Hoy es lunes 23 de septiembre de 2019 y son las 00:43 hs. “Queremos evitar que Nisman vuelva a morir”. Que los jueces cumplan con la Justicia, o que la Justicia alcance a los Jueces.

22 de enero de 2018
EL OSCURO DESEO DE ZAFFARONI .
ZAFFARONI, avergonzó a la justicia como Juez de la dictadura.
Como profesor universitario destruyó la formación de abogados de varias camadas de estudiantes.
En lo personal encontró como pareja, a un secuestrador, que en y desde la cárcel consiguió sus favores, y luego como socio administró sus prostíbulos y logro protección para evitar ser enjuiciados . Eso es ZAFFARONI.

EL OSCURO DESEO DE ZAFFARONI .                         

El ex juez de la Corte Suprema dijo que quiere que este gobierno se vaya lo antes posible.                                                                                                          Y vaticinó que no llega al 2019.

                       

                                                             Zaffaroni junto a la ex presidenta Cristina Kirchner.

Por  :  Gonzalo Abascal.

“Yo quisiera que se fueran lo antes posible, para que hagan menos daño, pero eso es un deseo personal”.                                                                                                                                  La frase no es original y la pretensión es repetida, axioma del frustrado :                          “club del helicóptero”.                                                                                                         ¿Pero quién la dijo?                                                                                                            ¿Acaso Hebe de Bonafini, desbocada en su resentimiento desde que Macri ganara las elecciones?                                                                                                                              ¿O Luis D’Elía, vocero devaluado de lo que sus jefes prefieren disimular?                        ¿Quizá Guillermo Moreno, desde su paravalancha mediático?                                              Ninguno de estos nombres sorprendería, autores habituales de brusquedades por el estilo.                Pero no. No fueron ellos.                                                                                                                                Fue nada menos que Eugenio Zaffaroni, ex juez de la Corte Suprema desde 2003 a 2014, quien confirmó así que no hay formación académica ni doctor honoris causa  internacional que inmunice contra el fanatismo más peligroso.                                         

Está claro que el prestigio de Zaffaroni se decoloró hace tiempo.                      Alcanza con recordar sus departamentos utilizados como prostíbulos (de lo que se defendió atacando a los medios como “amarillistas”, argumento ramplón para alguien de su formación), su dañoso garantismo en Derecho Penal (¿cuántas vidas costó?) y su defensa sin matices de dirigentes gravemente implicados en casos de corrupción como Milagro Sala, para entender por qué cayó desde la distinción del máximo tribunal a los márgenes de la vida pública, sólo sostenido como francotirador contra el gobierno desde medios periféricos.                                                                                                                Incluso así cuesta entender su irresponsabilidad institucional.                                          Porque con su definición Zaffaroni no debilita al actual presidente (tal vez todo lo contrario), sino a la continuidad democrática.                                                                    Es muy peligroso (y él lo sabe) cuando se intenta instalar la idea de que está bien que un gobierno no complete sus cuatro años.                                                                          Con su “deseo personal”, que en verdad de personal no tiene nada y es compartido por el kirchnerismo más radicalizado, habilita a que otros crean que hay un objetivo superior al cumplimiento de los tiempos democráticos.                                                        Sin ingenuidad, pretende hacer olvidar que el gobierno fue elegido por la mayoría y luego respaldado con el triunfo en las elecciones legislativas.                                            Entonces lo que omite es tan importante como lo que expresa: presenta al Gobierno como un grupo de CEOS “que pretenden ocupar totalmente el lugar de la política y avanzan sin contención, sin riendas”.

¿Y los 12.997.937 votos que obtuvo Macri en la elección presidencial de 2015?                  O los 8.395.724 con que el oficialismo ganó las legislativas del año pasado?                    Zaffaroni no los menciona en un intento evidente de borronear la legitimidad democrática del Presidente.

Prefiere justificarse en ideas extravagantes como que “este totalitarismo corporativo es una nueva fase del colonialismo”.                                                                                        Puro palabrerío.                                                                                                                      La verdad es más sencilla y asoma despejada cuando al hablar del gobierno no puede frenar su impaciencia y dice: “si llega al 2019”.                                                                  ¿Cómo se llama eso? Confesa vocación golpista.                                                                  No más preguntas señor juez.

Origen: El oscuro deseo de Zaffaroni



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
ARGENTINA EXPRESA SOLIDARIDAD Y VOLUNTAD DE COOPERACIÓN. Bahamas, Dorian.
💻 Ateneo online libre y gratuito "Manejo de TEC grave en Pediatría" . SAMCT.
"Mientras haya voluntad de lucha..." Malú Kikuchi.
SEGUNDA CAMPAÑA SANITARIA FLUVIAL 2019 .
LA FERIA FUTURO LLEGA A BAHÍA BLANCA
 

RadiosNet