Hoy es domingo 26 de enero de 2020 y son las 03:54 hs. Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

7 de diciembre de 2016
DÍA DE LA VIRGEN - 8 DE DICIEMBRE. Por Dr . Jorge Bernabé Lobo Aragom
Ella es actualmente todo lo que la Iglesia peregrina aspira a ser en un futuro.
Es verdad que nuestra pascua o paso a la vida eterna tiene dos etapas: la muerte física y la resurrección al fin de los tiempos.
Sin embargo, lo esencial es nuestra entrada en la gloria después de nuestra muerte.

DÍA DE LA VIRGEN.8 de Diciembre.

                           Imagen relacionada

Es sabido que la Virgen María, junto a la Cruz, ha compartido, místicamente, la misma muerte de su Hijo.                                                            Así reza una oración litúrgica dirigida a la Virgen Madre:

 “Dichosa tú que, sin morir, mereciste la corona del martirio junto a la Cruz de tu Hijo”.

 La Virgen María se convierte en el “icono escatológico de la Iglesia peregrina”, es decir: al ser entronizada en cuerpo y alma en la gloria, todos nosotros estamos incluidos en este triunfo anticipado.

 Ella es actualmente todo lo que la Iglesia peregrina aspira a ser en un futuro.

 Es verdad que nuestra pascua o paso a la vida eterna tiene dos etapas: la muerte física y la resurrección al fin de los tiempos.

 Sin embargo, lo esencial es nuestra entrada en la gloria después de nuestra muerte.

 En efecto, en este mundo el alma necesita de las imágenes sensibles aportadas por el cuerpo para entender y gozar, pero en el cielo no conoceremos por imágenes sino que Dios mismo será a la vez la imagen, el objeto de la visión y el gozo beatífico.

 El alma que goza de la visión beatífica tiene ya una gloria perfecta y completa, ya que la raíz misma de la sensibilidad permanece en ella.

 Hoy nos parece absolutamente normal honrar a la Virgen como Madre de la Iglesia, pero esta “definición” del Papa del Concilio costó sangre, sudor y lágrimas, tanto al Papa como a los Padres conciliares.

 Ahora bien, consumada la Redención en la cruz (y la corredención al pie de la cruz), la muerte de la Virgen, sin pecado original, carece de causa eficiente y suficiente.

 En efecto, la Virgen al pie de la Cruz llegó a la última consumación de su misión en la tierra.

 Todo lo ocurrido después es consecuencia de esto.

 La Iglesia nació del costado de Cristo muerto en la Cruz.

 La vida de la Virgen después del Calvario es uno de los misterios más profundos y sublimes que a todos sus amantes nos gustaría conocer.

 Cumplida su misión de corredimirnos junto y bajo su Hijo, exenta del pecado original y colmada de gracia desde su Concepción, su vida oculta junto a San Juan debe haber sido una adoración, acción de gracias e intercesión incesantes por toda la Iglesia naciente.

 Es verdad que no tenemos datos concretos sobre el fin de su vida terrena, inmediatamente antes de su Asunción, pero lo espontáneo, natural y necesario desde el punto de vista teológico es su pascua (paso) directo a la gloria.

 Podemos, pues, pensar sana, lúcida y piadosamente que la Virgen “consumado el curso de su vida terrena, fue asunta al cielo en cuerpo y alma” sin pasar por la muerte.

 Claro, sin herir ni descalificar a los muchos que piensan de otra manera.

 San Agustín decía así: “En lo cierto: unanimidad; en lo dudoso: libertad; en todo: caridad”.

 Ahora que estamos lúcidos hagamos un acto de generoso desprendimiento.

 Vivamos intensa y apasionadamente nuestra vida terrena, pero en función de la vida eterna que esperamos y nos espera.

 Encomendemos nuestros muertos a la misericordia divina, para que ellos nos encomienden a nosotros una vez glorificados.

 Por último los dejo con el Apóstol: “Hermanos” Ambicionad los carismas mejores. Y aún os voy a mostrar un camino mejor.

 Ya podría yo hablar las lenguas de los hombres y de los ángeles; si no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o unos platillos que aturden.

 Ya podría tener yo el don de predicción y conocer todos los secretos y todo el saber; podría tener fe como para mover montañas; si no tengo amor, no soy nada. Podría repartir en limosnas todo lo que tengo y aun dejarme quemar vivo; si no tengo amor, de nada me sirve.

 El amor es comprensivo, el amor es servicial y no tiene envidia; el amor no presume ni se engríe; no es mal educado ni egoísta; no se irrita, no lleva cuentas del mal; no se alegra de la injusticia, sino que goza con la verdad.

 En este día tan especial para los católicos, nunca debemos olvidar que nuestra patria es Mariana. !!! VIVA LA VIRGEN…

 

DR. JORGE B. LOBO ARAGÓN.

 


COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
Se lanzarán nuevos satélites . . .
PROYECTAR ONG. Diciembre 29, 2019 / Ernesto Jorge Garcia
VENDER AJUSTE POR SOLIDARIDAD.
UN PROBLEMA PARA ALBERTO FERNANDEZ CON CFK :
El ejercicio aéreo . . .
 

RadiosNet