Hoy es viernes 5 de junio de 2020 y son las 19:10 hs. Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

3 de diciembre de 2017
panorama 021217/temas-militares-ingresan-en-la-agenda. El Dilema: Ser o no Ser Nación.
En la política Macri está fortalecido. Su fuerza ganó con autoridad las elecciones y la opinión pública acompaña con su reconocimiento y lo proyecta a una imagen positiva envidiable, mientras un sector del peronismo se muestra dispuesto a acompañarlo...
Lo invito a leer mi reflexión al pié de la nota. Rodolfo Griffa

Los temas militares . . . ingresan en la agenda. 

 

Por  :  Jorge Raventos.                                                                                 Aunque el gobierno ha intentado desde su inauguración que lo económico se constituya en el eje de su accionar, las circunstancias lo han empujado recurrentemente a la arena de lo político. Quizás no le venga  demasiado mal ese  giro en principio no deseado.  La economía dista de haberse convertido  en el terreno de éxitos rápidos que habían imaginado los equipos de Cambiemos. Las inversiones, que el oficialismo suponía que iba a seducir por mera presencia de Mauricio Macri en la Casa Rosada, parecen reclamar siempre un nuevo deber cumplido. Primero había que esperar que el oficialismo derrotara al cristinismo por segunda vez; ahora  esperan que pasen las reformas impulsadas por el Poder Ejecutivo, observan  la estructura de la Justicia y se preguntan  si  el gradualismo oficial será efectivo. Entretanto las etas de inflación están excedidas, el dólar se retrasa en exceso según los exportadores,  el Banco Central  eleva el precio del crédito a niveles que asfixian a las Pymes y el endeudamiento  crece desbocadamente.

En cambio, en la política Macri está fortalecido. Su fuerza ganó  con autoridad las elecciones y la opinión pública acompaña con su reconocimiento y lo proyecta a una imagen  positiva envidiable, mientras un sector del peronismo se muestra dispuesto a acompañarlo  con una crítica amable y el cristinismo se asfixia paulatinamente  con los gases de su  oposicionismo intransigente.                           

Se trata de un balance provisorio, claro.                                                                                Y la realidad no deja de presentar nuevos retos.

La desaparición del San Juan.

La desaparición del submarino ARA San Juan y el activismo de grupos violentos que invocan el irredentismo mapuche han  reubicado en la agenda política, por ejemplo, el tema de las Fuerzas Armadas,  la orfandad presupuestaria a la que se encuentran condenadas, el vacío  que impera en  la política de defensa.  El gobierno  ha probado en estos  meses de gestión dos ministros de Defensa, pero ninguno de ellos  (ni nadie por encima de ellos) asumió la iniciativa de formular una política que abarcara estas cuestiones. El único que se atrevió a formular algunos lineamientos (puntos para una convocatoria) ha sido una figura de la llamada “oposición constructiva”, el jefe del bloque de senadores peronistas, Miguel Pichetto.

Ahora, son las desventuras y las amenazas las que han conseguido  entreabrir una puerta  que el kirchnerismo había cerrado a cal y canto cuando estableció, bajo la plausible bandera de los derechos humanos, una política de condena institucional a los militares, convertidos  en  encarnación del  Mal.

Kirchner se montó sobre los rescoldos  de los encarnizados enfrentamientos de la década del setenta y sobre el descrédito  acumulado por las fuerzas militares más por su derrota en Malvinas que por su represión  al terrorismo (una tarea en la que la dictadura prosiguió con eficaz brutalidad lo que se había visto obligado a comenzar el gobierno democrático de Juan Perón).

La desaparición de las FF.AA.

 Estos sentimientos  habían empezado a encauzarse  y contenerse  en los primeros gobiernos  de este ciclo democrático. Raúl Alfonsín quiso  circunscribir el castigo por las desapariciones,   los encarcelamientos ilegales  y los tormentos  de la represión a las jerarquías que dieron las órdenes y a aquellos efectivos que se excedieron en el cumplimiento de órdenes, de modo de preservar el concepto profesional de la disciplina y salvar del desastre a las instituciones castrenses.   No pudo hacerlo, empujado más allá de esos límites por presiones de la opinión pública  y hasta por amplios segmentos de su propio partido. Finalmente tuvo que apelar, para una intención razonable, a dos leyes imperfectas (obediencia debida, punto final), que no consiguieron el objetivo.

Carlos Menem  fue más drástico; asumió personalmente el costo  del punto final empleando una atribución exclusiva de los presidentes: el indulto. Lo aplicó tanto a militares como a guerrilleros.            El indulto no implicaba olvidar los crímenes cometidos por una y otra parte, sino  por el contrario  confirmar su existencia, pero perdonarlos para poder dar vuelta una página histórica.                En Sudáfrica, Nelson Mandela  intentaba con otros instrumentos un camino análogo, convencido de que construir y desarrollar un país es una tarea  que requiere paz interior y no vendettas, así   éstas puedan argumentarse y enmarcarse  jurídicamente.

Al mismo tiempo, Menem disciplinó a las fuerzas después de reprimir un intento de golpe de estado y trató de darles una función prestigiosa, vinculada a la apertura internacional de esos años: la participación en  la alianza militar que derrotó la invasión  de Saddam Hussein a Kuwait fue un paso importante y la participación en misiones de paz de las Naciones Unidas  un desarrollo que ofrecía a las instituciones militares una misión socialmente valorada en el mundo y a sus cuadros una notable experiencia profesional.

Aunque en estos días, enfocando  las cosas  desde el prisma presupuestario, haya voces que  igualan a todos los gobiernos de la democracia en su trato a las fuerzas, hay que destacar que  en los noventa , a través del relacionamiento internacional, los militares  encontraron una ampliación de sus recursos y posibilidades. En esos años Estados Unidos  le otorgó al país la condición de aliado  principal extra OTAN, lo que facilitaba el acceso a materiales; y las actividades  bajo paraguas de la ONU tenían un financiamiento  por fuera del presupuesto argentino.

Fue con el kirchnerismo que las heridas se reabrieron.                                                                            Fue deliberado y con la intención política de galvanizar una fuerza que llegó al gobierno en condiciones de debilidad. La ideología de los derechos humanos  se convirtió en un arma para subyugar a otras fuerzas políticas (y a sectores y a personas) muchas de las cuales se sometían pavlovianamente cuando el poder hacía sonar esa campanilla. ( Reflejos condicionadosdemostrado por primera vez por Iván Pávlov.)

Hoy es el kirchnerismo  el que ha caído en el desprestigio y el que sumió en situaciones desdorosas a símbolos de la ideología como la señora de Bonafini.                                                                                      Sin embargo, el pensamiento “políticamente correcto”  reacciona frente  a la desgracia del submarino  preguntándose para qué necesita la Argentina submarinos.

Más aún, plantea  para qué necesita Fuerzas Armadas.                                                                                    Al mismo tiempo,  vestigios  de esa misma ideología ofrecen una visión romántica sobre el extremismo  separatista mapuche que desafía al Estado argentino.                                                                La llamada Resistencia Ancestral Mapuche, un grupo armado coordinado con  correligionarios chilenos aún más corrosivos  y vandálicos, no tiene de ancestral, si bien se mira, más que el relato que seduce a cierta banalidad urbana.                                                                                                          En cuanto a lo mapuche, la inmensa mayoría de esa etnia  ignora o  repudia a la RAM.

El extremismo indigenistas.

El pensamiento cómodo, en defensa de una estrategia de “no hagan olas”,  alega que los grupos indigenistas extremos son insignificantes.                                                                                                        Los grupitos que a principios de los años setenta del siglo pasado desarmaban policías a los tiros y llegaron a secuestrar y matar a un general del Ejército, poco tiempo después se habían multiplicado y ponían en marcha un mecanismo cruel  que derivaría en guerra, dictadura y oscuridad.                             Más vale prevenir que curar.                                                                                                                               No se trata de exagerar  irrazonablemente una amenaza, sino de actuar con seriedad  y sostener las consecuencias.                                                                                                                                                      Como suelen decir los futbolistas, “no hay adversario chico”.                                                                En el caso del  indigenismo  extremista, lo que hay es  una ofensiva minoritaria que  unifica en su accionar el rechazo al Estado y sus leyes, el cuestionamiento a  la legitimidad de su soberanía territorial y una formulación que tiende  erigir murallas étnicas en una sociedad que, por el contrario,  debe derribar las que aún sobrevivido.                                                                                    Ese rival pequeño está haciendo pie con su relato en  algunos segmentos de la opinión pública, mezcla de grupos que  alientan la consigna “cuanto peor, mejor”  y de otros  que  navegan en la superficialidad y el exotismo.

Este país necesita submarinos y soldados.

Un país como Argentina necesita fuerzas armadas y necesita una estrategia  destinada a custodiar su integridad y su integración territorial y social, sus recursos, sus fronteras. También necesita submarinos: muchos ignoran que la el país tiene  más superficie  marítima (6 millones de kilómetros cuadrados de plataforma submarina) que espacio continental.                                               Y que la riqueza  actual y potencial de  esa inmensa extensión debe ser custodiada tanto como  la de nuestro suelo y nuestro subsuelo, el petróleo, el gas  los minerales, la tierra y los ríos.

El  sistema político que empezó a constituirse a partir de la derrota del kirchnerismo en 2015  debe asumir la agenda de la defensa  y la estrategia  nacional.                                  Hoy  hasta la desgracia y los desafíos lo imponen.  

  Jorge Raventos. **********************************************************************************

buendianoticia.com                                                                                                           La muy buena nota de  Jorge Raventos, es la chispa requerida para que explote mi particular forma de ver y sentír sobre temas tan caros a nuestra formación ciudadana, que si toma la memoria de nuestros ancestros, tendremos que reconocer que el padre y la madre de la Patria, fueron su ejercito y su armada.                           Los indudables lideres naturales, San Martín y Brown.                                                                                          La Argentina grande se sustenta en los pilares de " sus milicos gauchos", que emulando 

al Santos Vega de Rafael Obligado, que dice:

Cuando por fin se lanzaron

tras el Andes colosal,

hasta aquel día inmortal

en que un grande americano

batió al sol ecuatoriano

nuestra enseña nacional...

Claro que es muy común que muchos no conozcan estos versos gauchos que son el Alma de la Argentina misma, y eso tiene explicación, los "maestros" en nuestras escuelas enseñan al ritmo  jibjab,  cuyo origen muchos no conocen, pero es de moda, y la nacionalidad muere en un rincón.     Este país bendito y mal tratado de los Argentinos, regó con sangre noble de gaucho sus primeras cosechas de nacionalidad, y sus soldados fueron tan generosos que regaron de sangre la libertad de America Hispánica, nunca fueron a conquistar territorios, fueron a regalar LIBERTAD,  cosa pocas veces ocurridas en toda la historia de la humanidad.

Y hoy particularmente,  dejeme tirar la bronca  por tanto carancho que estos días nos aturdieron, como consecuencia  del hundimiento del ARA San Juan.

Nunca les importó el submarino y sus tripulantes ni las familias de los mismos.   

Salvo excepciones, todos querían  víctimas y culpables . 

Alguien a quien culpar por algo, carroña para alimentar sus almas negras, que la muerte  y camas calientes ajenas les da lo mismo, con tal de tener un punto más de audiencia.

Mire, uno es un comentarista de la vida y los acontecimientos cotidianos, aquí usted no encuentra primicias, aquí difundimos noticias, y lo invitamos a pensar, a que después de leer, usted genere su propia opinión de los temas tratados, claro yo no soy un auténtico periodista, no tengo títulos académicos, sólo una enorme vocación de comunicar, de mostrar el blanco y el negro de las noticias e invitar al lector a poner los grises que enriquecen el conocimiento y lo personal de cada uno de quienes nos acompañan leyendo estas humildes notas mías.

Venía en los últimos días cargando contra los comunicadores que pierden en el fárrago de la noticia, la mesura y la ética, que le pueden permitir ser el mejor, siendo menos truculentos y sanguinarios en la noticia.

Anoche en el programa de la señora Mirtha Legrand, participó el destacado y Martin-fierrado Ernesto Tenembaum y para mí patético defensor encubierto de la RAM.

Si el destacado y premiado periodista,  tomara parte del tiempo que emplea en defender lo indefendible, seguramente no cometería la estupidez de atacar a las fuerzas, en este caso Prefectura Naval,  con absoluto desconocimiento de los acontecimientos del Lago Mascardi, la Orden Judicial de desalojar el edificio de Parques Nacionales, tomado con todos los implementos dispuestos para la temporada de verano, por un grupo subversivo, que tiene más de setenta denuncias en la Justicia Provincial por hechos de vandalismo, ataques personales, destruir un Monumento Histórico como el tren de la Trochita, poner bombas en vaca muerta, y solo como al pasar reclaman  como territorio no Argentino, Vaca Muerta, Loma de la Lata, Parque Nacional Nahuel Huapi, y el Hoyo de Epuyén ENTRE OTRAS COSAS, desconocer la Constitución Nacional y el Estado Nacional.

Dicho esto me pregunto si los premios los ganó en torneos de baile, porque convengamos que por informar con claridad y fundamentos dudo mucho, que mostrando lo que mostró discutiendo sin fundamentos frente a la señora Vice-Presidente de la Nación, me deja enormes dudas de su idoneidad, salvo que fue preparado con alguna intención no confesa.

Para mi dolor no es el único con comportamientos que no comprendo, claro son distinguidos periodistas.

Al fin lo pude decir y eso es bueno.

Rodolfo Griffa

 

 

 

 

 

 

 

 



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
SEGURIDAD NACIONAL
MINISTERIO DE SEGURIDAD .
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
Fuerza Aérea Argentina . . .
Nota de opinión del diputado Asseff . . .
24 horas en la vida de un médico de terapia intensiva . . .
Corteva Agriscience anuncia Metas . . .
OTRO POLIVERSO .
 

RadiosNet