Hoy es martes 18 de junio de 2019 y son las 15:08 hs. “Queremos evitar que Nisman vuelva a morir”. Que los jueces cumplan con la Justicia, o que la Justicia alcance a los Jueces.

10 de mayo de 2017
UNA CONVOCATORIA A LA ORDA . Por José Antonio Riesco .
La Argentina contemporánea –y esto cubre ya varias décadas-- viene soportando una lamentable caída de las actitudes ético-sociales, de manera relevante en los comportamientos políticos.
Son pocos los que se resignan a una derrota o la pérdida de una oportunidad.
También los que no soportan el éxito ajeno, ya sea en el ámbito partidario propio o en relación a los de “otros”.

UNA CONVOCATORIA A LA ORDA .                             Por   : José Antonio Riesco .                                                                         Fuente : hora25prensa.com

-“En la política a veces se destacan personas admirables, aunque en otras suele proyectar atolondrados a sus máximos niveles.” (Chesterton)
-“Resentimiento:                                                                                                                                                  
Estado doloroso del que se siente maltratado o tratado injustamente”.(Enciclopedia Edi-Argen)
-“Es sólo en la guerra donde el agrupamiento político en función del amigo y del enemigo alcanza su última consecuencia.                                                                                                                                            
 Gracias a esta posibilidad extrema adquiere la vida del hombre su polaridad específicamente política.”(Carl Schmitt)

La Argentina contemporánea –y esto cubre ya varias décadas-- viene soportando una lamentable caída de las actitudes ético-sociales, de manera relevante en los comportamientos políticos. 
Son pocos los que se resignan a una derrota o la pérdida de una oportunidad. 
También los que no soportan el éxito ajeno, ya sea en el ámbito partidario propio o en relación a los de “otros”. 
Los domina la envidia.
Y están, asimismo, quienes convierten las diferencias ideológicas en motivo de odio o rencor al mirar hacia un ministro o al líder de una agrupación de otra posición doctrinaria.
Nikita Kjruschev –heredero del poder a poco de muerto Stalin-- aconsejaba a sus “correligionarios” que odiaran al adversario y convertir el odio en el arma espiritual de la lucha política. 
También el Ché Guevara lo predicaba. 
Adolfo Hitler fundó y ejerció un sistema de poder donde hizo del Tratado de Versalles --cuyos errores anticipó el inglés Keynes y los propios vencedores de la Gran Guerra se empeñaron en corregirlos-- una herramienta doctrinaria y psicopolítica para llevar el odio a la política interna de Alemania y sobre todo al campo internacional. 
El antisemitismo fue en él un condimento irracional.
Convirtió a Alemania en una potencia y la estrelló con una guerra desastrosa.
En nuestra historia el odio siempre ocupó un espacio significativo, tanto en lo personal como en lo colectivo. 
Todavía andan las minorías sectarias sectarias despotricando contra la masonería de Sarmiento, unos, o la tiranía de Rosas, otros; pasan los años y cada tanto aflora el “gorilismo” (odio al peronismo). 
Los radicales-radicales nunca le perdonaron a Arturo Frondizi que les ganara los comicios de 1958; y más cerca, la gestión de Eduardo Duhalde para sentarlo a Néstor Kirchner en la Presidencia, tuvo más de un notorio resentimiento contra Carlos Menem que de estrategia política.
Hace pocos días tronó el resentimiento por boca de Florencio Randazzo, uno de los príncipes consortes que emergen de la crisis interna del PJ. 
Resucitando la tesis de Carl Schmitt, jurista militante del nacional-socialismo hitleriano, en lugar de nombrar al Pte. Macri como adversario o competidor, lo marcó de “enemigo”.
Pese a su buen currículo profesional, el ex ministro político de doña Cristina bajó el nivel de su proclama diciendo que “el enemigo es Macri”. 
Aunque le faltó agregar que si Mauricio Macri es hoy el jefe de gobierno del país, entre otros motivos se debe al desastre moral, económico y social con que los argentinos se 
encontraron el día del último comicio general (30.X.2015). 
O sea el fruto de una larga década en la que el Sr. Randazzo fue alto jerarca gubernativo.
Privado de toda modestia y prudencia prefirió tapar la historia y lanzar una convocatoria a la horda.
Leal discípulo de Ernesto Laclau repitió las invocaciones que el filósofo K hacía a la oposición amigo-enemigo y que el jurista nazi antes citado usaba para establecer la esencia de “lo político”. 

Carl Schmitt acertaba al decir que en el origen de toda política había un “conflicto”, pero ignoraba (o despreciaba) que la democracia surgió en la historia para ser –mediante métodos electorales y en ello el principio de mayoría-minorías-- el sustituto de las guerras fraticidas que, en el pasado, solían concluir con el exterminio del adversario.
La tesis de Schmitt ponía el acento en el “enemigo” público (hostis) como parte de la diferenciación originaria y sustantiva de las relaciones políticas. 

Atendiendo al cuadro histórico en que lo dijo, hacia 1925, no es aceptable la distinción con el “inimicus”, u oponente privado. 
Eran los días en que los nazis preparaban sus argumentos y milicias con vistas a la dictadura y sus agregados: el exterminio racial y de las organizaciones partidarias y sindicales, así como la ocupación de territorios ajenos. 
Schmitt fue, entonces y luego, un eminente jurista al servicio de la locura hitleriana. 
Aquí lo resucitó Laclau, doctor “honoris causa” de dos universidades cordobesas y teórico del populismo degenerado.
Ya vivimos, los argentinos, los experimentos ideológicos y propagandísticos que nos llevaron a convertir la sociedad en un escenario de violencia y crímenes. 
Fue cuando a la competición democrática la sustituimos por una fórmula que hizo del competidor un “enemigo”. 
Es lamentable que las propuestas de E. Laclau, fundadas en las tesis de Carl Schmitt—revivan ahora en este país. 
Y para entender la esencia totalitaria del jurista de Hitler basta lo siguiente:
-“Para el manejo y la aplicación de las normas generales por parte del juez, son única y directamente competentes los principios fundamentales del nacional-socialismo.
(C. Sch. Berlín, 1933, Leitsatz


COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
MINI- POLIVERSO . SERGIO MASSA . . . Se quemó el Panqueque .
¿PUEDE OCURRIR UN CHERNOBYL EN BUENOS AIRES ? !NO¡
PREMIOS LIBERTADOR GENERAL SAN MARTÍN, de la Junta Sanmartiniana Bonaerense de la Republica Argentina
49° ANIVERSARIO DEL SECUESTRO Y ASESINATO DEL Tte. Gral. PEDRO EUGENIO ARAMBURU.
OTRO POLIVERSO . ¿QUIÉN ES? " LA SOMBRA DEL MAL". Por Luis Bardin .
 

RadiosNet