Hoy es martes 10 de diciembre de 2019 y son las 20:06 hs. Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

26 de octubre de 2017
A MALDONADO LE SOLTARON LA MANO EN EL RÍO Y EL KIRCHNERISMO LO VOLVIÓ A SOLTAR EN LA MORGUE
Este factor y su largo historial de corrupción, causas penales, traiciones y mentiras, fue clave para que perdiera las elecciones y solo la acompañara el núcleo duro de votantes, del cual se escindieron, fundamentalmente, los peronistas que pretenden guardar para sí, algún futuro político en el país.

A MALDONADO LE SOLTARON LA MANO EN EL RÍO                      Y EL KIRCHNERISMO LO VOLVIÓ A SOLTAR EN LA MORGUE .           OPI SANTA CRUZ .                                                                                            Por  :  Rubén Lasagno

En una nota anterior dije que ni bien pasaran las elecciones, lamentablemente, los que tanto pugnaban por sostener en alto el tema de la desaparición de Santiago Maldonado, decaerían en sus esfuerzos y también desaparecerían en cierta forma algunas manifestaciones de caos social que se venían registrando como las miles de denuncias de bombas en los colegios, los ataques de encapuchados a la Gendarmería y los reclamos violentos por la aparición con vida del muchacho que murió en Esquel.

Siempre he idealizado la existencia de un manual kirchnerista de procedimientos, pues no puede ser que siempre y de la misma manera, el kirchnerismo actúe previsiblemente ante determinadas situaciones políticas.                                                                                                                                             Por eso, siguiendo este juego del instructivo K, se me ocurre que en su anteúltima hoja el mismo expresa: “cuando el motivo por el que se deba hacer tanto bardo, se extinga (en este caso las elecciones, limar a Macri, poner la gente en su contra, restarle votos y levantar parte de la sociedad en su contra, ponerlo en las calles, de ser posible pidiéndole y logrando que se vaya), nos replegamos, enrollamos las banderas y no gastamos más pólvoras reclamando por un tipo que en realidad, no nos debe importar, pero si usar para los fines políticos propuestos”.

Al menos a Cristina Fernández y sus seguidores más duros, nunca le importó nada la desaparición y muerte de Santiago. 

Ellos, claro está, hubieran preferido que al chico lo encontraran con heridas o no lo hubieran encontrado nunca, porque necesitaban fundamentar y sostener que el Estado lo había desaparecido o Gendarmería asesinado; todo concurría con el argumento de desgaste político hacia el presidente.

En esto colaboraron varios actores, entre ellos el juez, la fiscal, grupos pseudomapuches, los cuales fueron manipulados por el kirchnerismo y la CIDH, influenciada por Vertvisky y Cia.

Si a esto le sumamos la impericia del gobierno, el combo fue casi perfecto para los planes de CFK.                                                                                                                      Pero la mayor contrariedad que tuvo fue que la gente, la sociedad, no le creyó.

Este factor y su largo historial de corrupción, causas penales, traiciones y mentiras, fue clave para que perdiera las elecciones y solo la acompañara el núcleo duro de votantes, del cual se escindieron, fundamentalmente, los peronistas que pretenden guardar para sí, algún futuro político en el país.

El kirchnerismo distorsiona todo, aún las causas más nobles.
Es la utilización caníbal de cualquier causa, para beneficio propio.
Lo vimos y vivimos durante 12 años; ésta no podía ser la excepción. Y no lo fue.

La táctica kirchnerista es cooptar en principio la causa, hacerla propia y embanderarse con ella; luego la potencia hasta límites inimaginables, llevándose todo por delante a su paso.                                                                                                                                        El objetivo, como lo marcaron las huestes hitlerianas de Goebels en el `43 es:                cuanto más remarcamos la mentira, más fundamento le damos a nuestra verdad.            Luego, el kirchnerismo necesita de un símbolo y aquí aparece la utilización perversa de los familiares, en caso de personas muertas o desaparecidas.                                            Esa cooptación, generalmente, se materializa incorporando a padres, hermanos o hijos a sus cuadros políticos y de allí en más, la “causa” por tal o cual muerto o desaparecido, pasa a ser, definitivamente, una bandera K, aunque nunca más ya se hable de quien ya no está entre nosotros o se desempolve su recuerdo, en la medida que haga falta.

Si repasamos rápidamente la historia reciente del kirchnerismo nos vamos a dar cuenta lo que digo. Pablo Ricardo Ferreyra, ascendió a la política como cuadro K, después de buscar justicia por su hermano Mariano Ferreyra, que era militante del Partido Obrero y fue asesinado por la patota sindical de José Pedraza.

Pablo conformó el frente electoral Alternativa Popular y en 2015 se sumó al Bloque del Frente Para la Victoria, el partido gobernante que tuvo de amigo y colaborador al sindicalista que mandó asesinar a su hermano.

Julio López constituyó un verdadero “desaparecido político de la democracia” y su desaparición ocurrió durante el gobierno kirchnerista.                                                      Jamás resolvieron su paradero (ni vivo ni muerto).                                                              El FPV fue absolutamente inútil o cómplice de la desaparición del hombre que debía testificar contra Etchecolaz.                                                                                                    La familia desesperada deambulaba pidiendo justicia.                                                        El kirchnerismo de entonces en el poder, para aplacar los ánimos redujo políticamente a su hijo, Rubén López quien estuvo postulado como concejal en Berisso por Unidad Ciudadana y hace unas semanas atrás, en plena búsqueda de Maldonado, colaboró con el caos, “exigiéndole” al presidente Macri que resuelva la desaparición de su padre, lo cual en 11 años se olvidó de reclamarle a Cristina.

Juan Cabandié, militante de la agrupación La Cámpora y nieto recuperado N° 77, fue otro emblema de la cooptación kirchnerista y en las elecciones porteñas de 2007 fue uno de los candidatos del Frente para la Victoria para la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.                                                                                                    Lo mismo trató de hacer con Ignacio Hurban nieto recuperado de Carlotto y muchos más quienes por la poca trascendencia que tienen sus nombres en el interior del país, pasan desapercibidos para la sociedad.

Con Sergio Maldonado, iban por el mismo camino.                                                                Fuentes del propio FPV aseguran que tuvieron acercamientos previos con el hermano de Santiago, pero, al menos hasta ese momento, no habían logrado convencerlo de ser un “opositor-símbolo” en contra del macrismo, ya que el kirchnerismo se entusiasmó por las declaraciones confrontativas que tenía el hombre en contra de Macri; tal vez porque todo sucedió en el mismo momento en que estaban viviendo el duelo por su hermano.    El tiempo será testigo de lo que vaya a suceder.

A Santiago Maldonado el “peñi” que lo acompañaba a cruzar el río le soltó la mano.        En el agua helada, un muchacho de contextura pequeña, vestido con kilos de ropa de invierno, con fobia al agua y que no sabía nadar, tenía pocas chances de sobrevivir.

Ahora, que yace en una mesa de autopsia, cuando su alma aún no ha logrado descansar del martirio de la muerte, el kirchnerismo también le soltó la mano; ya no necesita de sus servicios.

(Agencia OPI Santa Cruz)



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
La pickup eléctrica de Tesla .
Macri en la cumbre COP 25:
AGENCIA NACIONAL DE PROTECCIÓN A TESTIGOS E IMPUTADOS.
Egresaron los alumnos de los Institutos de Formación de Prefectura Naval Argentina.
SEGÚN EL TANGO : 20 AÑOS NO ES NADA . . .
 

RadiosNet