Hoy es miercoles 11 de diciembre de 2019 y son las 01:10 hs. Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

16 de septiembre de 2017
“Yo he visto géiseres en Encélado, lagos de metano en Titán”. El adiós de CASSINI.
Galileo, ayudado de su telescopio, observó por primera vez en 1610 los anillos, su rasgo definitorio, y un astrónomo italiano, Giovanni Cassini, a finales de ese mismo siglo, describió con mayor precisión esa estructura y descubrió cuatro de las más de cincuenta lunas que acompañan al gigante gaseoso. En el siglo XX, tres sondas, la Pioneer 11 y las Voyager 1 y 2, pasaron junto al planeta y empezaron a revelar su esplendor, pero la misión definitiva que hizo de Saturno un mundo mucho más familiar ha sido la Cassini-Huygens

“Yo he visto géiseres en Encélado,                                                 lagos de metano en Titán”.                                                              El adiós de CASSINI.                                                                                          Por  :  Javier Sampedro.                                                                                                    La sonda Cassini se suicida contra Saturno tras 13 años de éxito en la investigación del espacio.              FOTO: Rutger Hauer intrepreta al jefe de los robots replicantes en la película 'Blade Runner'. / VÍDEO: Fin de la sonda Cassini. WARNER BROS / EPV.Sí, el titular es un homenaje a mi línea favorita de Blade Runner, cuando el jefe de los replicantes, interpretado por Rutger Hauer, se larga un sermón sobre el valor de la biografía de un robot como él, y sobre la injusticia de verse condenado a una muerte inminente, programada y cruel. “Yo he visto naves ardiendo más allá de Orión, rayos C brillando en la oscuridad junto a la puerta de Tannhäuser”, decía Rutger en el clímax de su monólogo. “Todos esos momentos se perderán como lágrimas en la lluvia; es hora de morir”. A la sonda Cassini de la NASA y de la ESA le tocó morir ayer al estilo de Rutger Hauer, y si pudiera hablar habría dicho: “Yo he visto géiseres en Encélado, lagos de metano en Titán”. Léelo a fondo en Materia (12, imágenes en 3).                                                                                              

                          Resultado de imagen para Nasa. últimas fotos de Cassini                           La doble nave Cassini-Huygens ha sido la gran estudiosa de Saturno, culminando así una noble empresa científica que inició el mismísimo Galileo. Este padre de la ciencia descubrió en 1610 los anillos de Saturno, aunque su telescopio de fabricación propia no llegó a identificarlos como tales. Galileo los describió como las “orejas de Saturno”. Hubo que esperar 45 años a que Christiaan Huygens diseñara un telescopio con la potencia suficiente para descartar las orejas y percibir que eran en realidad un sistema de anillos, con los juegos de luces y sombras que confundieron a Galileo.              

Fue también Huygens quien descubrió la primera luna de Saturno, Titán, y Giovanni Domenico Cassini quien se apuntó nada menos que otras cuatro: Tetis, Dion, Rhea e Iapetus; luego llegaron Mimas y Encélado, Hiperión y más y más a medida que avanzaba la tecnología óptica. Hoy sabemos que Saturno tiene 62 lunas. Algunas, como Titán, son mayores que algunos planetas, pero solo 13 superan los 50 kilómetros de diámetro. De ahí se puede bajar hasta las lunetas(moonlets) con menos de un kilómetro de diámetro y al resto de los trocitos de hielo y roca que forman los anillos. El conocimiento sobre dos de los satélites mayores, Titán y Encélado, ha crecido en órdenes de magnitud gracias a la sonda doble Cassini-Huygens, unos datos que, de hecho, obligarán a los científicos a planear nuevas misiones allí. Las condiciones de Encélado, con sus géiseres o fumarolas de una química similar a la que, según muchos expertos, vio nacer la vida en la Tierra hace 4.000 millones de años, convierte ese satélite de Saturno en un objetivo irresistible.                                                     Es precisamente por esa razón, para evitar contaminar con bacterias terrestres a Encélado u otros satélites de gran interés para los astrobiólogos, por la que la pobre Cassini ha sido condenada a morir penetrando en el infierno de Saturno. Si la sonda pudiera pensar, habría hecho algo parecido al discurso de Rutger Hauer. “Yo he visto géiseres en Encélado, lagos de metano en Titán”.

El último viaje de la sonda ‘Cassini’.                                                                           La nave espacial terminará hoy su expedición después de 13 años estudiando Saturno.

                            Resultado de imagen para Nasa. últimas fotos de Cassini

"El fin de la misión de Cassini será un momento conmovedor, pero también será el fin necesario de un viaje asombroso", aseguró hace unas semanas el director de proyecto de Cassini, Earl Maize, en el Jet Propulsion Laboratory de la NASA, en Pasadena, California. La sonda se estrellará contra Saturno para no contaminar sus lunas.

Saturno es uno de los cinco planetas que se pueden observar a simple vista. Los humanos lo han contemplado desde el origen de los tiempos, confundiéndolo, quizá, con las estrellas que adornan el cielo, pero hasta hace relativamente poco no conocían lo peculiar de aquel objeto. Galileo, ayudado de su telescopio, observó por primera vez en 1610 los anillos, su rasgo definitorio, y un astrónomo italiano, Giovanni Cassini, a finales de ese mismo siglo, describió con mayor precisión esa estructura y descubrió cuatro de las más de cincuenta lunas que acompañan al gigante gaseoso. En el siglo XX, tres sondas, la Pioneer 11 y las Voyager 1 y 2, pasaron junto al planeta y empezaron a revelar su esplendor, pero la misión definitiva que hizo de Saturno un mundo mucho más familiar ha sido la Cassini-Huygens.  

                             Resultado de imagen para Nasa. últimas fotos de Cassini

Ese proyecto, impulsado por la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA), finalizará cuando Cassini se estrelle el próximo 15 de septiembre contra la superficie del planeta que ha rondado durante 13 años.                                                                        La pareja de sondas partió de la Tierra hace casi 20 años, en 1997. Después de siete años de viaje, en los que recorrió 3.400 millones de kilómetros y visitó Venus y Júpiter, se insertó en la órbita saturnina.                                                         Pocos meses después, la sonda Huygens se liberó para descender sobre Titán, uno de los satélites de Saturno, y en enero de 2005 se convirtió en el primer artefacto creado por humanos en aterrizar sobre un cuerpo celeste más allá del cinturón de asteroides. Las imágenes y los datos tomados durante el descenso descubrieron un nuevo mundo en el que había ríos y lagos secos que cada cierto tiempo podían inundarse de metano líquido. La pequeña sonda, desarrollada por la Agencia Espacial Europea (ESA), despertó un interés por Titán que ha llevado a plantear futuras misiones a la segunda mayor luna del Sistema Solar. Un barco que navegue sus mares de metano o un globo que sobrevuele aquel mundo son algunas de las propuestas.

Después de ese fogonazo inicial, Cassini continuó con un trabajo que ha transformado la visión de Saturno y algunos de sus satélites. Los anillos fueron uno de sus objetivos. Esa formación de roca y hielo se reveló como un sistema dinámico que funcionaba en ocasiones como un joven sistema solar. En 2014, se planteó la posible observación de una pequeña luna recién formada a partir del material de los anillos que comenzaba a alejarse para ocupar su nuevo puesto de satélite en el sistema saturnino. Los vuelos de Cassini sobre Encélado, otra de las lunas, descubrió chorros de vapor de agua desde un gran océano subterráneo. En Titán, confirmó la presencia de ríos y lagos de metano que se alimentaban de lluvias del mismo elemento.

Cuando el roce con la atmósfera de Saturno la convierta en una bola de hielo, Cassini se estará fundiendo con un mundo que nos es mucho más familiar que cuando llegó. En esa densa nube de gases, compuesta principalmente de hidrógeno, como el Sol, fotografió un curioso patrón con forma de hexágono que ocupa el polo norte, y vio tormentas eléctricas.

                            Resultado de imagen para Nasa. últimas fotos de Cassini

Durante sus últimos días, una serie de aproximaciones inéditas en las que la sonda ha estado pasando por el hueco que queda entre los anillos y el planeta, Cassini se ha acercado más que nunca a su objetivo para completar el trabajo de los últimos 13 años. Con los datos obtenidos estos días intentará resolver algunos de los misterios que le quedan, como la masa de los anillos o la longitud de un día saturnino.                                                                                                                         A diferencia de los planetas rocosos como la Tierra, en los que es posible tomar como referencia un punto geográfico para saber cuándo se ha completado una órbita, la atmósfera gaseosa del planeta gigante requiere otros métodos.                       Un instrumento de Cassini permite medir los movimientos del campo magnético de Saturno y sus emisiones de radio.         Así, se sabe que un día allí dura entre 10,6 y 10,8, pero los últimos días de servicio de la sonda pueden resolver la incógnita con exactitud.

Tras los descubrimientos que colocan a Titán o Encélado como lunas interesantes para la búsqueda de vida en el Sistema Solar, los responsables de la misión decidieron evitar la remota posibilidad de que Cassini acabase estrellándose contra uno de esos mundos y contaminándolo. Para ello, se lanzará contra Saturno el próximo día 15. Cuando se acerque el final, el artefacto cambiará su habitual modo de transmisión de datos, que primero se almacenan para después enviarlos a la Tierra, y pasará, tres horas antes del impacto, a un modo de emisión casi en directo. En ese picado final, seguirá recogiendo información sobre capas inexploradas de la atmósfera hasta que el rozamiento supere la capacidad de los propulsores de Cassini para mantener su antena apuntada a la Tierra.

Será la conclusión a casi tres décadas de trabajo y para muchos el inicio de una nueva etapa. Ya se contempla un posible regreso a las lunas de Saturno y otros fijan su mirada más allá, en una misión doble que lleve a una pareja de exploradores a los últimos gigantes gaseosos del Sistema Solar: Urano y Neptuno.

El Adios de Cassini.

                            Resultado de imagen para Nasa. últimas fotos de Cassini

            Imagen relacionada

                             Imagen relacionada

                            Resultado de imagen para Nasa. últimas fotos de Cassini

El futuro esta aqui. Ya llega...



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
La pickup eléctrica de Tesla .
Macri en la cumbre COP 25:
AGENCIA NACIONAL DE PROTECCIÓN A TESTIGOS E IMPUTADOS.
Egresaron los alumnos de los Institutos de Formación de Prefectura Naval Argentina.
SEGÚN EL TANGO : 20 AÑOS NO ES NADA . . .
 

RadiosNet