Hoy es sabado 14 de diciembre de 2019 y son las 06:10 hs. Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

9 de septiembre de 2017
El Reino, Una Comunidad de Hermanos. Domingo XXIII durante el año. Rvdo. Padre Ignacio Palau .
Con compasión y solidaridad, como Jesús que está cerca de los que sufren. Centrada en el Padre, como Jesús que se retira a orar. Abierta a los demás y que se deja interpelar, como Jesús con la mujer cananea. Que reconoce a Jesús como el Hijo de Dios, y está dispuesto a seguirlo aún por el camino de la Cruz.

Domingo XXIII durante el año, ciclo A .
El Reino, Una Comunidad de Hermanos.

El Evangelista Mateo a quien seguimos los domingos de este año, divide su evangelio en cinco bloques.                           En cada uno de estos bloques nos va mostrando algo del Reino.                                                                                               En la parte que venimos compartiendo en este último tiempo Jesús nos muestra que el reino no es una utopía, y para ello va conformando en torno a él una comunidad que lo hace patente.                                                                                   Los gestos que va realizando junto a esta comunidad y que contemplamos los últimos domingos nos han ido mostrando como esta llamada a vivir esta comunidad.                                                                                                               Con compasión y solidaridad, como Jesús que está cerca de los que sufren.                                                                           Centrada en el Padre, como Jesús que se retira a orar.                                                                                                                  Abierta a los demás y que se deja interpelar, como Jesús con la mujer cananea.                                                                    Que reconoce a Jesús como el Hijo de Dios, y está dispuesto a seguirlo aún por el camino de la Cruz.                           Ahora a esta comunidad Jesús le da pautas claras de convivencia, como tiene que ser la vida al interior de ella misma. Todo el capítulo 18 de Mateo contiene esta enseñanza que suele llamarse la instrucción a los discípulos.                         La liturgia nos invita a compartir parte de la misma en este domingo y el próximo. 
La invitación de hoy es a la oración y a la corrección fraterna.                                                                                                  
Y no hay mejor modo de entender el mensaje que comenzando por la oración.                                                                     No es cualquier oración la que propone Jesús, sino la oración en común.                                                                               Esta comunidad está llamada a descubrirse como una comunidad de hermanos.                                                                   Todos en ella tenemos un mismo Padre, no hay diferencia alguna entre nosotros.                                                               Es este Padre el que nos convoca, el mismo Padre de Jesús, el que el trataba en cada momento de oración tanto cuando se retiraba como cuando lo hacía con sus discípulos.                                                                                                 Cuando la comunidad se reúne a orar lo hace reconociendo a Dios como Padre, y este mirar juntos a Dios así no hace sino descubrirse unos con otros hermanos.                                                                                                                                 En esta comunidad, la característica esencial es su fraternidad. Y tan importante es esta fraternidad que si bien es universal está llamada a vivirse en lo pequeño, en lo concreto.                                                                                                 Para experimentarla no hace falta grandes masas, tan solo donde hay dos o tres reunidos allí ya hay fraternidad, ya hay familia de Dios, ya está el Padre escuchando, y Jesús en medio.                                                                                               Esta experiencia de la oración compartida es un valor muy grande entre nosotros los cristianos.                                       Cuantas cosas que logramos así, lo vivimos permanentemente hoy sobre todo con las tecnologías de comunicación, cuantas veces acudimos en nuestras necesidades a la oración de los demás y con los demás, cadenas de oración le decimos, porque nos sentimos así unidos unos con otros como los eslabones de una cadena, y el sabernos acompañados por los hermanos fortalece nuestra confianza de alcanzar lo que pedimos.                                                     Y quizás lo que más necesitamos en estas experiencias es saber que no estamos solos, que hay hermanos que nos acompañan en esas horas difíciles.                                                                                                                                             Como nos ayuda la oración compartida a alcanzar la comunión, a descubrir que tenemos tanto en común con el otro que es mucho más fuerte que las diferencias.                                                                                                                               Y sinó preguntemos a esos líderes religiosos que en distintas ocasiones han celebrado con Juan Pablo II las jornadas de Oración en Asís, a los que han orado con Francisco.                                                                                                               Y a todos aquellos cristianos que en distintos momentos hemos compartido jornadas de oración ecuménicas.               No hay mejor modo que empezar a buscar el camino de la paz, la unidad, la reconciliación, que Jesús trajo al mundo que desde la oración en común.                                                                                                                                                   No porque si Jesús nos enseñó a orar diciendo “Padre nuestro”.
Es a partir de esta experiencia de fraternidad que nace de la oración en común que surge la mirada hacía el pecado del otro.                                                                                                                                                                                                    
No es el pecado de cualquiera el que estanos llamados a mirar, sino el del hermano.                                                             Ese mismo hermano con el que oramos.                                                                                                                                     ¿Cómo vamos a obrar con él?                                                                                                                                                         No hay otra manera sino desde el amor.                                                                                                                                         Y ese amor nos impulsa a buscar lo mejor para él.                                                                                                                     Solo desde esta actitud podemos comenzar esta corrección fraterna que Jesús nos invita a vivir.                                       Nunca desde el enojo, desde el cansancio, desde la bronca, desde el mirar el mal que me hace.                                         Si así comenzamos ya no será fraterna la corrección.                                                                                                                 Tampoco será bueno el comenzar desde una visión de superioridad, justamente lo que caracteriza la fraternidad es la igualdad, porque yo también soy débil es que quiero ayudar al otro en su debilidad para que juntos busquemos el camino al Padre.                                                                                                                                                                                 Y en esta búsqueda hay que agotar todas las instancias, todos los recursos, no cansarnos de buscar de uno y otro modo que el hermano se descubra de nuevo hermano, hijo del Padre.                                                                                   Claro siempre respetando su libertad aún cuando esta libertad lo lleve a no querer vivir como hermano.
Finalmente, hoy Jesús nos invita a descubrirnos comunidad fraterna, reconciliada y reconciliadora.                                   L
a misión de desatar que le dio a Pedro se lo da ahora a toda la comunidad, nos la da a todos nosotros.                           En medio de nuestro mundo marcado por guerras y desencuentros, donde hay tanto resentimiento, y deseo de venganza, en este mundo concreto Jesús nos destina a hacer presente su Reino, que no es una utopía sino una realidad.
Que La eucaristía, el mayor encuentro de los Hermanos con Jesús y el Padre nos impulse a hacer crecer la fraternidad entre nosotros y a llevarla a todos los que la necesitan.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
La pickup eléctrica de Tesla .
AGENCIA NACIONAL DE PROTECCIÓN A TESTIGOS E IMPUTADOS.
Macri en la cumbre COP 25:
Reedición del libro El Polaco, la vida de Roberto Goyeneche.
Zannini y Parrilli, jefes de la impunidad. por : Alfredo Leuco.
 

RadiosNet