Hoy es viernes 17 de enero de 2020 y son las 22:49 hs. Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

8 de noviembre de 2016
“El GAUCHO” Nuestra Leyenda Patria . Por Dr. Jorge Bernabé Lobo Aragón
El sentido de "gaucho" no sólo varía de acuerdo al tono con que se pronuncie, sino a quien use el término. Si los menciona uno de los colaboradores de “Güemes”, evoca a héroes legendarios, centauros generosos que enfrentan la muerte por lealtad a la patria encarnada en su caudillo.
Acompañando la nota del Doctor Aragón, buendianoticia.com deja otra mirada, igual, pero diferente, siempre gaucho.

“El GAUCHO” 
Nuestra Leyenda Patria

Reflexión

En nuestras comarcas norteñas y en gran parte de nuestro país, la palabra gaucho tiene diversas acepciones. Cuando decimos: "¡Qué gaucho es Fulano!", estamos ponderando la nobleza, la generosidad, la caballerosidad, el desinterés, el hidalgo señorío de un individuo desprendido. Y también al decir: "Mengano es un gaucho”, con un matiz en la voz ligeramente distinto, despectivamente, lo calificamos ignorante, rudo, grosero, rústico, tosco, ordinario. El sentido de "gaucho" no sólo varía de acuerdo al tono con que se pronuncie, sino a quien use el término. Si los menciona uno de los colaboradores de “Güemes”, evoca a héroes legendarios, centauros generosos que enfrentan la muerte por lealtad a la patria encarnada en su caudillo. Si lo recuerda el del bando contrario, eran solamente bandoleros o cuatreros. Una carta de un militar en campaña a su contendiente nos da los dos aspectos de la historia "¿Cree usted que un puñado de hombres desnaturalizados y mantenidos con el robo, sin más orden, disciplina ni instrucción que la de unos bandidos, puede oponerse a una tropa aguerrida y acostumbrada a vencer a las primeras de Europa, y a las que se haría un agravio comparándolas a esos que se llaman “gauchos”, incapaces de batirse con triplicada fuerza como es la de su enemigo? “, Ya estaban en vigencia los dos conceptos. El comandante patriota ve con orgullo que sus "gauchos" han abatido el orgullo de un aguerrido regimiento. El jefe vencido que los desprecia por verlos sin orden ni disciplina, solamente mantenidos con el robo. A la fuerza tuvieron que convencerse de que esos hombres simples son eficaces en la defensa de la patria que aman. ¿Son héroes o bandidos? No. Para nosotros los norteños, hermanados y consustanciados con los paisanos del campo, al Gaucho lo imaginamos pegado a una guitarra. Su instrumento propio, el más apto para expresar su música; el que por su peso y tamaño no estorba al hombre andariego, trashumante. El gaucho hombre de trabajos rudos, de trajinar el cuero haciendo trenzas que exigen esforzar los dedos; No se necesita ser adivino para darse cuenta de que después de esas faenas a nuestros Gauchos las manos le quedarán callosas, los dedos entumecidos, pesados, agarrotados. Pero con espíritu noble y osado, sin apegos ni prejuicios, cantó su rebeldía y amó su libertad. Nunca tuvo patrones y con su única riqueza y mejor compañero su caballo se ganó su pobre sustento. Hábil jinete, melancólico y reservado. Con su lazo, el rodeo de hacienda y las travesías, las espuelas, el cuchillo, facón o daga y el poncho, fueron señales de nuestra leyenda. Los recados y rebenques, la chiripa serán siempre instrumentos de orgullo para estos gauchos humildes, gauchos pobres, que en las históricas batallas con Güemes a la cabeza, han conseguido que hoy nuestra Argentina sea una nación libre e independiente. Resultado de imagen de imagen del GauchoFierro dice que él sabe "dirigir la mancera / y también echar un pial...

/ Sé correr en un rodeo, / trabajar en un corral... /

Me sé sentar en un pértigo / lo mesmo que en un bagual".

De modo que con la guitarra podrá rasguear el acompañamiento de un canto, marcar el compás de un baile; cuanto más, arpegiar una milonga, pero con espíritu noble y osado, sin apegos ni prejuicios, cantó su rebeldía y amó su libertad.

Dr. Jorge B. Lobo Aragon              *************************************************************************************************************** buendianoticia.com                                                                            Atinada reflexión del Dr. Aragón dedicada al gaucho, a ese personaje mítico, ideal, corajudo y verdadero Padre de la Patria, que regó de sangre toda la América del Sur, tras un sueño de libertad, y sin pedir nada a cambio. Es muy dificil explicar al gaucho aquel, y aún al de hoy . . .

                                   Resultado de imagen de imagen del Gaucho                              Y si bien el Dr. Aragón,  tiene muy claro al personaje gaucho, del norte, el que siguió a Güemes, tambien es cierto que, siendo el gaucho de entonces parte de un paisaje, de un tiempo, de un territorio, de un tiempo histórico, el gaucho cambia de figura pero no de espíritu, el sentimiento del gaucho, del hombre del campo, según cambio de tiempo y lugar, sigue siendo el ejemplo cabal de nuestro hombre rural.                                                                 Dice el Dr. Aragón unas lineas del Martín Fierro,  pero yo, prefiero quedarme con la figura del gaucho pampeano que relata formidablemente uno de los poetas de la nacionalidad, más injustamente olvidado, me refiero a don Rafael Obligado, que en su Santos Vega, muestra como nadie y como nunca antes o despues, la verdadera personalidad de aquel gaucho, emblema que se traslada  al presente en el espiritu del hombre de campo, del hombre argentino, de los tantos miles desconocidos que todos los días suman gauchadas para ser dueños de un  pais mejor, más justo, más grande, "más gaucho".  

Dice el Santos Vega en una parte.

 De los opuestos confines
de la Pampa, uno tras otro,
sobre el indómito potro
que vuelca y bate las crines,
abandonando fortines,
estancias, ranchos, mujer,
vienen mil gauchos a ver
si en otro pago distante,
hay quien se ponga delante
cuando se grita: ¡A vencer!.

El sol ya la hermosa frente
abatía, y silencioso,
su abanico luminoso
desplegaba en occidente,
cuando un grito de repente
llenó el campo y, al clamor
cesó la lucha, en honor
de un solo nombre bendito,
que aquel grito era este grito:
¡Santos Vega, el payador!

Mudos ante él se volvieron,
y, ya la rienda sujeta,
en derredor del poeta
un vasto círculo hicieron.
Todos el alma pusieron
en los atentos oídos,
porque los labios queridos
de Santos Vega cantaban
y en su guitarra zumbaban
estos vibrantes sonidos:

"¡Los que tengan corazón,
los que el alma libre tengan,
los valientes, ésos vengan
a escuchar esta canción!
Nuestro dueño es la nación
que en el mar vence la ola
que en los montones reina sola,
que en los campos nos domina,
y que en la tierra argentina
clavo la enseña española.

"Hoy mi guitarra, en los llanos,
cuerda por cuerda, así vibre:
¡hasta el chimango es más libre
en nuestra tierra, paisanos!
Mujeres, niños, ancianos,
el rancho aquél que primero
llenó con sólo un ¡te quiero!
la dulce prenda querida,
¡todo! ¡el amor y la vida,
es de un monarca extranjero!

"Ya Buenos Aires, que encierra
como las nubes, el rayo,
el Veinticinco de Mayo
clamó de súbito: "¡Guerra!"
¡Hijos del llano y la sierra,
pueblo argentino! ¿Qué haremos?
¿Menos valientes seremos
que los que libres se aclaman?
¡De Buenos Aires nos llaman,
a Buenos Aires volemos!

"¡Ah! ¡Si es mi voz impotente
para arrojar, con vosotros,
nuestra lanza y nuestros potros
por el vasto continente;
si jamás independiente
veo el suelo en que he cantado,
no me entierren en sagrado
donde una cruz me recuerde
entiérrenme en campo verde,
dónde me pise el ganado!"

Cuando cesó esta armonía,
que los conmueve y asombra
era ya Vega una sombra
que allá en la noche se hundía...
¡Patria! a sus almas decía
el cielo, de astros cubierto,
¡Patria! el sonoro concierto
de las lagunas de plata,
¡Patria! la trémula mata
del pajonal del desierto.

Y a Buenos Aires volaron,
y el himno audaz repitieron,
cuando a Belgrano siguieron,
cuando con Güemes lucharon,
cuando por fin se lanzaron
tras el Ande colosal,
hasta aquel día inmortal
en que un grande americano
batió el sol ecuatoriano
nuestra enseña nacional.


Este fragmento del Hinno del Payador, es un canto que enmarca la historia de los jinetes sin nombre, que  desde la Pampa al Ecuador lucharon por un sueño de libertad .

Rodolfo Griffa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
Se lanzarán nuevos satélites . . .
VENDER AJUSTE POR SOLIDARIDAD.
PROYECTAR ONG. Diciembre 29, 2019 / Ernesto Jorge Garcia
UN PROBLEMA PARA ALBERTO FERNANDEZ CON CFK :
EL "ASESINO DE LOS CIELOS". . .
 

RadiosNet