Hoy es miercoles 16 de octubre de 2019 y son las 12:33 hs. “Queremos evitar que Nisman vuelva a morir”. Que los jueces cumplan con la Justicia, o que la Justicia alcance a los Jueces.

22 de diciembre de 2017
EL REGRESO DE LA GUERRILLA URBANA DE LOS AÑOS 70. Alberto Amato .
Los manifestantes que durante cuatro horas cercaron a la Policía, llegaron a enfrentarla cuerpo a cuerpo, provocaron más de setenta heridos en esa fuerza, destruyeron la Plaza de los dos Congresos e intentaron que con su violencia no se tratara la tan cuestionada ley, desarrollaron una táctica de guerrilla urbana trazada en los manuales setentistas, corregida y aumentada tal como figuraba en un documento .

EL REGRESO DE LA GUERRILLA URBANA DE LOS AÑOS 70.                    Por  :  Alberto  Amato .                                                                                    Clarín

Guerrilla Siglo XXI

Algo muy grave sucedió el lunes pasado en las calles de la ciudad, cuando Diputados trataba la Ley de reforma previsional.                                                                                                                                              Los manifestantes que durante cuatro horas cercaron a la Policía, llegaron a enfrentarla cuerpo a cuerpo, provocaron más de setenta heridos en esa fuerza, destruyeron la Plaza de los dos Congresos e intentaron que con su violencia no se tratara la tan cuestionada ley, desarrollaron una táctica de guerrilla urbana trazada en los manuales setentistas, corregida y aumentada tal como figuraba en un documento que detallaba cómo impedir el ingreso a la ciudad y cuáles cruces de calle debían cortarse para paralizarla, que circuló durante los ajetreados días de la discusión parlamentaria por la resolución 125, entre marzo y julio de 2008.                                                                                                                                    Pasó algo más grave todavía: el gobierno no supo o no quiso ver la cantidad, calidad e intenciones de quienes lo enfrentaban y lo enfrentarán. Pasó algo igual de grave: una jueza aún en funciones ordenó a la policía actuar con la enjundia y los elementos de una salita celeste en una fiesta patria.                        Pasó algo igual de grave: manifestantes en la calle y legisladores de la oposición en el recinto, actuaron de manera coordenada y simultánea: a mayor caos en la calle, más pedidos de suspensión del debate.  Pasó algo más: varios periodistas fueron agredidos, uno de los deportes preferidos del kirchnerismo, con lo que el periodismo pasó a ser una profesión de riesgo, como en los países en guerra.                      Los manifestantes intentaron imponer por la fuerza un régimen ilegal, e impedir que funcionara uno de los tres poderes del Estado.                                                                                                                                Todo fue festejado con una inconsciencia vecina a la estupidez por algunos legisladores que, o bien bajaron a sus bancas con una cacerola, o bien dijeron que el desastre callejero, el fuego y los heridos, el caos y la destrucción habían sido “una movilización espectacular”.                                                                En especial fueron partidarios de esa alegría los diputados de esa izquierda que desde hace medio siglo no logra siquiera arañar los dos dígitos en las elecciones populares. Si la cuestión social pasó a las cacerolas y a los escombros, fregados están quienes tienen esperanza en un cambio.                                Es la primera vez desde diciembre de 2015 que la oposición pone en práctica la guerra de desgaste que el llamado socialismo del siglo XXI planifica para “radicalizar la democracia”.                                                Esto es, hacerla crujir para heredar los escombros.                                                                                            La batalla también es cultural.                                                                                                                              La cultura que destruye cultura no protestó el lunes por una ley: puso en juego en cambio la convivencia social que da vida a la democracia y que dice que quien siente distinto, piensa lo opuesto y tiene aspiraciones diferentes, goza de iguales derechos.                                                                                  La marca registrada del populismo es poner las culpas afuera, unir los intereses del país a los propios, respetar la ley sólo cuando es a favor y creer que la justicia de un reclamo da piedra libre para hacer cualquier cosa. Eso también es grave y también pasó el lunes.

Origen : Diario Clarin.com



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
Encuentro de mujeres y la violencia de siempre. CitizenGo.
Al Presidente, Doctor Victorino de la Plaza ...
ROSARIO FINANZAS . News 01.10.2019 . Argentina Económica Hoy .
OTRO POLIVERSO . " COMO CON BRONCA Y JUNANDO. Por Luis Bardin .
INVITACIÓN A PRESENTACIÓN PEACE ROAD ARGENTINA 2019.
 

RadiosNet