Martes 4 de Agosto de 2020

Hoy es Martes 4 de Agosto de 2020 y son las 17:02 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

  • 27.2º
  • Soleado

22 de noviembre de 2016

Japón levanta la alerta de tsunami tras un fuerte terremoto en Fukushima . El País . España .

Un terremoto de magnitud 7,4 sacudió en la madrugada del martes el noreste de Japón, la misma zona que quedó devastada en marzo de 2011 tras un potente seísmo y posterior tsunami. Las autoridades activaron de inmediato la alerta por olas gigantes y pidieron a los ciudadanos de la prefectura de Fukushima y otras tres regiones que abandonaran la costa y se refugiaran en zonas elevadas.

Japón levanta la alerta de tsunami                                  tras un fuerte terremoto en Fukushima.                       Tras el seísmo, que no ha provocado víctimas ni daños significativos, han llegado a la costa olas de como máximo 1,4 metros.                                                                                     XAVIER FONTDEGLÒRIA                  AGENCIAS         Pekín / Tokio 22 NOV 2016 - 09:24 CET

Un terremoto de magnitud 7,4 sacudió en la madrugada del martes el noreste de Japón, la misma zona que quedó devastada en marzo de 2011 tras un potente seísmo y posterior tsunami. Las autoridades activaron de inmediato la alerta por olas gigantes y pidieron a los ciudadanos de la prefectura de Fukushima y otras tres regiones que abandonaran la costa y se refugiaran en zonas elevadas. Pero tras la alarma inicial, el Gobierno rebajó la alerta e informó que no hay víctimas ni se han producido daños significativos.

     Una fila de coches abandona este lunes Iwaki (en Fukishima, Japón), tras la alerta de tsunami. AP | EPV

El sísmo, cuyo hepicentro se ha localizado a 10 kilómetros de profundidad en la costa de Fukushima -a unos 200 kilómetros de Tokio- se ha producido a las 05.59 hora local (21.59 hora peninsular española). El Servicio Geológico de EE. UU. ha detallado que se ha producido 67 kilómetros al noreste de la localidad de Iwaki, en la prefectura de Fukushima. Es la primera vez desde julio de 2014 que Japón registra un terremoto de tal magnitud.           Tras el sísmo, las autoridades activaron la alerta de tsunami por olas que podrían alcanzar los tres metros en las prefecturas de Fukushima, Iwate, Miyagi e Ibaraki. Sin embargo, finalmente se registraron olas de como máximo 1,4 metros en la ciudad portuaria de Sendai, mientras que en otras áreas en riesgo alcanzaron los 90 centímetros, según la Agencia Meteorológica de Japón. Unas tres horas después se rebajó la alerta y se avisó de oleaje de entre 20 centímetros y un metro, y a las 12.50 hora local se desactivó.                                         A pesar de la potencia del terremoto, el portavoz del Gobierno, Yoshihide Suga, ha asegurado que no ha habido víctimas ni se han registrado daños significativos, informa la agencia Kyodo. Por el momento hay constancia solamente de una decena de personas que han sufrido heridas leves.

De la Redacción.

El 11 de marzo de 2011, a las 14:46 JST (tiempo estándar de Japón (UTC+9) se produjo un terremoto magnitud 9,0 en la escala sismológica de magnitud de momento, en la costa noreste de Japón.

Ese día los reactores 1, 2 y 3 estaban operando, mientras que las unidades 4, 5 y 6 estaban en corte por una inspección periódica. Cuando el terremoto fue detectado, las unidades 1, 2 y 3 se apagaron automáticamente (llamado SCRAM en reactores con agua en ebullición).

 Al apagarse los reactores, paró la producción de electricidad. Normalmente los reactores pueden usar la electricidad del tendido eléctrico externo para enfriamiento y cuarto de control, pero la red fue dañada por el terremoto. Los motores diésel de emergencia para la generación de electricidad comenzaron a funcionar normalmente, pero se detuvieron abruptamente a las 15:41 con la llegada del tsunami que siguió al terremoto.
La ausencia de un muro de contención adecuado para los tsunamis de más de 38 metros que han sucedido en la región permitió que el maremoto (de 15 metros en la central y hasta 40,5 en otras zonas) penetrase sin oposición alguna. La presencia de numerosos sistemas críticos en áreas inundables facilitó que se produjese una cascada de fallos tecnológicos, culminando con la pérdida completa de control sobre la central y sus reactores.
Los primeros fallos técnicos se registraron el mismo día en que se produjo el sismo, viernes 11 de marzo, con la parada de los sistemas de refrigeración de dos reactores y de cuatro generadores de emergencia. A consecuencia de estos incidentes surgieron evidencias de una fusión del núcleo parcial en los reactores 1, 2 y 3, explosiones de hidrógeno que destruyeron el revestimiento superior de los edificios que albergaban los reactores 1,3 y 4 y una explosión que dañó el tanque de contención en el interior del reactor 2. También se sucedieron múltiples incendios en el reactor 4.

Además, las barras de combustible nuclear gastado almacenadas en las piscinas de combustible gastado de las unidades 1-4 comenzaron a sobrecalentarse cuando los niveles de dichas piscinas bajaron. El reactor 3 empleaba un combustible especialmente peligroso denominado "MOX", formado por una mezcla de uranio más plutonio.7
El miedo a filtraciones de radiación llevó a las autoridades a evacuar un radio de veinte kilómetros alrededor de la planta, extendiendo luego este radio a treinta y posteriormente a cuarenta. Los trabajadores de la planta sufrieron exposición a radiación en varias ocasiones y fueron evacuados temporalmente en distintas ocasiones.
El lunes 11 de abril la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial (NISA) elevó el nivel de gravedad del incidente a 7 para los reactores 1, 2 y 3, el máximo en la escala INES y el mismo nivel que alcanzó eaccidente de Chernobyl de 1986.
Dada la magnitud del incidente, las autoridades declararon inmediatamente el «estado de emergencia nuclear», procediendo a la adopción de medidas urgentes encaminadas a paliar los efectos del accidente. Así, se evacuó a la población residente en las zonas adyacentes (con un aumento progresivo del perímetro de seguridad) y se movilizaron las fuerzas armadas para controlar la situación. En el transcurso de los días se fueron tomando nuevas decisiones, como inyectar agua marina y ácido bórico en alguno de los reactores, suministrar yoduro de potasio a la población o desplazar los vuelos de la aviación civil del entorno de la central afectada. Las medidas adoptadas, tanto las dirigidas a controlar el accidente nuclear como las enfocadas a garantizar la estabilidad del sistema financiero nipón, fueron respaldadas por organismos tales como la Organización Mundial de la Salud o el Fondo Monetario Internacional.
En junio de 2011, se confirmó que los tres reactores activos en el momento de la catástrofe habían sufrido la fusión del núcleo.
Este tema es muy delicado y tiene connotaciones particulares y posteriores que aún no terminan de ponerse en claro. La contaminación ambiental es la primera de que no se habla desde el 2011 a la fecha. Un tema que escapa a la generalidad de la población mundial, pero que antes que despues deberemos conocer, y si es posible prevenir para los años venideros.

La magnitud de este accidente nuclear nunca fue explicitada publicamente, y para la mayoria de los medios de comunicación, pareciera, no tener interés . 
Rodolfo Griffa.

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »