Miércoles 25 de Mayo de 2022

Hoy es Miércoles 25 de Mayo de 2022 y son las 23:10 - Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso. "El miedo sólo sirve para perderlo todo."

26 de noviembre de 2017

LOS 112 TRIPULANTES QUE DEJÓ MORIR PUTIN PARA CUIDAR LOS SECRETOS DE SU SUBMARINO MÁS PODEROSO

Somos los Putin de nuestros soldados, de la fuerza que sean, militaes o de seguridad, de todos.
Son la frontera, que nos separa del mal, cuidan al país, cuidan el territorio nacional, cuidan la riqueza de todos, cuidan nuestras vidas y bienes, frente a todos y todo, y son pocos los días, donde alguno no paga con su vida la vocación de servicio con que viven, y son heroes por amor a la humanidad.

LOS 112 TRIPULANTES QUE DEJÓ MORIR PUTIN PARA CUIDAR LOS SECRETOS DE SU SUBMARINO MÁS PODEROSO . 

 Los marineros del Kursk duraron más de ocho días pidiendo auxilio pero Putin, quien vacacionaba, se negó a interrumpir su descanso.

                        

Vladimir Putin acababa de llegar al poder en Rusia y quería demostrar que tenía la autoridad de un zar, de Stalin.                 Por eso una de sus primeras ordenes fue sacar al mar el submarino nuclear más potente de toda la flota rusa por primera vez en 6 años.                                                                                                                                                                                          Dos años duró su construcción y fue la última nave de la clase de submarinos Oscar II, diseñada y aprobada por la Unión Soviética.                                                                                                                                                                                                     Era imponente. Medía 155 metros de largo y una altura de cinco pisos. Según los ingenieros que lo diseñaron era indestructible. Su doble casco era inexpugnable. Nada lo podía corroer.                                                                                         El 12 de agosto del 2000 fue botado de nuevo al agua. Tenía que hacer algunos ejercicios bélicos.                                              El juego consistía en disparar dos torpedos sin explosivos a un crucero de batalla.                                                                      Ese día el Kursk salió con 18 torpedos y 22 misiles de crucero.                                                                                                        Era una maniobra rutinaria pero a las 11:28 todo cambió. Se encendieron las alarmas en la sala de torpedos, una filtración de uno de ellos desencadenó una reacción química y ocurrió la primera explosión.                                                                         Más de la mitad de los 118 tripulantes murieron inmediatamente.                                                                                                    Los otros tuvieron tres minutos para refugiarse en una cabina, resistente a todo, incluso a la segunda explosión de 7 ojivas, algo tan grande que reportó en el mar de Barents un registro de 4.2 en la escala de Richter.                                                        El Kurst perdió contacto con tierra y empezó un descenso vertiginoso de 110 metros al fondo del mar.

                                                                         Así quedó el submarino tras su recuperación.

Un día después fue localizado. Se supo que había por lo menos 40 marineros vivos.                                                                  Putin estaba veraneando en su casa de Soshi. Las críticas empezaron a lloverle porque no interrumpió su descanso.            La única orden que dio causó indignación en el mundo entero: rechazó la ayuda que otros países, como Noruega y Estados Unidos, le proponían para rescatarlos. El aire se les agotó a los sobrevivientes y las señales de auxilio se apagaron siete días después. A Putin no le convenía el rescate porque en el más poderoso de sus submarinos nucleares.                            En el diseño de la nave se escondían los secretos de la estrategia de guerra Rusia.                                                                      Putin no pestañeó ante el reclamo de los familiares de los 118 familiares que le gritaban al mundo la frialdad del jefe de estado.

Tuvo que pasar dos años para que el gobierno ruso desembolsara USD$ 65 millones a la empresa holandesa Smit International para subir los restos del submarino.                                                                            La operación se hizo con total sigilo y el control absoluto de la inteligencia Rusia.                                   

Nunca se supo que secretos guardaba el imponente Kursk.                                                                     

Ahora resulta paradójico que Putin ofrezca su ayuda para rescatar                                                               el submarino argentino Ara San Juan.                                                                                                               

En su momento el nuevo Zar ruso ¿ no hizo nada para ayudar a sus marinos ?.*******************************

De la Redacción.

Lo más importante para ver despúes de leer la nota anterior, es que en once días todos somo especialistas en Submarinos, todos tenemos la solución sdecuada a las circunstancias, y tenemos la libertad de ser jueces y partes de todo lo ocurrido.                                                                                                                                                            Permitame reflexionar sobre el KURSK  y el SAN JUAN .​

En las grandes potencias, el poder político no siempre es absoluto, siempre la Fuerzas Armadas tienen un enorme porcentaje del poder, y en los años al fin de la guerra fría, donde el poder militar cambiaba de mano cada hora, demostrar poder era muy importante, y preservar un secreto militar como el Kursk, ponía en la disyuntiva, sacrificar el poder de sus armas, o con la crueldad de la guerra, sacrificar un puñado de soldados, que ya como todo soldado, son descartables en contingencias militares. 

                    Resultado de imagen para kursk submarino                                                                                       Submarino kURSK Esto es de lo más inhumano y cruel, pero en la guerra mueren soldados, y los soldados son humanos, y son los humanos, los que mueren en todas las guerra de la historia de la humanidad.  Creo que ser líder político de una gran potencia pone en disyuntiva cuanto se posee de humanidad o de crueldad en cada acto de gobierno.  En cuanto a la ayuda para el San Juan, es otra pulseada de los grandes, y la única posibilidad real con vidas en juego para probar los posibles salvamentos a futuro, en un lugar,  como escenario, de los más difíciles del planeta.  Esta dura y amarga explicación de los acontecimientos en carne propia, deja en claro que los humanos somos crueles al extremo según las circunstancias, y pocos son los que conocen cual es el límite entre raciocinio cruel, equilibrio emocional, o humanidad bien entendida, donde el interés mayor sea el ser humano, y no los económicos o militares, La suma de todos los anteriores, y / o peor aún, el poder por el poder mismo.  Y el peso del poder, lo sabe solo el que lo ostenta, los demás . . .  no lo sabremos nunca. Tampoco lo quiero, el costo es muy alto, para una vida.
Yo lo veo asi, en terminos generales, con solo ver cuanto déspota hoy nos muestra la historia, es más que suficiente prueba de lo dicho.
En cuanto al San Juan, es victima de una serie de aconrecimientos históricos de los que no podemos escapar, porque nos condena como sociedad, como ciudadanos, como personas, y quiero explicarlo aquí y ahora cuando sangra y duele. Al final usted lector amigo dira si me equivoco y digo la verdad.  Amabamos a nuestras Fuerzas Armadas, recordabamos las luchas de la Independencia, y sus "logros", escuelas, puentes, rutas, porque, si miramos bien la historia, las grandes obras, las concretaron, "los milicos", esos que hoy sin razón ni fundamento, nos asociamos a odiar sin razón ni sentido. Usted dirá, este viejo esta loco, ¿ como se atreve a pensar y decir de esta manera ?. Si me atrevo a lo que primero pienso, y luego siento y digo. Somos los Putin de nuestros soldados, de la fuerza que sean, militares o de seguridad, de todos. Son la frontera, que nos separa del mal, cuidan al país, cuidan el territorio nacional, cuidan la riqueza de todos, cuidan nuestras vidas y bienes, frente a todos y todo, y son pocos los dias donde alguno no  paga  con su vida la vocación de servicio con que viven, y son heroes por amor a la humanidad. La misma, que los desconoce, que los olvida, que los mal paga, que solo recoce su valor en el minuto de angustia cuando los necesita, cuando en ese minuto nos tiende la mano. Luego, gratuitamente odiamos el uniforme que los identifica. Los "milicos de hoy", todos, cuando vivimos la etapa del plomo y la sangre que sembraron los asesinos subversivos de la izquierda criminal en la Argentina de los años de muerte, solo eran niños, o no habian nacido, pero son culpables de una historia sucia y mal contada, parte de un relato mafioso y tan criminal como los de antes, aunque ahora sin bombas ni balas, ahora con poder y con mentiras. Y despues de treinta y cinco años, les pasamos factura de antiguos rencores y odios, pero fundamentalmente, para que no sean de poder suficiente, para combatir la entrega de la Patria a poderes foraneos, o lo que es peor, a los delincuentes apatridas, que nos dejaron en ruinas, en lo económico, en lo social, en lo moral, y en lo nacional, . . .  ya no somos "patriotas",  porque ser patriota, no es poner una bandera por un partido de futbol, . . .  ser patriota es respetar, simbolos nacionales, cumplir con el deber ciudadano, cumplir obligaciones para tener derechos, producir cada uno minimamente con esfuerzo lo que consume, compartiendo el fruto de su trabajo con el que menos tiene, y no cortando calles para pedir lo que no ganan nunca, y eso nos dejaron. De tal manera cuando permitimos todo esto, tambien somos Putin. Y por último el soberano es el pueblo, los que toman decisión son empleados nuestros, pero a los empleados hay que darles directivas, y si no somos capaces de dar esas directivas, nos daran lo que ellos quieran, y a no quejarse, despues no sirve, y mirar para otro lado tampoco. Amen. Rodolfo Griffa.    

 



COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!