, sabiendo muy bien el costo que medidas como esas habían significado a nuestro país en aquellos aciagos tiempos, hoy ha logrado que los argentinos asistamos impávidos nuevamente a la materialización de un hecho de similares características, poniendo en delicado riesgo a la sociedad que atraviesa una profunda crisis de seguridad, agravada por la situación social apremiante en la que se encuentran millones de personas.
Soy un Oficial del Ejército Argentino que una y mil veces volvería a arriesgar su vida para defender los intereses de nuestra Patria, aunque decenas de funcionarios, legisladores, jueces, dirigentes políticos, miembros de organizaciones supuestamente humanitarias e integrantes de los distintos sectores del quehacer nacional, aprovechando los cargos que ocupan, no hayan cesado en sus intentos de dividir aún más a nuestro pueblo, utilizando a las FF.AA. - de las cuales Ud. es su Comandante en Jefe - como elementos de discordia, todo ello ante la total impasividad del Gobierno que Ud. dirige.
Señor Presidente, no existe en mí ningún sentimiento de odio, rencor o revancha por lo que, con mi actitud, no persigo venganza o desquite.
Yo no hago piquetes, ni mancillo la Enseña Patria impidiendo su diario izamiento y arrío en el mástil ubicado frente a la Casa de Gobierno; tampoco cometo el delito de dañar propiedades y monumentos; no hago escraches; no corto rutas ni calles; no agravio al General MANUEL BELGRANO, cuyo nombre lleva el Regimiento atacado por los terroristas, colgando de su monumento inmundos carteles, ni le falto el respeto a los integrantes de su Escolta Presidencial con cobardes zancadillas; tampoco ocupo ningún cargo en su Gobierno, como para poder renunciar a él como ya lo han hecho otros funcionarios disconformes con la corrupción existente en el sistema y la poca vocación para combatirla.
Mi forma de expresarle mi indignación y repudio por lo que su Gobierno ha hecho, es honorable y respetuosa.
Señor Presidente, por todo lo expuesto en esta nota y por la memoria del Teniente Coronel HORACIO FERNÁNDEZ CUTIELLOS, del Teniente Primero RICARDO ALBERTO ROLON, del Suboficial Principal RICARDO RAUL ESQUIVEL, del Sargento Primero RAMON WLADIMIRIO ORUE, del Sargento JOSE GUSTAVO ALBORNOZ, de los Soldados DOMINGO JULIO GRILLO, HECTOR CARDOZO, ROBERTO TADEO TADDIA, LEONARDO MARTÍN DIAZ, del Comisario Inspector EMILIO GARCIA GARCIA y del Sargento Primero de la Policía Bonaerense JOSE MANUEL SORIA, quienes no vacilaron en dar la vida para que la Patria viva, con gran dolor remito a Ud. y sólo a Ud., la Condecoración que con tanto orgullo he llevado sobre mi pecho durante más de doce años, haciéndolo depositario de la misma para que le dé el destino que considere más adecuado.
Sin más lo saludo con distinguida consideración, 
Emilio Guillermo Nani
Teniente Coronel (R)

Editorial.

Transitando la vida por los intricados caminos de la información, no puedo cerrar esta nota sin poner en ella una parte de mi mismo como testigo y relator de acontecimientos vividos y comprobados de la Historia de los Argentinos, en los últimos 60 años.                                                                                                                    En algún capitulo de tales años tropecé con un hombre, un individuo de esos que marcan con su personalidad un antes y un despúes, y el husmeador que se oculta en mi, me señaló el seguir la historia de este tipo tan especial.                                                                                                                                                 Una vez más mi olfato no se equivocó, en cualquier país del mundo, que no fuera Argentina, Emilio Guillermo Nanni, se colocaría en el podio de los hombres de consulta, por gobernantes y gobernados, disponiendo de su ética e integridad moral, para mostrar a los mas jovenes, como debe ser un ciudadano de honor.                                                                                                                                                                                       Y cuando digo un ciudadano de Honor, digo un Veterano de Guerra.                                                                       Más conocido que otros de sus pares, simplemente, por que despues de la Guerra de Malvinas donde casi deja la vida, ya en el continente y en tiempos de paz, enfrentó a los asesinos subversivos que intentaron , una vez más romper el Orden Constitucional,  peleó, fue herido, perdió un ojo en combate, la otra parte de la historia, ya la leyó en esta nota.

El resto se lo dejo a usted, lector amigo que me permite desde el teclado poner en claro algunas cosas de las que viví, y que me permito relatar con el corazón en la mano, con la mente clara, con las verdades que me afectan como ciudadano, como hombre, como periodista, pero por sobre todo como Argentino.

Rodolfo Griffa



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Dr.Francisco Bénard »
Toda mi simpatia y aprecio para el Tte.Coronel Emilio Nani todo un caballero y un militar de raza. Como solemos decir un "gran tipo"
Responder a este comentario »» nombre »
comentario
Responder a este comentario »» EUFEMIO CIRILO BENITEZ »
UN GRAN JEFE UN CABALLERO. UN HOMBRE DE HONOR
Responder a este comentario »» EUFEMIO CIRILO BENITEZ »
UN GRAN JEFE UN CABALLERO. UN HOMBRE DE HONOR
Responder a este comentario »» Manuel Figuerero »
Como lo hago en cuanta ocasión se presenta para ello, reitero públicamente que aprecio la entrega que hizo este militar, cumpliendo la misión que la Patria le encomendara. Nuevamente GRACIAS como ciudadano que valoriza con exactitud el valor puesto de manifiesto en defender a la Patria y a la ciudadanía de los traidores y viles asesinos. Su cobardía subsiste, como también subsiste, a mil años luz de distancia, el heroísmo puesto de relieve de un digno representante de nuestras Fuerzas Armadas. Cumplió Nani las dos premisas que nosotros siempre oímos de los soldados: subordinación y valor, para defender a la Patria. Nuevamente gracias en nombre propio y de mi familia.
Responder a este comentario »» José Guillermo Juárez Touceda »
Conocerte fue un honor, frecuentar tu mesa es un placer. Difundo orgulloso tu historia como argentino y sanmartinisno
Responder a este comentario »» Marcelo Madelón »
Reconozco la valentía y el honor del coronel. Los militares no fueron represores ni asesinos..... fueron combatientes de zurdos que tenían a maltraer a toda la república. Después organizaciones de DDHH los catalogaron de represores y genocidas. Todos los que vivimos esa época sabemos que si no andábamos tomando cuarteles, poniendo bombas, perpetrando atentados o secuestrando nunca los militares molestaban a nadie.
Responder a este comentario »»
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
La pickup eléctrica de Tesla .
Zannini y Parrilli, jefes de la impunidad. por : Alfredo Leuco.
Reedición del libro El Polaco, la vida de Roberto Goyeneche.
AGENCIA NACIONAL DE PROTECCIÓN A TESTIGOS E IMPUTADOS.
MAPA COMPARATIVO DE LAS IDEOLOGÍAS . . .
 

RadiosNet