Domingo 9 de Agosto de 2020

Hoy es Domingo 9 de Agosto de 2020 y son las 21:09 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

  • 13.9º
  • Niebla débil

26 de junio de 2017

"El cura y el general (Secretos de confesión)" Capítulo 1º

Las tres fuerzas han coincidido en no repetir el error del general Lanusse cuando creó la Cámara Federal Penal (usted se acordará, la llamaban «el Camarón») que juzgó, condenó y encarceló legalmente a miles de guerrilleros que luego el presidente Cámpora, apenas asumió en 1973, dejó en libertad de un plumazo. Los jueces que integraban esa Cámara quedaron en la calle, sin custodia, librados a la venganza de los que habían sido enjuiciados por ellos: el valiente doctor Jorge Vicente Quiroga fue asesinado, otros sufrieron atentados y debieron exiliarse.

"El cura y el general (Secretos de confesión)" Capítulo 1º.  Por: Enrique Arenz.

"El cura y el general, (Secretos de confesión)" es una historia cuya acción transcurre entre marzo y octubre de 1976.                                                                                                                                            En ella se narran los diálogos entre el general Videla y su confesor, el sacerdote jesuita Bernardo Montesini, y entre éste y su superior, el padre Jorge Mario Bergoglio en los primeros meses del gobierno militar.                                                                                                                                             Se describen sucesos históricos por todos conocidos, pero eso es sólo el marco para analizar los misterios del alma y las oscuridades de la condición humana.                                                             Advierto que es un texto desgarrador cuya lectura (no superficial) puede movilizar apologías y rechazos y despertar sentimientos contradictorios. 

Como toda obra literaria, no tiene la intención de moralizar ni convencer a nadie de nada.                  Hoy les hago llegar el primero de cinco capítulos y un epílogo que pretende sorprender con un final inesperado.                              Cada viernes subiré un nuevo capítulo en mi página web. Hacer clic en el título de abajo:

EL CURA Y EL GENERAL - Capítulo 1º 

Enrique Arenz

web: www.enriquearenz.com.ar

El sacerdote jesuita Bernardo Montesini fue confesor personal y secreto del general Videla durante siete meses de 1976.                                                                                   Me contó esta historia para que la escriba, con la condición de no publicarla antes de su cercano fallecimiento, que acaba de producirse en España.                                                 

1              

La tarde del 16 de marzo de 1976, el arzobispo de la ciudad de Buenos Aires, monseñor Juan Carlos Aramburu, me llamó de urgencia luego de haber mantenido una conversación a solas con el teniente general Jorge Rafael Videla.                                                                                                         Cuando nos encontramos en la sede arzobispal, monseñor Aramburu no disimuló su preocupación por los acontecimientos que se avecinaban: el jefe del Ejército le había confirmado lo que todo el mundo estaba esperando con la impaciencia del hartazgo, el levantamiento militar que en días derrocaría al gobierno de María Estela Martínez de Perón.                                                                         Pero además lo sorprendió con un pedido apremiante e inusitado:

—Monseñor, necesito un sacerdote de su total confianza para que sea mi nuevo confesor y mi asistente espiritual.                                                                                                                                       Alguien, sin ideologías raras, usted me entiende.

Y ahí fue cuando el arzobispo se acordó de mí:                                                                                         le prometió enviarle a un tal padre Bernardo Montesini, de la Iglesia San Ignacio de Loyola, que era de su absoluta confianza; un jesuita joven, le dijo, que le va a gustar, que no se mete en política, no se junta con los curas del Tercer Mundo ni aprueba la teología de la liberación.                 Es un muchacho de veintiocho años que consagra su vida al estudio y a su vocación sacerdotal.

Dicho esto, el arzobispo me hizo saber que me designaba confesor personal del teniente general Videla, hombre muy religioso que por sus nuevas responsabilidades iba a necesitar asistencia espiritual intensiva.

—¿Confesor personal? —pregunté—. Pero, ¿no lo tiene al padre…?

—Sí, pero lo va a cambiar por razones de seguridad. El general se propone confesar frecuentemente, y quiere hacerlo con un confesor secreto, que pase inadvertido, y de cuya discreción y reserva yo me haga responsable.                                                                                           Podrás continuar con tus otras actividades, pero ante todo estarás a disposición de Videla.                 Yo hablaré con tu superior, el padre Jorge Bergoglio.                                                                               Decime, vos tenés concedida la potestad para absolver, ¿verdad?                                                           Bien, atendé a esto: además del sigilo inviolable de la confesión, deberás guardar en secreto la misión misma.                                                                                                                                                 Sólo la conoceremos el padre Jorge y yo.                                                                                                   Para la burocracia oficial serás un asesor más de la presidencia.                                                             Y ni una palabra sobre lo que veas o escuches a tu alrededor. ¿Estamos, Bernardo?                           El general te espera mañana a las nueve en el Edificio Libertador.                                                       Llevá tu estola porque quiere confesar apenas te conozca.                                                                     Después, pienso, comulgará en alguna de las parroquias que frecuenta.                                               Ese ya no es problema tuyo.                                                                                                                       Esa noche no pude dormir.

En 1976 yo no sabía nada de política y sólo estaba al tanto de los hechos de violencia que se registraban a diario en la Argentina desde que en 1970 los Montoneros secuestraron y asesinaron al general Aramburu.                                                                                                                                     Y fue en 1974 cuando el ERP secuestró a los hermanos Born, y los Montoneros acribillaron a balazos al dirigente radical y ex ministro del Interior Arturo Mor Roig.                                                   También se produjo en ese año sangriento el ataque a la Guarnición de Azul, por ochenta guerrilleros del ERP.                                                                                                                                       ¡Y ya teníamos un gobierno constitucional!                                                                                               Tampoco desconocía yo los atentados, asaltos a bancos y asesinatos de policías y civiles que se producían constantemente y en forma alarmantemente creciente, ni podía ignorar el resquebrajamiento acelerado de las instituciones del Estado, y menos aún la situación calamitosa de las finanzas públicas.                                                                                                                                 ¡Pero si por causa de la inflación desenfrenada las limosnas que ponían los fieles en las alcancías del templo no nos alcanzaban ni para pagar la luz!

Soy un jesuita y, por lo tanto, a pesar de mi desazón y temor, me proponía cumplir lo mejor que pudiera las insólitas órdenes recibidas. A la mañana siguiente oré durante una hora ante el Santísimo; luego fui a mi habitación, guardé la estola sagrada en un pequeño maletín, me ajusté prolijamente el cuello romano y el alzacuello gris y me puse mi traje negro de verano. Salí con tiempo y descargué mis nervios caminando rápido hasta el edificio Libertador. Un teniente coronel muy correcto y ceremonioso, con cordones dorados colgando de su hombro derecho, me recibió y me acompañó hasta el despacho del general Videla.                                                                                 —Mucho gusto, padre Bernardo —me saludó el jefe del Ejército con su voz abaritonada y una sonrisa franca resaltada por su bigote renegrido bien recortado.                                                           Me dio un enérgico apretón de mano y le ordenó a su ayudante—: Poneme una guardia en la puerta y que no entre nadie. Ah, y decile a Elvira que no me pase ninguna llamada.                                         Videla hizo algunos amables comentarios y vagas promesas sobre la necesidad de reparar cuanto antes la vieja fachada de San Ignacio, el templo más antiguo de Buenos Aires, antes de que se venga abajo, recalcó, y me hizo sentar en un mullido sillón de cuero mientras él acercaba una silla y se acomodaba frente a mí.                                                                                                                         El general me explicó en pocas palabras que me necesitaba como su nuevo confesor porque se venían tiempos muy difíciles para el país, y que él llevaría sobre sus hombros la máxima responsabilidad de los acontecimientos.                                                                                                     Dio por terminada la introducción y me sugirió con su tono marcial pero siempre cortés:                     —Bien, si le parece, padre, comenzamos. ¿Deberé arrodillarme frente a usted? —la pregunta me sonó como un «espero que no».                                                                                                                 —Eh… en realidad el penitente se arrodilla ante Dios, no ante el confesor —balbuceé cohibido—, pero no es obligatorio. En todo caso, y si usted lo desea, sólo para el momento de la absolución…

—Como usted diga, padre.

Besé la estola, la puse sobre mi cuello, inicié la señal de la Cruz que el general repitió en el acto, y tras las palabras rituales de rigor le cedí la palabra y comenzó su confesión:

—Durante meses me estuve resistiendo a encabezar un levantamiento militar contra la señora de Perón, sin embargo, los comandantes de las otras fuerzas armadas y mis propios generales estaban decididos a salir y me dijeron que si yo no me hacía cargo debería dar un paso al costado para que otro alto jefe ocupe mi lugar.                                                                                                                       El plan original consistía en que yo asumiera la presidencia de la Nación en representación de la Junta de Comandantes de las tres armas, que se constituirá en el órgano máximo del poder.             Pero para convencerme hicieron un cambio en el esquema y me ofrecieron ocupar inicialmente los dos cargos, el de presidente y también el de jefe del Ejército, hasta 1978.                                             Después de consultar con mi familia, de rezar mucho y de pedirle ayuda a Dios, llegué a la conclusión de que aceptar esa responsabilidad era un deber patriótico irrenunciable.                         El levantamiento se producirá finalmente en la madrugada del 24 de marzo.                                         Todas las unidades del interior están coordinadas y listas para tomar las gobernaciones, las legislaturas provinciales y los municipios importantes.                                                                           Confiamos en que no habrá derramamiento de sangre porque el despliegue será muy imponente y tan bien organizado que nadie se atreverá a resistirlo.                                                                             Además, hay una resignación mortal en los políticos que no saben cómo manejar la situación;         los diputados y senadores se están llevando sus pertenencias de sus oficinas del Congreso, y nos consta que la mayoría del pueblo argentino quiere que intervengamos de una buena vez. De todos los líderes importantes, el único que se opone tercamente al golpe es el ingeniero Alsogaray.           Él sostiene que no debemos liberar a los políticos de su culpabilidad, que son ellos quienes deben arreglar el desastre que provocaron.                                                                                                           Pero nosotros pensamos distinto, lo que nos importa es salvar a la Patria de sus enemigos, no a los políticos de sus fracasos.                                                                                                                               Usted se preguntará por qué le estoy diciendo todo esto a modo de confesión sacramental.             Bien. Como le dije, el levantamiento es para mí y mis camaradas un deber patriótico, un compromiso de honor con la Argentina como nación libre, pero al mismo tiempo, un acto claramente ilegal, contrario a la Constitución Nacional.                                                                           Y eso para un creyente es un grave pecado.                                                                                     —Estoy de acuerdo con que «va a ser» un pecado, pero todavía no sucedió —interrumpí con cierta ingenuidad—. ¿Por qué confesar anticipadamente?                                                   —Porque ya tomé la decisión y nada me detendrá ahora.                                                             El proceso ya está en marcha y se están ultimando pormenores en estos mismos momentos.           Todos los jefes de cuerpos de ejército y todos los oficiales superiores de la Armada y de la Fuerza Aérea, están preparados para actuar con unánime voluntad.                                                                 No hay fisuras en el pensamiento militar en cuanto a la inexcusable necesidad de hacer esto.           —Sí, claro, entiendo… —dije aturdido y espoleado al mismo tiempo por la curiosidad—, pero, estaba pensando… un levantamiento militar no es algo nuevo en la Argentina, si no me equivoco ya tuvimos cinco, ni parece ser tan malo desde que en la calle todo el mundo lo está pidiendo, según usted me dice.                                                                                                                                                —Pero es que una vez que tomemos el poder aplicaremos con extremo rigor el plan antisubversivo que diseñó este mismo gobierno al que  vamos a derrocar, y que sólo aplicó a medias, usando grupos de tareas clandestinos muy torpes y desorganizados.                                                                   Ellos ya han eliminado a unas ochocientas personas, en algunas ocasiones por meras venganzas personales (como el caso del cinco por uno registrado en Mar del Plata, por nombrarle una de las matanzas conocidas).                                                                                                                                     Existen muchísimos centros clandestinos de detención, pero eso nadie lo sabe.                                   Bien, con nosotros la lucha cobrará una dimensión superlativa.                                                               En una palabra, padre, va a morir mucha gente.                                                                                         —Pero general, si se trata de enfrentamientos contra bandas insurgentes armadas, esas muertes serán, digamos, explicables —dije, y me sobresalté al escucharme razonar de esa manera —. Supongo que se arrestarán a personas para someterlas a juicios justos…                                             —Padre —me interrumpió el general—, usted no entendió. No habrá juicios, sólo interrogatorios… Las tres fuerzas han coincidido en no repetir el error del general Lanusse cuando creó la Cámara Federal Penal (usted se acordará, la llamaban «el Camarón») que juzgó, condenó y encarceló legalmente a miles de guerrilleros que luego el presidente Cámpora, apenas asumió en 1973, dejó en libertad de un plumazo.                                                                                                                            Los jueces que integraban esa Cámara quedaron en la calle, sin custodia, librados a la venganza de los que habían sido enjuiciados por ellos: el valiente doctor Jorge Vicente Quiroga fue asesinado, otros sufrieron atentados y debieron exiliarse.

Hubo un tenso silencio al cabo del cual pregunté tímidamente:

—¿Y qué es lo que van a hacer… con esa gente?

—Por informes de inteligencia sabemos que hay algo más de seis mil argentinos (entre seis y siete mil), comprometidos con los secuestros, atentados y homicidios que, como usted sabe, se cometen a diario.                                                                                                                                                           ¡Un muerto cada cinco horas! Supongo que se enteró que anteayer nomás, atentaron contra mi vida con un coche bomba en la playa de estacionamiento de este edificio.

—Sí, lo escuché por la radio. Usted se salvó de milagro por una aparente demora en la detonación, pero murió un camionero que pasaba por la avenida Madero.                       Y creo que hubo heridos…

—Cuatro coroneles, ocho suboficiales, cinco conscriptos y seis civiles.                                                   Veintitrés personas, algunas, de gravedad.                                                                                                 Pero ese mismo día, 15 de marzo, hubo dos ataques más: a un móvil policial en el que murieron dos agentes, y el asesinato de un custodio en tribunales para robarle el vehículo.                                       ¡Tres hechos de sangre el mismo día!

—No conocía estos otros casos porque por lo general trato de aislarme de esta realidad violenta que convulsiona al país.

—Muchos de estos asesinos han recibido adiestramiento en Cuba para la guerra de guerrillas, otros, hacen inteligencia y apoyo logístico. Hemos averiguado la identidad de estos insurrectos y sabemos dónde encontrar a muchos de ellos. En otros casos, habrá que obtener esa información en los interrogatorios. Usted mencionó los enfrentamientos; claro que los habrá, sí, seguramente, pero el plan principal consiste en ir a buscarlos uno por uno y llevarlos a lugares secretos que ya se han acondicionado para interrogarlos.

—¿Los… torturarán?

—Padre, si usted conoce otra forma de sacarles la información que necesitamos para desbaratar sus planes, abortar atentados en curso y arrestar a otros subversivos que aún no conocemos, hágamelo saber.

—Y una vez que ustedes obtengan esa información, ¿los capturados serán mantenidos como prisioneros de guerra, con… garantías de trato adecuado?

Videla movió la cabeza lentamente de izquierda a derecha.

—¿Van a matarlos? —pregunté horrorizado.

—Vamos a matarlos. Sabemos desde ahora que deberemos ejecutar a miles de subversivos. Esto se ha expandido como una epidemia, no podemos hacer otra cosa que erradicar los vectores que la propagan. Son gente muy peligrosa. Nos han declarado la guerra, y si queremos ganarla tenemos que desalentarlos mediante acciones enérgicas que corten el reclutamiento de nuevos combatientes.

—Pero, general —me atreví a decir casi sin voz—, usted me habla de seis, siete mil personas, eso va a ser una carnicería. ¡Tanta gente, por el amor de Dios! ¿Los fusilarán? ¿Algún tribunal de guerra ordenará esas ejecuciones?

—No, el mundo no toleraría que mandáramos al paredón a siete mil guerrilleros. La Argentina tiene que seguir funcionando como una nación normal, con buenas relaciones con todos los países, especialmente con los Estados Unidos, que, según creemos, reconocerán rápidamente al nuevo gobierno. Necesitamos incrementar el comercio exterior, conseguir créditos de los organismos internacionales, etcétera. Esas personas deberán morir en lugares secretos y sus cuerpos desaparecidos para que nadie se entere de lo que les sucedió. Serán enterrados clandestinamente en fosas comunes o arrojados al mar. Es la doctrina de la contrainteligencia francesa, la misma que Francia aplicó exitosamente en la guerra de Argelia, método que, por otra parte, se enseña en nuestra Escuela Superior de Guerra desde los años cincuenta. No existe otra solución para ganar esta guerra. Son ellos o nosotros. Han asesinado a muchos militares, a familiares de militares y a policías; usted no se imagina, padre, el rencor que han sembrado estos asesinos entre los cuadros de las fuerzas armadas y de seguridad. Mire nada más el caso del capitán Viola, asesinado por el ERP en 1974 junto a su hijita de tres años; o el del coronel Argentino del Valle Larrabure, secuestrado por el mismo grupo criminal, también en 1974, y asesinado en 1975 luego de mantenerlo encerrado en un sótano infame durante trescientos setenta y dos días. Y le nombro sólo dos casos demostrativos de la terrible crueldad de estos psicópatas, porque casi a diario tenemos copamientos de cuarteles, y asesinatos de militares y policías. Supongo que usted habrá visto a las comisarías amuralladas con bolsas de arena. Todos quieren vengar a sus camaradas abatidos arteramente y evitar que tarde o temprano también les toque a ellos. Si no hacemos esto orgánicamente se formarán escuadrones de la muerte. Es lo que queremos evitar al lanzar lo que se llamará «Proceso de reorganización nacional». Serán las instituciones armadas las que asuman verticalmente la responsabilidad de restablecer el orden y la autoridad gubernamental. Los subversivos pretenden tomar el poder para instaurar un sistema colectivista y suprimir las libertades públicas, y para ello están fanáticamente ideologizados y dispuestos a matar y morir, y se han financiado con secuestros extorsivos y asaltos a bancos. Si no intervenimos a tiempo, si nos tiembla la mano, tenga por seguro que lo van a lograr y los muertos vamos a ser nosotros.

Yo estaba tan confundido y alarmado por lo que estaba escuchando que no sabía qué decir. Un comandante del Ejército Argentino me anticipaba que las fuerzas armadas se preparaban para torturar y asesinar a miles de argentinos. Como sacerdote no podía permanecer indiferente ni callado ante semejante revelación. Hice coraje y dije:

—General, con todo mi respeto, y hablo como su asistente espiritual: lo que ustedes van a hacer es un genocidio. Todavía está a tiempo de parar esto. Discúlpeme, no lo estoy juzgando, quiero comprender que sus intenciones son patrióticas, que esto lo hace por el país, pero quitarles la vida a tantas personas es un horror.

—Padre, por eso lo he llamado. Soy católico, y como católico considero a la vida humana como el valor más alto. No puedo, por lo tanto, ignorar la gravedad de lo que vamos a hacer. Pero los militares en la guerra tenemos que matar, aunque seamos creyentes. Estamos formados para eso. Por algo la Iglesia bendice a los soldados armados cuando parten hacia el campo de batalla, y los capellanes castrenses que van al frente junto a ellos a impartir los sacramentos y a confortar a heridos y moribundos, visten uniforme y portan grado militar. En mi caso, luego de meditarlo mucho, he llegado a la conclusión de que debo hacerlo por la Patria. No tenemos otra opción, han fallado todos los resortes institucionales, la política no tiene respuestas ni soluciones, la Justicia es impotente y está paralizada. Ante esta realidad, las instituciones armadas deben deshacerse de estos criminales para salvar nuestra libertad, nuestro estilo de vida y, especialmente, la vida hoy amenazada de muchos argentinos de bien. Por ahora no puedo decirle más nada, nuestra próxima reunión será cuando hayamos asumido el poder. Ahora le pido su absolución.

Respiré hondo, el corazón me latía en los oídos. Dudé sobre lo que debería hacer como sacerdote confesor. ¿Absolver sin más semejante plan de exterminio? ¿No era como otorgarle una suerte de indemnidad sacramental para hacer sin vallas morales lo que me acababa de anticipar? Pero si me negaba, ¿no me exponía a formar parte de la lista de argentinos condenados a muerte? En el seminario no me habían preparado para una situación como aquella. Por suerte mis neuronas hicieron rápidas conexiones y me ayudaron a salir del paso, al menos hasta que pudiera consultar con mi superior.

—General, lo que usted me ha confesado es por ahora sólo un plan, diría que un «mal pensamiento», pero que todavía no se ha consumado. Por lo tanto, puedo absolverlo y darle una penitencia. Sólo ruego a Dios que ilumine su corazón y lo haga meditar sobre lo que me ha dicho, porque todavía no hay sangre en sus manos, y quizás no sea necesario que la haya si usted procura encontrar, no sé, alguna solución más civilizada para conjurar esta amenaza contra la nación.         Yo no entiendo nada de política ni de acciones militares, pero el sentido común me dice que seis, siete mil guerrilleros son demasiados para matarlos a sangre fría, pero al mismo tiempo, muy pocos para que logren tomar el poder si es que las fuerzas de seguridad, y en última instancia las fuerzas armadas, están preparadas para impedirlo…

—Aprecio sus buenas intenciones, pero ya no volveremos a hablar de esto.

—-Está bien, general, al hacerle esa exhortación cumplí con mi deber sacerdotal; la decisión es suya. Además, debo recordarle respetuosamente que para que la absolución sea legítima es necesario el arrepentimiento.

—Comprendo, padre, y le seré sincero: como católico me arrepiento de todo corazón, pero como jefe militar tengo un deber que cumplir.

El general hincó una rodilla en la alfombra para recibir la absolución. Puse mi mano temblorosa sobre su cabeza, rozando apenas su cabello engominado, y pronuncié la fórmula: «Que Dios, Padre misericordioso, que reconcilió consigo al mundo por la muerte y la resurrección de su Hijo, le conceda, por el ministerio de la Iglesia, el perdón y la paz. Yo lo absuelvo de sus pecados en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo».

Concluido el rito, estreché la mano del general Videla y me fui estremecido del edificio Libertador. Esto sucedió el miércoles 17 de marzo de 1976. Mientras bajaba las escalinatas observé que ese mediodía caluroso la ciudad de Buenos Aires era un hervidero de peatones apurados y automovilistas impacientes. Todo parecía tan normal y ruidoso que me costaba aceptar que minutos antes había pisado el primer escalón que conduce a las profundidades del Infierno. Entonces me sentí una sombra leve como la niebla.

© Enrique Arenz, 2017

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »