Hoy es martes 18 de junio de 2019 y son las 15:02 hs. “Queremos evitar que Nisman vuelva a morir”. Que los jueces cumplan con la Justicia, o que la Justicia alcance a los Jueces.

10 de enero de 2018
La deuda de los bosques escandinavos en el norte de Mozambique.
A lo largo de la pasada década, Mozambique ha sido testigo del arrendamiento de un millón de hectareas 10.000 kilometros cuadrados de tierras cultivables , —una superficie mayor que la de Chipre— a inversores privados extranjeros del sector agrícola. El Gobierno, que conserva la propiedad legal de todas las tierras del país, ofreció concesiones a empresas . . .

La deuda de los bosques escandinavos en el norte de Mozambique.    Desfalcos, apropiación de tierras y promesas incumplidas son la desafortunada herencia de un programa financiado por el Gobierno sueco cuyo objetivo era reducir la pobreza mediante la inversión privada.

                        Delinda, de 25 años, trabaja en la parcela de tierra de su familia en Lichinga, Mozambique, en marzo de 2017. Antes era empleada de Green Resources, pero dejó la empresa porque no le gustaba trabajar para ellos.                                      Delinda, de 25 años, trabaja en la parcela de tierra de su familia en Lichinga, Mozambique, en marzo de 2017.                            Antes era empleada de Green Resources, pero dejó la empresa porque no le gustaba trabajar para ellos. PASCAL VOSSEN

A lo largo de la pasada década, Mozambique ha sido testigo del arrendamiento de un millón de hectareas   10.000 kilometros cuadrados de tierras cultivables , —una superficie mayor que la de Chipre— a inversores privados extranjeros del sector agrícola.                                                                                                                  El Gobierno, que conserva la propiedad legal de todas las tierras del país, ofreció concesiones a empresas extranjeras como parte de una campaña dirigida a mantener el crecimiento económico y a ayudar al 35% de hogares mozambiqueños que todavía no tienen garantizado el sustento.

En 2005, el programa Malonda, financiado en parte por el Gobierno sueco, fue una de las primeras iniciativas extranjeras en Mozambique.                                                                                                               El programa facilitó la inversión forestal a gran escala —centrada en el pino y el eucalipto— en la región de Niassa a la empresa Chikweti, filial de la compañía sueca de inversiones GSFF.                                                    El plan prometía una situación beneficiosa para todos, con creación de puestos de trabajo y desarrollo para la región tomando como base las comunidades, y una sustanciosa rentabilidad de las inversiones para los accionistas de GSFF (entre los cuales figuraban las Iglesias luteranas de Noruega y Suecia, así como el fondo de pensiones holandés ABP).                                                                                                                                    En los años siguientes, Chikweti quedó atrapada en las disputas locales por los derechos sobre la tierra y fue víctima de innumerables incendios provocados por exempleados descontentos.                                                      En la actualidad, solamente una quinta parte de las tierras de la empresa están plantadas, y las comunidades de la zona han perdido la confianza en las declaraciones que afirmaban que la inversión extranjera traería riqueza y trabajo a la región.                                                                                                                                                       A sus 69 años, Nconda goza de buena salud. Junto con su nuera Delinda, arranca las mazorcas de los tallos del maíz —el principal medio de subsistencia en la zona— en el patio delantero de su casa.                                Lleva el nombre de la aldea que preside como líder tradicional (régulo en portugués), un cargo que heredó por vía materna, y es un personaje importante a la hora de aprobar el arrendamiento de las tierras de los alrededores de su comunidad.                                                                                                                                  "Al principio, la gente se resistía [a las empresas privadas], y hubo muchos conflictos, pero cuando empezaron a desbrozar la tierra y a plantar, hubo más trabajo para la comunidad y su imagen empezó a cambiar a mejor".

 

 



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
MINI- POLIVERSO . SERGIO MASSA . . . Se quemó el Panqueque .
¿PUEDE OCURRIR UN CHERNOBYL EN BUENOS AIRES ? !NO¡
PREMIOS LIBERTADOR GENERAL SAN MARTÍN, de la Junta Sanmartiniana Bonaerense de la Republica Argentina
49° ANIVERSARIO DEL SECUESTRO Y ASESINATO DEL Tte. Gral. PEDRO EUGENIO ARAMBURU.
OTRO POLIVERSO . ¿QUIÉN ES? " LA SOMBRA DEL MAL". Por Luis Bardin .
 

RadiosNet