Abel Pintos y un fuego que dura como el maíz y cereal

Uno de los artistas estrella de la primer luna coscoína, titulada Voces del alma  fue Abel Pintos, quien este 2018 cumplió 20 años desde su primera presentación en el Festival de Cosquín, con un repaso por toda su carrera, eligiendo una canción de cada uno de sus álbumes.                                                                              Empezó con Fuego en Anymaná, basada en una poema de Armando Tejada Gómez que el salteño César Isella le puso música de huayno, y que describe a un aislado pueblo salteño que dura como emaíz y el cereal  tras arder por la tierra y por el pan..

Nahuel Pennisi, y un tema que se pega como abrojito

Nahuel Pennisi, un joven cantante de Florencio Varela, de voz dulce y carismática, que fue una de las revelaciones del Festival,  pasó en por la cuarta luna coscoína, con temas propios y de grandes autores. Entre ellos se destaca el clásico del campo: Chacarera de las piedras  de Don Atahualpa Yupanqui y Abrojito, un tema de su autoría que es tan pegadizo como la planta rastrera y espinosa a la que alude con esta canción:

Como abrojito al pasar                                                                                                                                          Me amarré a tu cintura y tu boca dijo si                                                                                                            cuando en tus ojos caía la luna…

La noche de las hierbas y yuyos

En la quinta noche de esta fiesta popular, que tuvo más de siete mil localidades vendidas, tocaron artistas como Paola Bernal, Leandro Lovato y Milena Salamanca y Los Tekis.  Fue el jujeño Pachi Herrera, que entre varios exitos carnavaleros presentó el tema propio “Bailecito de los yuyos”, en el que se filtra alguna que otra maleza:

El arca, la pasionaria                                                                                                                            Te de burro, rica rica                                                                                                                              El quimpe, la sombraitoro                                                                                                                  Palo amargo y manzanilla                                                                                                                    Chancalagua y toronjil                                                                                                                        Chachacoma, te de ruda                                                                                                                    Eucaliptus y albahaca                                                                                                                        Pa los changos muña muña                                                                                                                Bailecito de los yuyos                                                                                                                          Que armonizan nuestras almas                                                                                                            Herencia de las abuelas                                                                                                                      Frutos de la pachamama                                                                                                                      La pulmonaria y el sauco                                                                                                                  La jarilla con el paico                                                                                                                        La valeriana, el cedrón                                                                                                                          Y la cola de caballo                                                                                                                                Para el alma el inca yuyo                                                                                                                      El tilo y la hoja de coca                                                                                                                        La menta con el yanten                                                                                                                      Poleo y la tola tola

Galopando hasta la madrugada…

El Chaqueño Palavecino fue el plato fuerte de la sexta noche coscoína, quien desde hace más 26 años asiste de manera consecutiva del Festival de Cosquín.                                            Fueron varios los temas donde se insinuaron paisajes y vivencias cotidianas del gaucho del chaco salteño.                                                                                                                                                       Comenzó con “Chacareras chaqueñas”, siguió con “Yo soy de allá”, “Por los caminos de mi pago”  e invitó al escenario a un bandoneonista para interpretar “Dejando huellas”, que empieza así:

En una tarde de invierno,                                                                                                                      la cuarenta atravesé,                                                                                                                        Cargao con cuero de nutrias                                                                                                            rumbeando pa`Santa Fe.

Allá quedó la ranchada,                                                                                                                       y un recuerdo le dejé.                                                                                                                           Colgando el brasero viejo                                                                                                                      de la rama de un laurel….

No faltaron “Cabalgata de la fe” y  “A don amancio”, que levantaron el furor de la plaza, mientras que montado en el potro del deseo galopó hasta altas horas de la madrugada con el clásico Amor salvaje.

Montes salteños en la séptima luna

Acompañado de una gran puesta en escena con exultantes bailarines y videos de soportes, Lucio  “El Indio” Rojas inició la séptima luna coscoína con unas chacareras que hicieron bailar a todos los asistentes de la colmada Plaza Próspero Molina. Sus temas describe  con pasión el campo salteño   “Soy del monte” y “Yo soy el indio” que dice:

Soy hijo del monte                                                                                                                                 pariente del río                                                                                                                                      la fuerza de su canto                                                                                                                          traigo conmigo                                   

De un suelo sufrido                                                                                                                               perdido en el Chaco                                                                                                                          crecí al rigor del tiempo                                                                                                                      como el quebracho

Remonto mi vida                                                                                                                                en alas de un sueño                                                                                                                            pero manso y prudente                                                                                                                        tengo mi vuelo

Por lanza yo tengo                                                                                                                              mi voz y un destino                                                                                                                              del río y de la tierra                                                                                                                            Yo soy el indio

Sábado de ofrenda a la tierra.

El santiagueño Rali Barrionuevo y el rionegrino Lisandro Aristimuño trajeron “Vientos del sur” con Tu nombre y el mioen un nuevo dúo acústico llamado Hermano Hormiga, un tema que alude a los lugares perdidos de donde esta fría corriente proviene.  

Siguieron versiones de clásicos no tan folcloricos como “Ojalá que llueva café en el campo”,  sobre la tradicional cosecha de República Dominicana de Juan Luis Guerra, y  “El Surco” de la cantautora peruana Chabuca Granda que lamenta cuando la  siembra se echa a perder.

La noche se tituló Ofrenda a la Tierra,  donde los estilos populares se mezclaron con visiones más vanguardistas. 

Autor: Lorena Arroyo.