Hoy es sabado 19 de octubre de 2019 y son las 12:54 hs. “Queremos evitar que Nisman vuelva a morir”. Que los jueces cumplan con la Justicia, o que la Justicia alcance a los Jueces.

31 de marzo de 2018
EL BARBERO DEL DIABLO.
La casa del Padre
Alcanzando a una generación lejos del Padre (Lucas 15:17)

“…el barbero del diablo…”

Una de las características de los super héroes es la idea de que detrás de su gran poder hay un hombre común y corriente.
Por eso ustedes podrán observar que muchos de los superhéroes, tratan de vivir una vida normal, con profesiones normales y quieren pasar desapercibidos fingiendo que son hombre y mujeres normales. 
La inmensa mayoría de ellos manejan su poder en lo privado y tratan de no ser exhibidos en público porque eso les complicaría cada lugar que visitan o donde trabajan.
Les complicarían las relaciones humanas “normales”.
Sin embargo, ellos están conscientes que no son como todos los hombres, sino que tienen un poder superior que la mayoría de ellos.
Otra cosa que los caracteriza es que por lo general tienen una debilidad.
Esa debilidad pasa oculta porque tal información en manos de sus enemigos los llevaría a la destrucción.

En la biblia pareciera ser que tenemos super héroes…por lo menos eso parece en algunos casos.                      En realidad, fueron hombres ordinarios en manos de un Dios extraordinario.                                                          Quizás uno de los modelos más simbólicos en la Escritura es la persona de Sansón.                                              Pareciera ser que era una especie de Hércules con un poder sobrehumano.                                                          ¿De dónde procedía la fuerza de este hombre?                                                                                                         ¿Por qué tenía tanta fuerza?                                                                                                                                     ¿Por qué era tan especial el llamado de Sansón?

Antes de hablar un poco de su persona, valdría la pena establecer algunas verdades que pueden combatir ciertos mitos o ideas con respecto a Sansón y su figura.                                                                                         Una cosa interesante es que Sansón probablemente no era un hombre de gran musculatura.                             Uno se puede dar cuenta de eso, por el hecho que la gente no podía adivinar de dónde venía su fuerza.         Es decir, su fuerza no provenía de años “de gym” en filistea.                                                                                  Su apariencia física no era la fuente de su poder.                                                                                                  La segunda cosa es que Sansón desarrolló un trabajo solitario, pensando que él solo podía enfrentar el reto que Dios había dado a Israel en ese entonces.                                                                                                                Lo segundo es que no hay evidencia que Sansón entendiera su papel de juez como algo nacional sino su papel de vengador personal.                                                                                                                                              La mayoría de las cosas que hace para destruir a los filisteos parten de un altercado personal con ellos, más que un celo por la obra de Dios.                                                                                                                            ¿Porque puede terminar mal una vida que está destinado a lo glorioso?                                                                   ¿Por qué Sansón terminó así?

En el vrs. 17 del capítulo 16 del libro de los jueces, uno encuentra una declaración de la misma boca de Sansón. En esa declaración explica el origen de su fuerza. El problema es que por lo que uno alcanza a percibir Sansón tenía varias confusiones sobre el origen de su fuerza y de su papel dentro de Israel y los planes de Dios.  Observe lo que dice el texto:

17 Finalmente, Sansón le confesó a Dalila su secreto: «Jamás se me ha cortado el cabello, porque antes de nacer fui dedicado a Dios como nazareo.                                                                                                                Si me cortaran el cabello, perdería mi fuerza y sería como cualquier otro hombre».

En esta declaración de parte de Sansón encontramos a lo menos cuatro confusiones que le llevaron a la derrota espiritual.                                                                                                                                                                    Es obvio que estas confusiones nos demuestran que Sansón jamás entendió realmente la importancia de su llamado y papel en los planes de Dios.                                                                                                                      Veamos pues esas cuatro confusiones muy peligrosas para Sansón y para nosotros hoy día.

La primera confusión está relacionada con la expresión “nunca a mi cabeza llegó navaja”.                                  Sansón está confundiendo apariencia espiritual por experiencia espiritual.                                                              Es realmente impresionante el observar que su cabeza estaba intacta. Jamás durante toda su vida (algunos dicen que Sansón contaría con unos 35 años, en este momento) el había permitido que se le tocara el pelo y mucho menos que le cortaran un hilo de su cabello.                                                                                                Su apariencia había sido celosa.                                                                                                                            Es decir, usa la expresión “nunca” que demuestra que había tenido sumo cuidado en mantener su pelo intacto. Sin embargo, su experiencia espiritual era otra.                                                                                                        A estas alturas ya había violado otros dos principios importantes del nazareato.                                                      Así que cuando creemos que es más importante la apariencia que la experiencia es cuando estamos en graves problemas. Observe que la apariencia espiritual tiene tres aspectos bastantes peculiares.                                      El primero tiene que ver con percepción espiritual. “nunca navaja”.                                                                          Eso se podía percibir muy visiblemente.                                                                                                                Se podía verificar.                                                                                                                                                        Uno veía a Sansón y no tenía problema en creerle que no “había ido al peluquero” en toda su vida.                      Una segunda cosa de la apariencia es que se agrada de la acepción espiritual.                                                    Es obvio que Sansón cuidaba mucho de lo que se veía, pero descuidaba mucho de lo que no se veía.                  Si bien es cierto que todavía conservaba intacto el asunto “de la cabeza” pero el voto de Nazareo no sólo se limitaba a la cabeza, sino que también se relacionaba con no tomar vino ni nada de la uva, ni siquiera la uva y también se le había prohibido tocar muerto.                                                                                                              Y si uno analiza a estas alturas de la vida de Sansón esas dos cosas ya no existían y las había violado descaradamente. Finalmente, la tercera cosa es conceptualización espiritual.                                                        Observe que el discurso de Sansón es concreto, directo y correcto.                                                                        El sabe que no debe hacer (no cortarse el cabello), sabe que le puede hacer daño (navaja) y finalmente sabe donde le puede hacer daño (mi cabeza).                                                                                                                    A pesar de que sus conceptos teológicos son con extrema exactitud, simplemente tienen una debilidad, que nunca fueron acompañados de obediencia total.                                                                                                        Y aunque sabe lo que le puede acarrear peligro el ese está exponiendo a ese peligro con Dalila.

Cuando declaramos nuestros conceptos teológicos como una explicación de lo que somos ante la presión del mundo, nos exponemos que esos mismos presupuestos o credos doctrinales sean los que se utilicen en contra nuestra y derribe una verdadera espiritualidad.

La segunda confusión de Sansón se desprende de la frase: “porque antes de nacer fui dedicado a Dios como nazareo.”                                                                                                                                                                    Sansón está confundiendo posición espiritual con condición espiritual.                                                                    Una cosa curiosa en la declaración de Sansón es el hecho de que ponga primero la forma (pelo y cabeza) y luego la función que desempeña esa forma. En una respuesta equilibrada, hubiera comenzado diciendo: “soy nazareo, apartado desde el vientre de mi madre y como símbolo de eso está mi pelo, el cual nunca me lo he cortado”. Pienso que este hubiera sido un orden “más espiritual”.  ¿Las personas piensan que, si están en una posición espiritual, ellos están en la condición espiritual correcta? La posición espiritual tiene tres símbolos importantes. Primero está el símbolo de la designación. Es la cultura del título.  Sansón se llama a sí mismo nazareo. ¿Qué era un nazareo? Según Números 6 era para alguien que estuviera totalmente dedicado a Dios. Significa que el resultado de una vida piadosa era un título de nazareo, no al revés. No es el título de nazareo que lo hacía apartado para Dios era que estaba apartado para Dios que lo hacía nazareo. Segundo, está el símbolo de la tradición. Sansón dice “desde el vientre”. Eso implica que Sansón desde chiquito está acostumbrado a ese ambiente. Año tras año su tradición nazarea se le había impuesto, sin embargo, si uno observa la conducta de Sansón ha dejado mucho que desear con respecto a la tradición que debía respetar.  Tercero está el símbolo de la selección. Sansón utiliza dos conceptos importantes por los cuáles se siente que fue una selección de Dios. Primero el establece que fue “desde el vientre”. Es decir, el no era nadie, no sabía hacer nada, pero Dios lo había visto con buenos ojos en el vientre de su madre. Significa que Dios había puesto sus ojos en él. La segunda cosa que habla de la selección es que el autor de Jueces utiliza la expresión “nazareo de Dios” y en el texto hebreo el nombre que se utiliza es elohim. El Dios completo, el creador, el Dios trinitario. Ese Dios estuvo involucrado en la selección de la vida y ministerio de Dios. Sin embargo, recuerde que esto simplemente contribuye a una posición espiritual pero no a una condición espiritual. La condición espiritual tiene que ver con la fidelidad, con honrar esa selección de Dios para mi vida y de vivir las 24 horas en el poder del Espíritu Santo. Sansón nunca entendió eso.

La tercera confusión de Sansón se desprende de la frase: “si fuere rapado, mi fuerza se apartará de mí”. Sansón está confundiendo cantidad con calidad. La lógica de Sansón era a menos pelo menos fuerza. Eso era su axioma lógico. Por lo tanto, más pelo más fuerza. Sansón estaba equivocado al creer que cantidad era igual a calidad. No era la cantidad de pelo la que le daba fuerza, podía ser rapado, pero si él hubiera entendido que no era “su fuerza” sino la fortaleza del Espíritu Santo en él, otra cosa hubiera pasado con el destino de Sansón. Observe que el pensaba en término de “mi fuerza”. La expresión hebrea es “kohi” que implica vigor, fortaleza, fuerza. Sansón define su habilidad en términos de una cosa, una energía, pero la narración define la fuerza de Sansón en términos de una persona. No somos nosotros los hábiles y fuertes que hacemos las cosas, es una persona poderosa trabajando en nosotros para hacer las cosas en el poder Dios. (13:25 y 16: 20). Una cosa muy importante en el texto de Jueces es que en tres ocasiones se usa la expresión “apartarse de”. Por ejemplo, en el vrs. 17 sansón dice “mi fuerza se apartará de mí”. Allí se usa la expresión “Sur” para describir una acción de alejarse, separarse y divorciarse. Esa es la teoría de Sansón, el supone que eso pasaría. La segunda frase aparece en el vrs. 19 “se apartó de él”. Aquí no es teoría es realidad, ya perdió su fuerza.  Pero lo curioso es que el texto hebreo usa “Sur” una vez más aquí, sin embargo, el texto hebreo agrega una preposición para darle énfasis al verbo. La preposición que el texto hebreo utiliza es “al”. Esta preposición modifica la dirección del sustantivo en uso. Se puede traducir como sobre, en contra de, encima de. En ese sentido en realidad la fuerza no se fue de Sansón, sino que la fuerza que el consideraba impersonal era Dios, y el mismo Dios se volvió contra él y lo resistió. Por eso es por lo que el concepto se repite en el vrs. 20 en donde se usa el mismo verbo y la misma preposición con respecto a que Dios lo había dejado. En realidad, Dios estaba más presente que nunca sólo que ahora su respaldo se convirtió en resistencia en contra de Sansón.

Una vez más Dios mostrará adelante que lo que Sansón tenía que experimentar no era la fuerza humana, y que la cantidad de esa fuerza no era de él. Debía experimentar la calidad de la fortaleza de Dios. Parece que Sansón llegó a entenderlo en los últimos momentos de su vida. Si uno observa su última oración el vrs. 28 allí usa una expresión importante que demuestra que ya no confiaba en su fuerza, ni creía que su pelo era el que le daba la fuerza. Observe lo que dice: “28 Entonces Sansón oró: «¡Dios todopoderoso, ayúdame sólo una vez más! Los filisteos se han burlado de mí sacándome los ojos, te ruego que me des fuerzas para vengarme de ellos»

La expresión “dame fuerza” en el hebreo es “Chazaq”. Esta expresión se puede traducir como restaurar, endurecer, reparar incluso abrazar. Es una petición para que la fuerza de Dios lo vuelva respaldar y ya no obre en su contra. Recuerde que el pelo de Sansón ya había crecido nuevamente, si el hubiera mantenido du posición de antes no hubiera orado a Dios pidiendo fuerza. Al final la ceguera lo hizo más sensible a la voz y fuerza de Dios.

La cuarta y última confusión procede de la expresión “ha descubierto todo su corazón”. Sansón está confundiendo vulnerabilidad por privacidad. El cristianismo es una relación en donde debemos ser transparentes y vulnerables. No somos los tipos de la película. Sin embargo, no podemos descubrir nuestras debilidades y ponerlas en manos de nuestros enemigos por que el resultado será que nos debilitará y no reducirá nuestra llamado “a cualquier hombre”. Nos hará comunes. En dos oportunidades se usa la expresión “descubrir todo el corazón”. Nosotros debemos entender que nuestro corazón se descubre ante Dios y no ante los hombres. Es cierto que hay momentos en que necesitamos la ayuda, pero no debemos pensar que los hombres son los que deben conocer todo nuestro corazón, porque ellos lo malinterpretaran y luego lo usaran en nuestra contra. Así que cuatro cosas resultaron de la imprudencia de Sansón. Primero lo debilitó, segundo lo humilló, tercero lo durmió y cuarto derrotó. Ante el gran peligro es simplemente trágico que Sansón se durmiera en manos de la mujer que lo estaba traicionando. Ya no pudo percibir el peligro. Nuestro mundo privado pertenece a Dios y el sabe como arreglarnos, si podemos ser vulnerables, pero con sabiduría porque no todos aquellos que oyen nuestras confesiones harán algo por nuestro beneficio.

Sansón no supo guardar la gran confidencia de Dios en su corazón. Las presiones, manipulaciones y astucias de Dalila pudieron traspasar la caja fuerte de su corazón. Ante aquel acetileno del engaño se fundió el candado de su voluntad. Aquel huracán de fuertes vientos y lluvias inundó la vida de aquel insigne héroe hebreo. Sansón, aunque bendecido con dones de parte de Dios, escogido como instrumento del propósito divino, bendecido con una posición de autoridad como juez en su tribu, carecía de carácter espiritual. Era muy inmaduro en tomar decisiones correctas. A la única persona que se le debe revelar todo el corazón es a Dios, no a personas imperfectas como nosotros. No sabemos como utilizarán la información que les damos en confidencia. Pero todos somos miembros imperfectos de una Iglesia perfecta.

Una cosa que simplemente debemos entender en la narración es que por Sansón pagaron “mil cien siclos de plata”. Por cada uno de nosotros, el enemigo ha puesto un precio muy alto. El nos tiene a la venta sin nosotros saberlo. ¡Y no estamos en descuento! Algo ofrece el maligno por nosotros. Y alguien cerca de nosotros podría estar dispuesto a negociarnos.

Dalila tenía preparado un barbero, un peluquero que le daría el primero y el último corte de pelo fuera de moda al melenudo de Dios. Quizás con tijeras filisteas tomó aquellas siete trenzas que representaban su pacto con el Dios de la plenitud, y fue cortándolas una a una.

Tenemos que cuidarnos de los barberos del enemigo. Estos tienen sus tijeras amoldadas y solo están buscando un Sansón que se quede dormido para cortarle el cabello. ¡Cuida tu voto de consagración! ¡No te dejes cortar el cabello!

Los hombres y las mujeres de Dios deben mantenerse despiertos. Caer en un sueño profundo del descuido, de la irresponsabilidad, de la despreocupación, de la falta de atención al deber puede llevarnos a la pesadilla del fracaso humano. Uno se puede dormir por cuentos, chismes, por cansancio espiritual, por cosas agradables al oído, por descansar en otros, por creer que todo lo que los demás dicen acerca de nosotros.

Sansón era como Superman vencido por la kriptonita del pecado. Se acostó fuerte, se levantó débil. Se durmió todavía en la presencia de Dios y se levantó sin la presencia de Dios. Aquel día dejó de ser el Sansón de Dios y se hizo el Sansón del mundo; su santidad la cambió por la carnalidad. Allí estaba descarriado de la presencia y del poder de Dios. Recuerde esto, el pecado siempre busca dormirnos, por otro lado, siempre habrá un voluntario que nos querrá quitar la bendición espiritual y finalmente si nos apartamos de Dios el se apartará de nosotros. Matthew Henry dijo con respecto a Sansón: “Así es como arruina Satanás a muchos, acunando suavemente a los hombres para que se duerman, haciéndoles sentirse seguros en medio de sus vicios, y robándoles después la fuerza y el honor para llevárselos cautivos a su arbitrio”

(Comentario Bíblico de Matthew Henry, Editorial Clie, pág. 265)

¡Cuidado con los barberos que el diablo tiene preparados para usted!



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
Encuentro de mujeres y la violencia de siempre. CitizenGo.
Al Presidente, Doctor Victorino de la Plaza ...
ROSARIO FINANZAS . News 01.10.2019 . Argentina Económica Hoy .
INVITACIÓN A PRESENTACIÓN PEACE ROAD ARGENTINA 2019.
OTRO POLIVERSO . " COMO CON BRONCA Y JUNANDO. Por Luis Bardin .
 

RadiosNet