Miércoles 3 de Marzo de 2021

Hoy es Miércoles 3 de Marzo de 2021 y son las 18:16 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

  • 27.8º
  • Parcialmente soleado

27.8°

EL CLIMA EN TIGRE

8 de enero de 2017

La estrella más brillante conocida es en verdad un agujero negro . Por Sara Romero

Tuvo que pasar casi tres siglos para que las mentes de los científicos concibieran el por qué ocurrían estos poderosos estallidos en el Universo, sin embargo, los textos y conclusiones arrojadas por Tycho Brahe, destellan como un faro luminoso, por su profundidad y claridad.

La estrella más brillante conocida           es en verdad un agujero negro .           Por   :   Sara Romero .                                                                      Descubren los hechos que desencadenaron un evento superluminoso hecho     público en Science a primeros de 2016.

          supernova-superluminosa

El sondeo de supernovas All Sky Automated Survey for SuperNovae detectó en 2015 un evento - ASAAAN-15lh- calificado como la supernova más brillante de la historia.           Ahora, gracias a nuevas observaciones de un equipo de astrónomos liderados por Giorgos Leloudas del Instituto Weizmann de Ciencias (Israel) y el Centro de Cosmología Oscura (Dinamarca), apuntan a que este evento superluminoso es en realidad un agujero negro rotando a gran velocidad mientras fagocita una estrella cercana.                                             Los expertos llevaron a cabo numerosas observaciones con distintos telescopios de la galaxia lejana en la que tuvo lugar la explosión (a unos 4.000 millones de años luz de la Tierra) concluyendo que “la explicación no encaja con una supernova extraordinariamente brillante.                                                                                                                                             Nuestros resultados indican que el evento fue causado, probablemente, por un agujero negro supermasivo que gira a mucha velocidad a medida que destruye a una estrella de baja masa”, aclara Leloudas, líder del trabajo.                                                                                         Así las cosas, la estrella similar a nuestro Sol habría sido desgarrada, “espaguetificada” debido a las enormes fuerzas gravitatorias del agujero negro supermasivo ubicado en el centro de la galaxia, provocando tanto los restos como el calor generado por la acreción, una gigantesca explosión de luz con apariencia de supernova.                                                     El evento tiene como nombre “evento de disrupción de marea” algo que apenas hemos podido observar en el universo una decena de veces.                                                                   “Hay varios aspectos independientes a las observaciones que sugieren que este evento fue, en efecto, una alteración de la marea y no una supernova superluminosa", explica el Morgan Fraser, coautor del estudio que publica Nature Astronomy.                                           Por ejemplo, los datos revelaron que el evento pasó por tres fases distintas durante los 10 meses que duraron las observaciones de seguimiento. Toda la información extraída inclina el suceso a una interrupción de marea más que a una supernova superluminosa.                     “Incluso con todos los datos recogidos no podemos afirmar con un 100% de certeza que el evento ASASSN-15lh fuera un evento de interrupción de marea pero es, de lejos, la explicación más probable”, concluye Leloudas.

El espectacular remanente de una supernova.

Un resto de supernova o remanente de supernova conforma la estructura nebulosa que resulta de la colosal explosión de una estrella en forma de supernova.                                 Hoy nos centramos en una de ellas.

           Resultado de imagen de El resto de una Supernova

Un remanente de supernova consiste en material dejado por una gigantesca explosión de una estrella en una supernova. 
Hay dos formas posibles para este fin: ya sea una estrella masiva deja de generar la energía de fusión en su núcleo, y se colapsa hacia adentro en la fuerza de su propia gravedad, o una enana blanca puede acumular material de una estrella compañera hasta que alcanza una masa crítica, provocando una explosión termonuclear.                                                                  
En cualquier caso, la explosión resultante supernova expulsa gran parte de o casi todo el material estelar con gran fuerza.                                                                                                       
En el caso de una explosión de estrella masiva, el núcleo de la estrella colapsa tan rápidamente que forma un área muy compacta.                                                                          
Este objeto compacto, que puede ser una estrella de neutrones o un agujero negro se llama el resto de supernova compacto.                                                                                                   Tanto para los padres y las enanas blancas de masa estelar, las capas exteriores de la estrella son expulsadas por la explosión de la fuerza, la formación de una nube de gas y polvo.                                                                                                                                                 La onda de choque y el material eyectado en esta explosión, y el material interestelar que limpia su propia manera, se llama difusa remanente de supernova.                                             
Tal vez el más famoso y el más observado restos de la supernova SN 1987A es un remanente de supernova recién formado en la Gran Nube de Magallanes.                               Otros conocidos son la Nebulosa del Cangrejo, los restos de una supernova (ocurrida en 1054);                                                                                                                                                  
Tycho, un remanente de supernova con el nombre de Tycho Brahe, que grabó el brillo de su explosión original (en 1572), y el resto de supernova de Kepler (1604), con el nombre de Johannes Kepler. ( foto )

           Resultado de imagen de Supernova Tycho Brahe  

No habían transcurrido 30 años de la publicación del libro de Nicolás Copérnico (Sobre las revoluciones de las esferas celestes) cuando un suceso comenzó a socavar las viejas estructuras de la concepción del mundo: la aparición de una nueva estrella en el cielo.         Y es muy lógico pensarlo así: mientras un libro, con todo el bagaje de información técnica y demostración matemática, sólo era accesible a un grupo muy reducido de personas, sólo bastaba mirar el cielo y poder observar el inmenso brillo de una nueva estrella aparecida “de repente” en el cielo de la tarde.                                                                                                       ¿Dónde quedaba el concepto religioso que los cielos no podían cambiar, cuando todas las noches y hasta a plena luz del día, las personas que vivían en la Europa del medioevo, podían observar una inmensa estrella, aparecida de pronto?                                                     Sin duda alguna, la observación de este evento astronómico, tuvo que significar un cambio radical en las concepciones que tenían las personas sobre el precepto religioso de “inmutabilidad de los cielos”.                                                                                                          Lo ocurrido en noviembre de 1572 y que pudo observarse por 18 meses en la constelación de Casiopea, fue la explosión de una estrella masiva, que hoy conocemos con el nombre de la “Supernova de Tycho”.                                                                                                                 Esta denominación se debe a los trabajos de medición que realizó el célebre astrónomo danés Tycho Brahe, aunque él no fue el primero en darse cuenta de la aparición de esta singular nueva estrella.                                                                                                                 Según los registros históricos, el primer reporte escrito de la nueva estrella lo realiza el astrónomo Wolfgang Schuller, en Wittenberg, Prusia, el 6 de Noviembre de 1572.                     Al día siguiente la observan y registran Hainzel de Augsburgo y Lindauer en Winterthür, Suiza.                                                                                                                                                 Maurolycus en Messina, Italia, escribe sobre este hecho el 8 de noviembre y al día siguiente, Cornelius Gemma la denomina “la nueva Venus”.                                                     No es hasta el 11 de Noviembre que Tycho Brahe la observa.                                                   Sin embargo, el protagonismo de este evento lo obtiene Tycho por la publicación y explicación que buscó darle al fenómeno. En 1573, publica su texto “Nova Stella” en donde el famoso astrónomo danés comienza a acuñar el término de “nueva estrella”, denominación que fue extensamente explicada y desarrollada posteriormente en su libro “Astronomiae Instauratae Progymnasmata” que publicó en el año de 1602.                           Todo esto fue determinante para que a la nueva estrella se le diera su nombre.                       La permanencia de la visibilidad de ésta estrella en el cielo condujo a que la misma fuese registrada en las Tablas Rudolfinas de astronomía (Rudolphine Tables) como “Nova anni 1572”.                                                                                                                                                   Estas tablas obtenían su nombre debido al emperador Rodolfo de Praga, que financiaba su publicación.                                                                                                                                       La circunstancia de la aparición de una estrella nueva, llamada “Ko Sing”, o “Estrella Invitada” o “Estrella Huésped” en los registros astronómicos chinos, conocidos con el nombre de “Anales del Bambú”, produjo una conmoción en Tycho Brahe, que se dedicó a realizar un catálogo de 1.004 estrellas en 1598, el cual ahora se encuentra en desuso.           Es importante señalar que los registros astronómicos realizados por Tycho a simple vista tienen una precisión 100 veces mayor que los realizados por los astrónomos chinos, japoneses e hindúes.                                                                                                                         Este catálogo cayó en desuso con la invención del telescopio y la adopción de catálogos mucho más precisos que los realizados a simple vista por Tycho Brahe.                                 Tycho realizó mediciones de la nueva estrella con respecto a las estrellas fijas y al darse cuenta que la misma permanecía inalterable desechó cualquier posibilidad de que el fenómeno fuese un evento atmosférico.                                                                                         En sus conclusiones escribe: “…tiene que encontrarse más allá de los siete planeta, junto a la esfera de las estrellas fijas…”                                                                                                      Al arribar a esta poderosa conclusión, Tycho se daba cuenta que estaba contraviniendo a las concepciones de las santa iglesia católica, concepciones y modelos que él mismo compartía.                                                                                                                                           La segunda gran conclusión a la llega Tycho sobre esta “estrella nueva” es la razón de su origen.                                                                                                                                                   Pensó Tycho que las estrellas nuevas nacían de concentraciones de materia de la Vía Láctea.                                                                                                                                         Esta idea, sostenida posteriormente por Johannes Kepler, fue desechada poco después por los canónicos de la época.                                                                                                               Ya para marzo de 1574, la estrella nueva desapareció de los cielos, después de estar 18 meses torturando la conciencia de las mentes escolásticas. 

Este año se cumplen 433 años de este singular suceso. 

Tuvo que pasar casi tres siglos para que las mentes de los científicos concibieran el por qué ocurrían estos poderosos estallidos en el Universo, sin embargo, los textos y conclusiones arrojadas por Tycho Brahe, destellan como un faro luminoso, por su profundidad y claridad. 

 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!