Miércoles 3 de Marzo de 2021

Hoy es Miércoles 3 de Marzo de 2021 y son las 18:59 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

  • 26.6º
  • Parcialmente soleado

26.6°

EL CLIMA EN TIGRE

18 de enero de 2017

Nisman, iluminar la oscuridad – Le doy mi palabra . Por LUISA AGUERO

Macri, sereno junto a su esposa e hija, saludó con afecto a Iara y a Kala, las hijas de Nisman, les prometió hacer justicia con la memoria de su padre y dispuso tres medidas que van en esa dirección. Dejó caer el tenebroso pacto con Irán, autorizó a los espías para que puedan declarar todo lo que sepan, abrió todos los archivos con el mismo criterio y designó a Mario Cimadevilla al frente de una Unidad Especial de investigación del ataque a la AMIA que produjo 85 muertos.

Nisman, iluminar la oscuridad.                          Le doy mi palabra .                                                                                                      

Por  :  LUISA AGUERO.

          Resultado de imagen de Alberto Nisman

Cristina no tuvo ni siquiera el mínimo gesto humano de expresar sus condolencias a la familia del muerto.                                                                                                                               Todo lo contrario, la ex presidenta ordenó a su jauría mediática que destruyera la memoria y las denuncias del fiscal Alberto Nisman y que tapara con impunidad esa muerte.
Macri recibió en su propio hogar y con la calidez de su familia, a las hijas del muerto y juntos leyeron unas plegarias de paz y justicia que aportó el rabino Marcelo Polakoff.     Hace un año que el actual presidente tomó varias medidas que apuntan a aclarar cómo ocurrieron los hechos y facilitar todo lo que los tribunales necesiten para llegar a la verdad.
Cristina y Macri.                                                                                                                                  

El día y la noche.                                                                                                                                

El esclarecimiento y el ocultamiento.                                                                                            

 Dos actitudes absolutamente antagónicas.                                                                                  

Así reaccionaron ambos frente a este magnicidio que conmovió a la Argentina y al mundo y del que mañana se cumplen dos años.
Cristina enojada y confusa pasó con la misma vehemencia de asegurar que era un crimen a decir que se trataba de un suicidio.                                                                                            

Sus soldados con subordinación y valor se metieron en la vida íntima del fiscal para llenarlo de barro y tratar de matarlo por segunda vez.
Macri, sereno junto a su esposa e hija, saludó con afecto a Iara y a Kala, las hijas de Nisman, les prometió hacer justicia con la memoria de su padre y dispuso tres medidas que van en esa dirección.                            
Dejó caer el tenebroso pacto con Irán, autorizó a los espías para que puedan declarar todo lo que sepan, abrió todos los archivos con el mismo criterio y designó a Mario Cimadevilla al frente de una Unidad Especial de investigación del ataque a la AMIA que produjo 85 muertos.                                                                 Muchos dicen que Alberto Nisman fue el muerto número 86 de aquel asesinato masivo cargados de odio racial.
Hoy hay una esperanza.                                                                                                            

Hay alguna posibilidad de que la luz de la verdad derrote a la noche del ocultamiento cómplice.                       Pese a los cientos de chicanas y maniobras de los encubridores de los encubridores, en dos semanas, el juez Ariel Lijo podrá investigar lo que Nisman denunció.
Cristina fue acusada de lo peor por Nisman.                                                                                  

De haber encubierto a los iraníes sospechados de haber sido autores de aquel asesinato masivo de terrorismo de estado.                                                                                                    

La presidenta y su canciller, el traidor a su pueblo, Héctor Timerman, nunca pudieron explicar los motivos que tuvieron para impulsar semejante claudicación.                          

Algunos dicen que fue un tema comercial y petrolero, otros que tiene que ver con las necesidades nucleares de Irán y las relaciones carnales de los Kirchner con Hugo Chávez. Pero nada alcanza para explicar un viraje semejante.
Para Sara Garfunkel, la madre, no hay dudas sobre lo que pasó: lo mataron.                      

Para Iara, su hija, también.                                                                                                             

En una carta emocionante que escribió el año pasado la nena dijo que “se trató de un asesinato para infundir miedo a la gente porque ese es el objetivo de los terroristas”.        

Su, hija, en ese texto también dice que esa suerte de Satán que pintaron los funcionarios y periodistas K era “un ejemplo a seguir por su inteligencia, valor y dedicación.                          

Estoy orgullosa de ser su hija.                                                                                                        

La valentía de él está ausente en los que lo atacan sabiendo que no se puede defender”.
Su ex esposa, Sandra Arroyo Salgado está convencida de que se trató de un magnicidio sin antecedentes en la historia democrática, de un asesinato probado científicamente.                

Y de paso dijo que el papel de Cristina fue triste y vergonzoso.
Es que lo único que le faltó a Cristina Fernández de Kirchner y a sus empleados fue profanar la tumba del ex fiscal Alberto Nisman.                                                                                        

Esperemos que tengan un poco de piedad y que les quede algo de pudor y no lo hagan.
Esa tumba del cementerio de La Tablada está muy cerca del monumento a los muertos de la AMIA y la embajada de Israel. Esa tumba está cubierta de pequeñas piedras que es la manera que tienen los judíos de decir presente. Las piedras no se marchitan como las flores.
Hace dos años, el fiscal Alberto Nisman apareció con un maldito balazo en la cabeza y hoy prácticamente no sabemos nada de lo que pasó. Incluso ahora sospechan de que murió un día antes.
El rabino Polakoff, que fue el encargado de la ceremonia del entierro de Nisman, en la casa del presidente Macri citó al libro de los proverbios: “la esperanza que se demora, enferma el corazón”.                                  
Pero el fantasma de Alberto Nisman va a perseguir durante toda la vida a Cristina.

No solamente porque ella fue responsable por acción u omisión de su muerte.

También porque el gobierno se comportó en todo momento como culpable.

¿Se acuerda de Diana Conti diciendo vamos a ir con los tapones de punta?

¿Se acuerda de Ignacio Copani colocando a Nisman en las cloacas?

A Nisman lo quisieron vaciar de credibilidad utilizando una campaña de mentiras y apelando a algunas verdades sobre ciertos comportamientos de su vida personal que no tenían ni tienen nada que ver con el tema principal.

¿Qué es lo trascendente en todo esto?

Se lo resumo en algunas preguntas:

¿Es cierto lo que Nisman denunció?

¿Qué objetivo tuvo esa alianza que tejieron entre la Venezuela de Chávez, el Irán de Admadinejad y la Argentina de los Kirchner?                                                                        

¿Es creíble que el interés de los negadores del Holocausto era levantar las alertas rojas a los acusados por el atentado a la AMIA y recibir todo lo necesario del plan nuclear argentino y del uranio enriquecido para construir una maldita bomba atómica?                                       ¿Es cierto que Irán puso una montaña de dólares manchados en sangre y los hizo llegar a la Argentina triangulados a través del chavismo como contó un general arrepentido muy cercano a Hugo Chávez?                                        

Aníbal Fernández llegó a pedir que metieran presa a la madre de Nisman y se preocupó por llenar los medios de fotos de Nisman con mujeres.                  

Querían decir que era un tiro al aire y fue un tiro en la sien.                                                        

Marcelo Moreno, el brillante columnista, escribió que los muchachos K utilizaron todos los insultos y descalificaciones que tuvieron a su alcance.                                                                

Le dijeron de todo a Nisman: “corrupto, turro, sinvergüenza, incompetente, homosexual, loco, títere de un espía, mujeriego, agente de la CIA y el MOSSAD, lavador de dinero, golpista e idiota”.
Los K nunca entendieron que nunca se pueden tapar las mentiras.                    

Más temprano que tarde aparecen.                                                        

No hay dudas que semejante nivel de intervención solo puede ser llevado adelante por un grupo comando de expertos que tal vez sean los mismos que lo asesinaron y armaron toda la escenografía del suicidio para confundir y lograr impunidad.
La prima de Nisman, Ana Garfunkel, en su libro titulado “In Memorian”, también dice que es imposible que Alberto se haya suicidado y aporta datos de la vida cotidiana para fundamentar su conclusión. Dormía con pijama, actualizó su curricullum de 100 páginas una semana antes.
El gobierno de Cristina pensó que ya había ganado y que el caso Nisman estaba irremediablemente muerto.    
Pero se equivocó.                                                                                                                                

La mentira siempre despierta sospechas.                                                                                        

Y no contaban con el periodismo que siempre va en búsqueda de la verdad por más profundo que la entierren.                                                                                                               

Es su trabajo, su razón de ser.                                                                                                

Resucitar un caso para esclarecerlo.                                                                                               

Todos nos merecemos saber la verdad.                                                                                        

Pero, sobre todo, Alberto Nisman que como el Cid Campeador parece que, aún después de muerto, sigue ganando batallas.                                                                                                        

Tal vez un día Nisman vuelva y sea millones de verdades iluminando tanta oscuridad.        

Ese día vivirá en el corazón sano de los argentinos que recuperarán la esperanza.                  

Y en todos los argentinos que queremos un país sin corrupción y sin impunidad.              

Hasta que las velas no ardan

Origen: Nisman, iluminar la oscuridad – 17 de enero 2017 | Le doy mi palabra

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!